• Regístrate
Estás leyendo: Empresas de Corea del Sur, en jaque por sus rivales asiáticos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 19:19 Hoy

Empresas de Corea del Sur, en jaque por sus rivales asiáticos

Los fabricantes batallan para apuntalar la caída de las ganancias y la pérdida de participación en los mercados.

Publicidad
Publicidad

Song Jung-a

A medida que aumenta el pesimismo en el sector empresarial coreano, los fabricantes batallan para apuntalar la caída de las ganancias y la pérdida de participación de mercado en medio de la competencia de bajo costo de China y de las ricas empresas de Japón.

Grandes exportadores de coreanos, entre ellos Samsung Electronics y Hyundai Motor, enfrentan crecientes retos, pues se encuentran en medio del renacimiento de sus rivales nipones, que se benefician por la debilidad del yen, y de los chinos, que ganan terreno en muchos sectores industriales.

Estos problemas no son nuevos para las empresas coreanas. La lucha para proteger la reducción de los márgenes y la pérdida de la participación de mercado se intensificó; sin embargo, junto con la desaceleración económica en China, su principal mercado de exportación, hay un fuerte aumento en el valor del won en comparación con las principales monedas.

La semana pasada, el panorama de las divisas se oscureció aún más con la inesperada devaluación del yuan, aunque el impacto en muchas de las mayores empresas de Corea del Sur será moderado gracias a sus grandes operaciones manufactureras en China.

"Las empresas coreanas están cada vez más apretadas por sus vecinos más grandes en las principales industrias", dice Michael Na, estratega en Nomura. "El yen más débil le da a los rivales japoneses una ventaja competitiva en la construcción naval, los electrónicos de consumo y los automóviles (y), y tienen un reto cada vez mayor de los participantes chinos en el sector de tecnología, como las pantallas y los teléfonos. "Parece que no hay una salida".

Las señales de estrés se destacaron en las ganancias del segundo trimestre, ya que la mayoría de las firmas sudcoreanas que cotizan en bolsa quedaron por debajo de las estimaciones del mercado, según Hyundai Securities.

La utilidad de operación cayó por séptimo trimestre al hilo en Samsung Electronics y la utilidad neta se deslizó por séptimo trimestre consecutivo en Hyundai Motor, la automotriz más grande del país. Las utilidades netas se redujeron a la mitad en LG Electronics y en el gigante acerero Posco, mientras que los constructores navales más grandes registraron pérdidas operativas combinadas de 4.7 billones de wons (4 mil mdd).

Samsung sufrió una caída correspondiente a su participación de mercado de smartphones. En China —el mercado de smartphones más grande del mundo— se redujo a la mitad, para llegar a 9.6 por ciento en el primer trimestre, en comparación con 18.8 por ciento el año anterior, de acuerdo con el grupo de investigación IDC, lo que relegó a Samsung al cuarto lugar en el mercado, detrás de Apple y los rivales chinos Huawei y Lenovo.

Al citar la preocupación por la creciente acumulación de deuda corporativa, las agencias calificadoras de crédito degradaron a grandes compañías de construcción naval, de refinación de petróleo, de productos químicos y de acero, mientras que la persistente fortaleza del won —en particular frente a las monedas de los socios comerciales en Europa, el sudeste asiático y Japón— alimentan las preocupaciones sobre la competitividad.

Las exportaciones de Corea del Sur cayeron por séptimo mes consecutivo hasta julio, pero su moneda quedó bajo una renovada presión al alza por un récord de superávit de cuenta corriente en el primer semestre del año, mientras que los bajos precios del petróleo compensan la caída de las exportaciones.

"Corea parece que pierde cada vez más terreno frente a China, justo como lo perdió Japón con Corea en las últimas décadas", dice Na. "Deben encontrar su propia competitividad que no se base en los precios, como en términos de calidad o innovación para cambiar su suerte".

Pero el panorama a corto plazo no es optimista. La mayoría de los analistas predice que habrá cosas peores para las firmas coreanas en el segundo semestre, a menos que haya una fuerte recuperación en la economía mundial.

"La mayor parte de los fabricantes coreanos maneja negocios cíclicos muy dependientes de la demanda china", dice Chris Park, de Moody's Investor Service. "No hay mucho que puedan hacer para desafiar el ciclo industrial mundial".

El malestar corporativo general puso en relieve la creciente necesidad de reformas estructurales para impulsar la competitividad. Park Geun-hye, la presidenta del país, hizo de las reformas en el mercado laboral y en el sector financiero de Corea del Sur un soporte de su agenda política, pero a mitad del camino de su gestión de cinco años presenta pocos avances.

En lugar de eso hay un incremento de empresas zombis, que no logran pagar sus deudas con los ingresos que obtienen pero se mantienen a flote con créditos estatales baratos.

El número de firmas que no pudieron cubrir los gastos de interés con las utilidades operativas durante tres años aumentó a 3 mil 295 el año pasado, o 15.2 por ciento de todas las empresas, frente a 12.8 por ciento en 2009, de acuerdo con el Banco de Corea.

Los generosos subsidios gubernamentales mantienen a flote a empresas en crisis mientras Seúl, desde la crisis de 2008, retrasó la tan necesitada reestructuración corporativa debido a los temores de un efecto negativo sobre el crecimiento económico a corto plazo.

La relación de préstamos morosos de los bancos fue relativamente baja, de 1.56 por ciento a finales de marzo, de acuerdo con el Servicio de Supervisión Financiera, pero los ratios para los préstamos morosos de los constructores navales y del sector de construcción son altos, de 5.45 y 5.28 por ciento, respectivamente.

"El incremento de firmas (zombis) es negativo para el crédito de los bancos coreanos y esperamos grandes exposiciones al riesgo en los créditos corporativos en sectores estructuralmente en declive, lo que puede plantear un riesgo importante para la calidad de los activos", advirtió Moody's.

La agencia señaló que más de 12 por ciento de los préstamos corporativos que realizaron grandes bancos comerciales y estatales fueron para los sectores cíclicamente débiles, entre ellos el transporte marítimo, la construcción naval, la construcción y el acero.

"Las reformas estructurales no son fáciles, pero es difícil esperar alguna recuperación sin ellas", dice Lee Han-deuk, de LG Economic Research Institute. "La ayuda continua del Estado para las empresas con pérdidas socava la vitalidad económica general del país, e impide que las firmas prometedoras tengan la oportunidad de obtener las inversiones necesarias".

Información de Simon Mundy




Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.