• Regístrate
Estás leyendo: Enmendar la imagen de VW, el desafío de Müller
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 06:28 Hoy

Enmendar la imagen de VW, el desafío de Müller

El ex director de Porsche es “el hombre correcto para transitar hacia una empresa responsable y orientada al desempeño”, dice un analista.

Publicidad
Publicidad

Chris Bryant

Como director ejecutivo de Porsche, Matthias Müller tenía uno de los trabajos más agradables en la industria de los de automóviles en el mundo: dirigir a un fabricante confiable y eternamente rentable de coches deportivos de lujo.

Tras ser nombrado director ejecutivo de Volkswagen el viernes, ahora tiene el trabajo más difícil del sector, como jefe de una marca que la semana pasada quedó manchada por el escándalo de las emisiones de diésel.

En los próximos meses, Müller enfrenta un enorme desafío para enmendar la dañada imagen pública de VW y volver a ganar la confianza de los clientes, los inversionistas y los reguladores.

Volkswagen admitió que equiparon alrededor de 11 millones de vehículos con los llamados dispositivos de desactivación que minimizan las emisiones de óxido de nitrógeno en las pruebas de laboratorio.

Los inversionistas temen que VW reciba un gran golpe de miles de millones de euros en multas, costos de retiros de vehículos y demandas. Sus acciones cayeron 34 por ciento desde que los reguladores estadunidenses dieron a conocer el engaño hace 10 días.

Los reguladores de EU están enojados de que a VW le tomó más de un año admitir que utilizó dispositivos de desactivación. Pero ahora que esa mala práctica quedó expuesta —y conscientes de que se percibió que General Motors y Toyota se movieron muy lentamente para responder a escándalos anteriores— VW intenta pisar el acelerador.

"En este momento lo único que se va a aceptar son hechos, hechos, hechos y acciones, acciones, acciones", dice una persona cercana a VW.

Martin Winterkorn renunció como director ejecutivo y desde entonces VW suspendió a varios empleados y contrató a un bufete de abogados de EU para revisar documentos y correos electrónicos.

Al poner énfasis en qué vehículos son seguros para conducir, el fabricante alemán dijo que trabaja en una solución técnica para los coches afectados y la presentará a los reguladores en los próximos días, y posteriormente empezará las reparaciones.

El viernes, Berthold Huber, presidente interino de VW, describió el escándalo como una "catástrofe política y moral" para VW y dijo que la compañía simplemente no puede seguir como antes.

Müller, de 62 años, pasó toda su carrera en las filiales de VW y es cercano a las familias Porsche y Piëch, que tienen propiedad mayoritaria de las acciones con derecho a voto de VW. Sin embargo, una persona cercana a VW dijo que Müller es "muy diferente a Winterkorn; mantiene cierta distancia crítica, es menos conformista y más internacional. Al mismo tiempo conoce cómo funciona VW".

Arndt Ellinghorst, analista de Evercore ISI, dijo que el ex director de Porsche es "el hombre correcto para el trabajo... lo más importante será transformar a VW en una empresa responsable y orientada al desempeño. Estas son grandes y buenas noticias en medio de toda la oscuridad de estos días".

Max Warburton, analista de Bernstein Research, dijo que VW necesita "actuar muy rápido y drásticamente si quiere detener la espiral y salvar su reputación con los reguladores y consumidores".

VW necesita "una campaña masiva de relaciones públicas en campo en Estados Unidos", dijo, y debe enviar a Müller "inmediatamente". Después de una reorganización administrativa que aprobaron los directores de VW el viernes, Müller tendrá la ayuda de Winfried Vahland, ex jefe de Skoda, que ahora dirigirá las operaciones norteamericanas de VW, para rehabilitar la imagen de VW en Estados Unidos.

Bajo el mando de Winterkorn, la toma de decisiones era centralizada y los gerentes junior tenían miedo de decir lo que pensaban. Por el contrario, se considera a Müller un hombre que trabaja en equipo.

"En el futuro necesitamos una cultura donde los problemas no se oculten, sino que se hablen abiertamente con los superiores. Necesitamos una cultura donde (los empleados) puedan y tengan permitido discutir con los directores sobre el mejor camino", dijo Bernd Osterloh, representante sindical de VW y miembro de la junta de administración.

Al recalcar la gravedad de la situación, Osterloh ya advirtió que además del programa de eficiencia de 5 mil millones de euros en la marca central de VW, los empleados ahora tendrán que encontrar nuevas formas para ahorrar costos y de esta manera ayudar a pagar el daño que causó el escándalo. VW reservó 6 mil 500 millones de euros para cubrir las posibles multas y reparaciones, pero algunos analistas temen que los costos finales sean más altos.

La gran incógnita para Müller es hasta qué punto el escándalo afectará la demanda de los consumidores por sus vehículos a diésel, que representan más de la mitad de las ventas de automóviles VW en Europa. Incluso antes del escándalo, las ventas de VW ya empezaban a disminuir en China, su mercado más grande y una enorme fuente de utilidades.

"Dado que la investigación está en curso, los consumidores pueden decir: 'bueno, ¿por qué voy a pagar más por un VW?'", dice Horst Schneider, analista de HSBC.

Información adicional de Andy Sharman en Londres.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.