• Regístrate
Estás leyendo: Energías verdes: un negocio de moda
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 17:18 Hoy

Energías verdes: un negocio de moda

Al menos 6,600 millones de dólares se invertirán en los próximos tres años para acelerar la generación de electricidad con base en fuentes sustentables.

Publicidad
Publicidad

El negocio de ser amigable con el medio ambiente cada vez tiene más eco entre los inversionistas del sector energético, donde se esperan inversiones millonarias para acelerar la generación de energía verde y, con ello, cumplir con la meta del gobierno federal de generar 50% de la electricidad que se consume en México a partir de fuentes naturales, esto con miras al 2050.

La definición gubernamental de sustentable incluye a la energía eólica, solar, geotérmica y de biomasa, así como la hidroeléctrica, nuclear y de cogeneración eficiente, de acuerdo con Climatescope, el índice y la herramienta en línea que evalúa la competitividad en el mercado energético sustentable en 58 países.

Actualmente, cerca de 20% de la electricidad que se abastece a lo largo de la República Mexicana proviene de fuentes verdes. A través de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, se pretende avanzar de manera gradual en los próximos 33 años: para 2018, la meta es llegar 25%; para 2021, a 30%; para 2024, a 35% y, en el largo plazo, para 2050, a prácticamente la mitad de la energía que se demanda en el país.

Además de abaratar costos, la Reforma Energética tiene como uno de sus objetivos, precisamente, cuidar el medio ambiente para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y, a la vez, cumplir con la Ley General de Cambio Climático aprobada en 2013, que establece que, en 2024, solo 65% de la electricidad debe provenir del petróleo y otros combustibles fósiles.

De acuerdo con el estudio sobre inversiones necesarias para que México cumpla con sus metas de energías limpias, de PricewaterhouseCoopers (PwC), se requieren recursos por 75,000 millones de dólares (mdd) entre 2015 y 2029 para lograr tal objetivo, es decir, cerca de 5,000 mdd al año, en promedio, esto -refiere- según la Agencia Internacional de Energía.

Con estos niveles de inversión, el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecería en 45,000 mdd y se generarían 182,000 empleos, indica.

El apetito por el sector existe. De acuerdo con Climatescope, México es el segundo mayor mercado de energía en América Latina, después de Brasil, y uno de los principales de energía limpia en el mundo. Entre 2011 y 2015 captó inversiones por 12,360 mdd.

“El mercado energético de México está experimentando una profunda transformación, pasando de ser un sector de energía controlado por una empresa de servicios integrados verticalmente a un mercado de generación liberalizado con más oportunidades para las empresas privadas”, dice.

Tan solo en 2015, México fue uno de los 10 países en donde más se invirtió en energías renovables, según el Global Trends in Renewable Energy Investment 2016, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. De acuerdo con sus registros, se capitalizaron 4,000 mdd, es decir, 105% más que el año previo. Este top 10 está liderado por los siguientes países: China, EU y Japón.

Según el estudio, México inició, de la mano de Nacional Financiera, nueve proyectos de energía eólica, por lo que fue considerado, en ese año, como uno de los tres países con más inversiones en el tema, junto con Chile y Sudáfrica.

TE RECOMENDAMOS: El negocio de cuidar el planeta

Una cifra similar contabilizó Bloomberg New Energy Finance, que reportó 3,900 mdd en ese mismo año, lo que implicó un aumento de 1,600 mdd, respecto de 2014.

Según Lilian Alves, directora para América Latina de Bloomberg New Energy Finance, en 2016 las inversiones en este tema tuvieron que ser menores, en espera de las subastas eléctricas, cuyos resultados ya se están viendo este año.

La Secretaría de Energía (Sener) anunció que 34 empresas, entre ellas la italiana Enel Green Power México y el español Consorcio Fotowatio, invertirán 6,600 mdd al 2019 para producir energía limpia en 15 entidades del país, entre las que destacan Tamaulipas, Coahuila, Yucatán, Aguascalientes, Guanajuato, Sonora, San Luis Potosí y Oaxaca, con más de 80% del monto de capitalización.

Con estos recursos, que derivan de las dos primeras subastas eléctricas que marcó la Reforma Energética, se construirán 52 centrales de generación de energía verde, dijo el titular de la dependencia, Pedro Joaquín Coldwell, quien destacó que México sumará cerca de 5,000 megavatios (MW) de energía limpia a la capacidad existente (20,160 MV), lo que representa un crecimiento en energía eólica y solar de 170% en los últimos 18 años.

“Con estos resultados, México valida que es rentable el desarrollo de proyectos sustentables”, externó el funcionario, quien agregó que las subastas eléctricas de largo plazo permiten al país acercarse a la meta nacional de contar, para 2024, con al menos 35% de la electricidad proveniente de fuentes energéticas verdes.

El negocio de ser amigable con el medio ambiente es tan atractivo que, en estas dos subastas, el gobierno federal recibió 475 ofertas económicas de 57 empresas, todas muy competitivas, informó la Sener. Se espera que la tercera subasta eléctrica, cuya convocatoria será lanzada el próximo 28 de abril y el fallo final se espera para el 16 de octubre, sea tanto o más exitosa que las dos anteriores.

Con el objetivo de analizar las regiones potenciales de inversión, la Sener presentó el Atlas nacional de zonas con alto potencial de energías verdes o limpias, en la cual detalla las bondades de cada espacio, a través del potencial posible, probable y probado.


