• Regístrate
Estás leyendo: Empresas extranjeras hilan con cuidado ante apertura de Cuba
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 12:56 Hoy

Empresas extranjeras hilan con cuidado ante apertura de Cuba

Grandes firmas como Bougyues, Nestlé y Anheuser-Busch Inbev tienen intereses en la isla.

Publicidad
Publicidad

Marc Frank

Con una vista al mar espumoso a la distancia, Ceiba Investments tiene uno de los mejores espacios de oficinas corporativas en la deteriorada capital cubana.

Completo con internet de alta velocidad, boutiques, agencias de viajes y bancos, el Miramar Trade Center, el intrincado complejo de seis modernos edificios en el distrito de lujo de La Habana, es el hogar de firmas internacionales de construcción, empresas petroleras rusas y bancos y comercializadoras canadienses y europeas.

Pero incluso en este entorno enrarecido, el éxito no es fácil para las empresas extranjeras en la isla, que cuenta con una larga historia con un régimen comunista y lentamente abre su economía. Los negocios dicen que tienen obstáculos por las regulaciones locales y las sanciones de Estados Unidos que se relacionan con las finanzas internacionales.

Mientras las empresas estadunidenses comienzan a explorar nuevas oportunidades aquí después de la decisión histórica de Cuba y EU para reanudar relaciones diplomáticas, pueden aprender mucho de los que ya tienen un pie dentro. Gigantes internacionales como Bougyues, Nestlé y Anheuser-Busch Inbev tiene intereses en Cuba. Ya operan 200 proyectos de inversión, que van desde coinversiones para acuerdos de gestión y exploración de petróleo, de acuerdo con las estadísticas del gobierno.

Pero mientras muchos ya tienen éxito, cerca de 60 por ciento de los negocios extranjeros que se establecieron aquí desde la caída del comunismo en Europa del este cerraron, de acuerdo con las estadísticas oficiales. A algunos de ellos —dicen los analistas y diplomáticos— el gobierno cubano los obligó a cerrar.

“Cuba es uno de los únicos lugares donde cada inversión directa necesita la autorización del máximo órgano de gobierno. También es distinto porque casi todo es propiedad del Estado”, dice Sabastiaan Berger, un abogado corporativo holandés con más de 15 años de experiencia en Cuba y director ejecutivo de Ceiba, cuyas inversiones incluyen el Miramar Trade Center y hoteles.

“¿Puedes hacer negocios aquí?”, pregunta Cameron Young, un abogado canadiense y socio de largo tiempo de Berger. “Por supuesto. El centro de negocios está lleno”. Pero, agrega: “Tu socio es el Estado y también es tu proveedor, el empleador de tu personal, el comprador, la autoridad reguladora y la entidad que te cobra impuestos. Así que es un lugar complejo para entrar en una base normal de transacción comercial”.

Solo hay que preguntarle a Michel Villand, un francés que en la década de los 90 invirtió una fortuna en una coinversión para una repostería, Pain de París, con dos fábricas y una serie de puntos de venta minoristas. Dice que en 2007 lo obligaron a salir del negocio porque su empresa era un éxito y sus socios cubanos decidieron que lo querían todo.

“Si eres una empresa extranjera pequeña o mediana, fundar una coinversión en Cuba es igual a ponerte una soga al cuello”, escribió en su libro de memorias My Business Partner Fidel Castro (Mi socio Fidel Castro”, que se publicó en España, donde detalla las vicisitudes que, dice, sufrió.

El destino de Coral Capital, el único competidor real de Ceiba en el país, y socio del hotel de lujo Saratoga Hotel en La Habana, también muestra las dificultades que les esperan a los incautos. En 2011 allanaron y cerraron la empresa como parte de una campaña contra las prácticas comerciales corruptas.

Ejecutivos extranjeros, docenas de miembros del personal cubano, funcionarios y empresarios terminaron tras las rejas. Algunos se declararon culpables, negociaron un acuerdo y cooperaron; otros se defendieron de las imputaciones. Después de que los detuvieron sin cargos durante más de un año, encontraron culpables de delitos menores a los directores extranjeros de Coral Capital y los deportaron en 2013.

Stephen Purvis, un arquitecto británico y ex director de proyectos de desarrollo de Coral Capital, dijo que un acusado que atraparon en la redada contra la corrupción lo denunció falsamente como parte de un arreglo de la negociación del acuerdo con la fiscalía. Al principio lo acusaron de “revelar secretos de Estado” y de “actividades ilegales”, lo mantuvieron detenido en el tristemente célebre centro de interrogación de seguridad estatal Villa Marista por meses. Finalmente terminó en la prisión Condesa para extranjeros, con la acusación de “crímenes económicos”. Nunca vio las acusaciones específicas en su contra y el abogado nunca estuvo presente durante los interrogatorios.

Purvis describe el sistema legal de Cuba como kafkiano. “El proceso es totalmente contrario al concepto de justicia occidental y descaradamente ignoran todas las leyes internacionales pertinentes”.

Finalmente lo declararon culpable por permitir que sus empleados manejaran letras de cambio, porque esas actividades no eran parte de la descripción del puesto. “El hecho de que esto tuviera 10 años pasando, que cada transacción requería la aprobación del banco central y que en cada caso el ministerio pertinente tenía que aprobar el acuerdo subyacente y que teníamos una serie de auditorías cada año, fue irrelevante”, dijo.

Tener pPaciencia, persistencia y perseverancia es un consejo que ofrecen los diplomáticos asiáticos a los que buscan invertir en Cuba, consejo con el que está de acuerdo el veterano gerente de hotel, Eric Peyre. Supervisa tres hoteles en Cuba para la firma francesa Accor.

“En más de 20 años de trabajo como gerente extranjero en la industria turística de Cuba, nunca he visto a alguien perder dinero al final del año”, dice.

El éxito es posible, dice el banquero de financiamiento empresarial, William White, ex director de la oficina de Republic Bank en Cuba. Pero agrega: “Deben estar listos para aguantar la falta de información económica, los retrasos para obtener decisiones por parte del Estado y una regulación que puede obstaculizar y retrasar las operaciones del negocio”.

60%

Negocios extranjeros que quebraron en Cuba después de la caída del comunismo en Europa del este, según cifras oficiales

12

Meses en prisión cumplió el personal de Coral Capital; en 2011 los acusaron de delitos económicos

54

Años que ha durado el bloqueo económico de EU a Cuba, instaurado en octubre de 1960


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.