• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 04:09 Hoy

Enfocados en el “fantástico” sector energético mexicano

Héctor Grisi, presidente ejecutivo de Santander México, conversó con MILENIO sobre los detalles de sus planes de crecimiento, los logros y pendientes.

Publicidad
Publicidad

Braulio Carbajal

Hace poco más de dos años, Héctor Grisi pasó de dirigir un banco de inversión como Credit Suisse a uno universal como Santander, o como él mismo dice, pasó de conducir un pequeño barco a un trasatlántico, el cual tiene un destino claro: ser el mejor banco de México.

Para llegar a ese puerto, Santander tendrá que hacer varias escalas, pero la más importante será convertirse en protagonista del sector energético mexicano, donde ya se saborea buena parte de los 200 mil millones de dólares que necesitarán las empresas involucradas para erigir sus respectivos proyectos.

Con motivo de la 81 Convención Bancaria, Grisi, presidente ejecutivo de Santander México, conversó con MILENIO sobre los detalles de sus planes de crecimiento, los logros y pendientes de la administración de Enrique Peña Nieto, y lo que espera de los candidatos a la Presidencia.

El pasado fue un año récord en utilidades, ¿qué harán para mantener la inercia?

Estamos en el periodo más importante de transición después de un crecimiento acelerado; tenemos el deseo de ser un banco orientado al cliente, que nos vean como la mejor opción del mercado. Para eso tenemos una fuerte inversión de más de 15 mil millones de pesos enfocados en mejorar nuestra infraestructura y servicios.

¿Va en tiempo y forma la inversión?

Vamos bien, hemos instalado una gran cantidad de cajeros y sistemas de digitalización. Gran parte del dinero ha ido a la parte digital, nuestro sistema móvil está mucho mejor, me encantaría decir que vamos a la velocidad que quisiéramos, pero todavía tenemos que seguir mejorando.

¿En qué segmento se quiere enfocar Santander?

Toda la parte de energía se nos hace fantástica. Para mi sorpresa, los resultados de la reforma energética han sido mucho más rápidos de lo pensado, la cantidad de inversiones es notable, ya hay gasolineras que no son de Petróleos Mexicanos (Pemex), los cambios ya son palpables.

En energía hay inversiones comprometidas por 200 mil mdd, ¿les apetece ese pastel?

Sí, claro, hemos estado muy activos y seguiremos estando así. Es un sector que nos gusta, que conocemos y en el que sin duda vamos a seguir avanzando.

De esa cifra, ¿cuánto puede aportar Santander?

No puedo dar una cifra concreta porque esto es a largo plazo. Las inversiones en aguas profundas se licitan ahorita, pero los resultados se darán en unos años. Lo que puedo decir es que ya estamos platicando con diversos jugadores y analizando oportunidades; sin duda, tendremos una participación importante. En definitiva nos interesa mucho el sector energético.

Con el TLC y las elecciones, ¿hay riesgo de que se detengan los grandes proyectos y el crédito?

Al final del camino, lo que los grandes proyectos esperan es certeza, no puedes tomar una decisión con una visión a tres meses. Los grandes créditos siguen adelante, se ve en la subasta de Pemex de aguas profundas, los competidores están invirtiendo fuerte. La realidad es que una serie de cosas se siguen dando para que México siga como una alternativa interesante, es un mercado apetecible para los inversionistas.

¿Cuáles son los logros y pendientes de la actual administración?

Si algo nos va dejar son las reformas; son cambios importantes que habíamos esperado por mucho tiempo y que no se habían dado. Por el lado de los pendientes, quisiéramos ver más certeza en la parte legal.

¿Qué esperan de los presidenciables?

Queremos que sean propositivos, que platiquen sus propuestas para que el país crezca, que nos digan su estrategia para lograr más ahorro, inversión y consumo; eso es importante porque crea certeza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.