Mapeo verde

Al primer semestre de 2016 (el último dato disponible), México generó 19.68% de su energía eléctrica con fuentes limpias, es decir, 30,587 gigavatios (GWh), de acuerdo con la Sener.

De la energía limpia, 15.86% fue de origen renovable (hidroeléctrica, eólica, geotérmica, bagazo de caña, fotovoltaica y de biogás) y 3.82%, a través de otros métodos limpios (nuclear, cogeneración eficiente, frenos regenerativos y licor negro). Dentro de las renovables, la hidroeléctrica y la eólica son las más relevantes, con 13.13 de 15.86%.

En lo que se refiere a la capacidad instalada para generar electricidad sustentable, esta creció 6.29% respecto de la de enero-junio de 2015, llegando a 20,160 megavatios (MW), que representa 28.39% de la capacidad total nacional. De esta cifra, 25.08% fue de origen renovable, destacando también las energías hidroeléctrica y eólica.

TE RECOMENDAMOS: Todo el sol en una empresa

“México dispone de un potencial renovable indiscutible, con un amplio portafolio de recursos. Derivado de lo anterior, deben ser impulsadas las diferentes tecnologías para su aprovechamiento, en sus diferentes etapas de desarrollo, de modo que estos recursos puedan ayudar en la diversificación de la matriz energética, la eficiencia del uso de recursos no renovables y la reducción de importaciones de energéticos.”, señala la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027.

Según el Informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por su sigla en inglés), la capacidad de generar electricidad sustentable de México es de 46% al 2030. Del total adicional, 26% provendría de la energía eólica y solar; 12%, de hidroeléctricas; 5%, de forma geotérmica, y 2.5%, de biomasa.

Esto podría reducir hasta 62% en la demanda de carbón, 21% la de gas natural y 6% de petrolíferos para 2030, se lee en el documento.

“El consumo energético del país representa la quinta parte de toda la utilización de energía en América Latina y el Caribe, por lo que México es un actor clave para asegurar una transición exitosa de la región a las energías renovables”, asegura Adnan Amin, director general de la IRENA.


¿Se cumplirá el objetivo?

El secretario de Energía ha asegurado una y otra vez que se cumplirán las metas fijadas para 2024. Sin embargo, hay quienes advierten los riesgos para lograr el objetivo, a pesar del potencial y el interés que existe por las energías limpias.

“En principio, consideramos que es viable, dado que la generación de electricidad con tecnologías eólicas y fotovoltaicas cada vez es más competitiva, lo cual se vio reflejado en las dos primeras subastas del mercado eléctrico”, señala Arturo García Bello, socio líder de la Industria de Energía y Recursos Naturales de Deloitte, quien advierte que, sin embargo, será necesario buscar otros incentivos para los inversionistas, como pueden ser esquemas fiscales más favorables y mecanismos de financiamiento atractivos.

Otro punto importante, explica, es el relacionado con la seguridad jurídica, principalmente en lo que se refiere a los derechos de paso y acuerdos de arrendamiento y compra con ejidatarios y particulares.

De acuerdo con Fernando Ramones Fernández, analista del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), el crecimiento porcentual del uso de tecnologías sustentables en la generación bruta eléctrica no ha sido constante, pues si bien en 2014 creció 18.61%, en 2012 y 2015 cayó 9.7 y 10%, respectivamente.

En el primer semestre de 2016, datos de la Sener reflejan que la generación de electricidad limpia cayó 10.38%, debido a que las precipitaciones registradas fueron inferiores al promedio.

[DA CLIC PARA VER LA IMAGEN COMPLETA]

“La meta de alcanzar 25% de energías limpias para 2018 parece complicada cumplirla al finalizar el sexenio, ante las fluctuaciones registradas”, dijo Ramones Fernández.

Además, añade, existen otros cuestionamientos que surgen ante dichas metas, entre ellos, ¿cuáles serían las implicaciones en las finanzas públicas?, y si sería necesario que el gobierno federal estableciera un nuevo Plan Nacional de Infraestructura ante la Ley de Transición Energética.

“Vemos que los retos de la transición energética en el país no solo corresponde a la creación e implementación de energías limpias, sino también le corresponde al gobierno federal establecer un plan de política pública para llevar a cabo las metas para el 2018, 2021 y 2024”, dijo.

El estudio de PwC refiere que existen retos relacionados a este tema, entre ellos, el que la red de transmisión deberá contar con suficiente capacidad para interconectar las nuevas adiciones de capacidad limpia, tomando en cuenta que estas no son uniformes y presentan un incremento significativo en 2018.

Además, explica, el Prodesen (Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional) considera adiciones de capacidad de generación hidráulica y nuclear, las cuales podrían generar oposición social, dadas las implicaciones de estas tecnologías.

México fue el primer país en desarrollo en someter ante la Conferencia de las Naciones Unidas sus compromisos con el cambio climático, entre los cuales se encuentra la generación de energía eléctrica a partir de fuentes limpias. Autoridades aseguran que es viable avanzar en esta materia y llegar a la meta, lo cual representa un escenario atractivo para los inversionistas nacionales y extranjeros, que alistan millones de dólares para acelerar el crecimiento de esta industria que, como cualquier otra, no está exenta de riesgos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.