Las empresas quiebran por falta de un Plan de Negocios

Los emprendedores piensan que tendrán éxito por el simple hecho de ubicar un negocio exitoso y establecerse al lado de este.
Ubaldo Ortega Pelches: en Hidalgo no se buscan nuevos mercados.
Ubaldo Ortega Pelches: en Hidalgo no se buscan nuevos mercados. (Giselle Acevedo)

Pachuca

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) en Hidalgo, Ubaldo Ortega Pelches, aseguró que la falta de un plan de negocio es la principal causa por la cual las pequeñas y medianas empresas hidalguenses cierran antes de cumplir sus primeros dos años de vida.

Destacó que a los emprendedores en ocasiones piensan que tendrán éxito por el simple hecho de ubicar un negocio exitoso, establecerse al lado de este y dedicándose al mismo ramo.

Manifestó que en la entidad difícilmente se buscan nuevos mercados y los comerciantes esperan tener el mismo nivel de ventas que tienen los negocios con un posicionamiento de más de 15 años.

Puntualizó que según información del organismo que dirige actualmente, las unidades con mayor riesgo de quiebre son las misceláneas, zapaterías y farmacias de genéricos.

“Estas unidades de negocios son los que con mayor frecuencia creen que con ubicarse al  lado de uno similar van a vender igual y tendrán el mismo éxito”, dijo.

Ortega Pelches señaló que por otra parte, los comercios, principalmente de la capital del estado no resultan competitivos para el mercado porque no cuentan con un proceso para contabilizar tanto la mercancía que se compra como la que se vende.

Aseguró que aquí no influye la limitada fuente de recursos, sino la fuga de los que se tiene, pues los empresarios consideran que el total de sus ganancias puede ocuparse en cubrir otras necesidades y no en reinvertirse para crear valores agregados de sus tiendas o negocios.

Comentó que en Hidalgo no existe una cultura financiera real de cómo crear y mantener sobre todo una micro o pequeña empresa, pues a diferencia de las medianas, estas se encueran tanto en riesgo financiero como de innovación.

Se debe recordar que según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi las pequeñas y medianas empresas (Pymes) mexicanas durante 2013 cerraron con una plantilla laboral de 12.29 millones de personas, cifra 0.81 por ciento menor a los 12.39 millones de 2012.

El año pasado, las Pymes dejaron de generar 99,570 vacantes, lo que significa que la destrucción de empleos anuales en este sector fue la más profunda por lo menos desde 2005, año en que surgió la encuesta.

Esta contracción supera los 39,716 empleos que perdieron las Pymes en 2009 a consecuencia del brote de influenza A H1N1, que se sumó a los efectos de la crisis financiera global.

Durante 2012, el empleo de las Pymes se incrementó en 557,504 personas, por lo que la baja destruyó todas esas plazas.

De acuerdo a su proporción respecto del empleo total en el país, las Pymes aportaron 24.5 por ciento en 2013, mientras que un año antes era de 25.3%.

La desaceleración de la economía tuvo un fuerte impacto en las Pymes, mientras que en las grandes empresas se observó el efecto contrario.

Durante 2013, las grandes compañías tuvieron un avance en su nómina, pues la plantilla laboral creció en 521,351 personas, el mayor avance desde que existe la ENOE.

La ENOE clasifica a los grandes establecimientos como unidades económicas con más de 251 trabajadores en cualquier sector de la actividad económica (comercio, servicio e industria), mientras que las medianas van de 51 a 250 empleados y las pequeñas de 16 a 50 colaboradores.