Una cultura global y local

Estas multinacionales saben cómo marcar tendencia fuera y dentro de la empresa por medio de relaciones basadas en la libertad, apertura y diversidad.
La cultura del deporte se vive en Nike todos los días. se juega limpio y en equipo.
Con los tenis puestos. La cultura del deporte se vive en Nike todos los días. se juega limpio y en equipo. (Cortesía)

El objetivo de marcar tendencia en el mercado y expandir el negocio no está peleado con el de ser un gran lugar para trabajar, y así lo demuestran empresas multinacionales que presentan grandes resultados en estos rubros, como AT&T, Nike, American Express y Natura.

El reto es muy grande, considerando que al ser multinacionales, sus operaciones abarcan naciones tan diversas cuyas culturas pueden ser radicalmente diferentes que la del país de origen.

Sin embargo, existen principios básicos y filosofías que marcan el desempeño de estas compañías, de tal forma que detrás de un par de Nike Air Max hay miles de empleados comprometidos con el éxito de la marca, igual que en la producción de una crema de maracuyá, de generación de tecnología, o de una gran experiencia de compra.


AT&T, fish philosophy

AT&T llegó a México apenas en 2015, al adquirir a Nextel y Iusacell y fusionarlas, convirtiéndose de facto en el segundo operador de telecomunicaciones más grande en el país, con una plantilla de más de 18,000 colaboradores.

El primer reto que enfrentó la empresa fue el de llegar con una cultura laboral propia, a organizaciones ya establecidas, lo cual implicó una transformación grande.

Luis Silva, vicepresidente de Recursos Humanos de AT&T México, refiere que del modelo organizacional estadounidense trajeron prácticas como el compromiso con la diversidad.

“La diversidad no solo de género, sino de pensamiento y cultura”, detalla. Sin embargo, gran parte de su actual management es fish culture y les ha funcionado muy bien porque más de 60% de la plantilla de AT&T pertenece a la generación millennial.

Por ejemplo, en 2016, la multinacional se colocó en el lugar 17 en la categoría de mejor lugar para trabajar para la generación millennial.

Su cultura organizacional está basada en el libro Fish Filosophy de John Christensen, que a su vez se refiere al ambiente laboral del Pike Place Fish Market de Seattle, en donde se trata de hacer feliz y participativo al empleado de manera individual.

Esta cultura organizacional se basa en cuatro principios básicos:

•Diversión en el trabajo

•Escoger la actitud de ser feliz

•Hacer algo por alguien en el día

•Estar presente

“Somos una empresa que hace comunidad, generando un buen ambiente para sus empleados”, detalla Luis Silva.

Y vaya que les funciona bien, el año pasado, AT&T se colocó en el lugar 19 de Las Mejores Empresas para Trabajar® en México según GPTW™, en la categoría de más de 5,000 empleados.


Nike, jugando limpio

“De forma fundamental, vivimos la cultura del deporte en todos sentidos. Está implícita en nuestra misión, en nuestros valores (mejor conocidos como “Máximas”) todo se relaciona con jugar limpio, ser un buen compañero de equipo y tener espíritu deportivo”, dice Víctor Remis, director de Recursos Humanos de Nike México.

Innovación, inspiración y actividad física son de las prácticas que forman parte de los pilares organizacionales en Nike. No podía ser de otra forma. Al ser una empresa de productos deportivos, la marca está permeada por esta cultura desde su fundación.

“Nuestro fundador, el entrenador Bill Bowerman nos dejó un legado con la frase: “Si tienes un cuerpo, eres un atleta”, añade.

Por ello, impulsan a todos sus colaboradores a involucrarse en alguna actividad deportiva. “El deporte saca lo mejor de ti: te enseña a trabajar en equipo, a valorar el trabajo del otro, a demostrar todo lo que puedes lograr, a seguir las reglas y a divertirte”, dice Remis.

Y la inspiración la toman de las historias de grandes deportistas y atletas internacionales, ya que constantemente conviven con ellos en sus oficinas.

“Tenemos esa oportunidad inspiradora de aprender de personas que han desafiado muchos obstáculos para demostrarse a ellos y a todos, lo que pueden lograr”, dice Remis.

Aunque el deporte habla todos los lenguajes, el hecho de ser una multinacional significa un reto, debido a la cultura en los diferentes países donde tienen presencia.

“Siempre la cultura del país donde se encuentre la empresa debe tomarse en cuenta. Al inicio cuesta trabajo implementar alguna práctica”.

