La equidad de género se logra sin cuotas

Especialista de BBVA Bancomer señala que este objetivo concede las mismas oportunidades y derechos a ambos sexos.

Ciudad de México

Entre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 que fijó la ONU se encuentra el de lograr la equidad de género (el número 5). La iniciativa privada juega un papel muy importante al poner en marcha esquemas de calidad de vida que otorguen igualdad de oportunidades a sus empleados. Para alcanzar ese propósito no es necesario plantear cuotas, afirmó en entrevista Irma Acosta, directora de Reputación y Responsabilidad Corporativa de BBVA Bancomer. . "Con la equidad de género se busca que los mejores colaboradores ocupen los mejores puestos, al margen de si son hombres o mujeres. No implementamos cuotas, lo que sí establecemos es que cuando se abre una vacante o hay una oportunidad de ascenso el puesto lo ocupará la persona más apta".

En BBVA Bancomer, sin necesidad de establecer un número de puestos para las mujeres, los resultados de la no discriminación por género han dado como resultado que "haya 51 por ciento de mujeres y 49 por ciento de hombres. Dos mujeres son directoras generales. Caminamos bien en la equidad y las que han obtenido esos trabajos se lo merecen", subrayó.

La equidad de género "debe enfocarse asimismo hacia el otro lado. No es que seamos pro mujeres, también los hombres tienen derecho a estar con sus hijos y participar en sus actividades. Tenemos, por ejemplo, una licencia de paternidad o permisos para que acudan a los eventos escolares, cosas que antes se visualizaban como del lado de la mujer, pero eso ha cambiado".

Al preguntarle si las mujeres dan mejores resultados, la directiva destacó que "la productividad se incrementa cuando la competitividad es pareja. Ahora se maneja que las mujeres son más productivas, pero BBVA Bancomer es una institución donde prevalece la productividad independientemente del género".

La calidad de vida ayuda a otros ODS 2030, como el tercero (Salud y Bienestar). "Entre las actividades también está la carrera corporativa, la más grande del país. En la edición de este año tuvimos 22 mil participantes entre empleados y familiares", destacó. Adicionalmente, los empleados tienen una pista para correr en la sede de Polanco.

Aprender del fracaso

La directiva destacó que BBVA Bancomer fue la primera firma en México que se sumó a Pacto Mundial, la iniciativa de la ONU que impulsa la Responsabilidad Social en la iniciativa privada.

En su opinión, cuando la ONU estableció los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplirse en 2015, "no tuvimos tanto éxito. Hubo una falla, pero esta vez, y desde su trinchera, cada uno podrá aportar y tener resultados medibles. Hemos planteado en foros que no se trata de que todos hagamos algo por los 17 objetivos, sino de identificar en cuáles podemos tener impacto, aportar algo a ellos, y al final hacer la suma de todos los esfuerzos".

El gran cambio para las metas de 2030 es ése: "hace tiempo se pensaba en ocho objetivos y se quería ayudar en todos, pero no funcionó. Ahora es muy claro que, en el sector en el que me desempeño y con las iniciativas que encabezo, no voy a trabajar en objetivos como el 14: cuidar la vida submarina. Ni está en mi área ni tengo conocimientos para ayudar en eso. Mejor me involucro en lo que domino, que es el apoyo a la comunidad y la educación".

Para realmente ayudar a cumplir los ODS 2030 es importante "analizar cuáles forman parte de nuestra estrategia corporativa como Empresa Socialmente Responsable. Me siento mucho más cómoda porque ahora trabajamos para obtener un mismo resultado y tenemos flexibilidad. Ya no existe la presión de colaborar en todos", concluyó.


Buenas prácticas

La empresa MetLife identificó hace cinco años que sus colaboradores sufrían estrés, sedentarismo y sobrepeso, por lo que implementó el Programa LIFE para propiciar mejor calidad de vida mediante una nutrición balanceada y aspirando a un equilibrio entre la vida laboral y personal.

"Es muy importante atender a la parte central de la compañía que son sus colaboradores. Desde 2011 se creó el programa LIFE, que promueve la prevención y un estilo de vida saludable con información y actividades en la empresa", mencionó Nalleli García Gutiérrez, coordinadora de Fundación MetLife y Reponsabilidad Social.

Se trata de una iniciativa integral que desarrolló diversas estrategias, desde establecer horarios más flexibles, otorgar licencia de paternidad y maternidad superior a la de ley y tener políticas menos estrictas de vestimenta, hasta contratar a un nutriólogo que diera consulta en las oficinas y organizar una carrera.

Gracias a ese programa, la aseguradora recibió el premio a la Mejor Práctica en Responsabilidad Social Empresarial 2016 en la categoría Calidad de Vida, que entrega el Centro Mexicano para la Filantropía.
(Eduardo de la Rosa/México)