Sin embargo, refiere que “se trata también de un tema de confianza, de trabajar por objetivos y ser responsables. Tenemos un equipo comprometido colaborando con nosotros y al infundir confianza y sentido de responsabilidad es mucho más fácil tropicalizar las acciones”, finaliza.


AMEX, apertura y libertad

Durante los más de 160 años de existencia de American Express (Amex) el reto ha sido integrar la cultura americana con la de los países en los que tiene presencia. En México fue donde se presentó primero este reto, ya que es la primera nación a la que extendió sus operaciones fuera de Estados Unidos.

Sin embargo, la compañía ha encontrado en la política de puertas abiertas una práctica esencial para lograr este y otros objetivos. Esta política permite a todos los empleados relacionarse con directivos de alto nivel, participar en decisiones, proponer proyectos y ser escuchados, algo que cada vez más organizaciones aplican pero que en Amex marcan tendencia desde hace muchos años.

Claudia Raunich, vicepresidenta de Recursos Humanos de American Express para Latinoamérica, México y El Caribe, explica que para los colaboradores el hecho de poder desarrollar su potencial, en un ambiente de trabajo que se sientan libres y respetados, es un gran atractivo. Por ello, tienen una muy alta tasa de recontratación de empleados de todos los niveles, que regresan a la empresa.

A raíz de la activa participación de empleados se creó una red de estrategias globales, la cual surge por iniciativa de los mismos colaboradores, y que consta de cuatro grandes áreas: Women’s Interest Network (WIN), PrideFamily at AMEX y Generation, enfocadas en realizar actividades para el desarrollo del género femenino, del sector LGBT, cuestiones familiares y la integración de intergeneracional, como los millennials.

Por ejemplo, refiere Jorge Guevara, vicepresidente de asuntos corporativos y comunicación para México y América Latina: “En la red Price fuimos la primera compañía en tener participación en la marcha del orgullo gay de la Ciudad de México, incluso antes que Nueva York, y también la venta de seguros para la comunidad gay”.

La libertad y diversidad es parte esencial de la cultura organizacional en Amex, y esto se refleja hasta en las prestaciones que otorga, las cuales pueden ser incluso diferenciadas de acuerdo a los intereses y perfil de cada empleado, desde un seguro para poder viajar que resulta atractivo para los z|como uno que resulte atractivo para la generación X.

En este sentido, Raunich considera que para ser una empresa atractiva y que marca tendencia es importante identificar los perfiles, pero lo esencial es la consistencia del valor de la marca, la promesa de valor es lo que va a traspasar y atraer a las generaciones. Por ello es imprescindible estar atento a las necesidades de sus colaboradores y adaptarse a esta realidad.

Actualmente, Amex se encuentra realizando una encuesta interna respecto del tema de salario emocional, lo cual esperan les arroje más luz respecto de cuáles son las necesidades actuales de los empleados, más allá de la cuestión salarial.

“Nuestra vocación de servicio está puesta en todo lo que hacemos, poner al ser humano por adelante es lo más importante”, dice Claudia Raunich.


Natura y las relaciones

  • Formar sucesores. 50% de las posiciones de Natura se ocupan con gente de la empresa.

Para Natura, la vida es una cadena de relaciones, por ello, su cultura laboral está muy entrelazada con la calidad de vida de sus colaboradores, lo cual incluye un equilibrio entre la vida personal y laboral.

“Creemos en las relaciones y esta es la base de toda nuestra cultura”, afirma Natali Lima, directora de Recursos Humanos de Natura en México.

Pese a ser una multinacional, su cultura a nivel global es la misma y parte del mismo punto. “Nuestras prácticas, beneficios, la forma en que nos relacionamos es global”, refiere.

Como parte de esta directriz, la compañía de origen brasileño marca tendencia con una estructura en la cual se practica la política de puertas abiertas.

“Hacemos un liderazgo de consenso, es decir no hay decisiones que sean tomadas de forma unilateral sino participativa. Equipos participan en las decisiones, todas las áreas pueden estar involucradas en la toma de una decisión".

Esto da pie también al desarrollo de líderes de forma interna, para ocupar puestos en el futuro. “Un 50% de las posiciones que ocupamos lo hacemos con gente de Natura. Formamos sucesores para ocupar cargos mayores”, presume Lima.

Por ello, su eslogan interno es “trabajar en Natura es diferente”. “Trabajar en Natura es diferente porque la base de todo es la relación. Nuestra cultura, nuestros valores, nuestras creencias no están solo escritos en la pared o en un cartel, aquí. 50% de las posiciones de Natura se ocupan con gente de la empresa. Se vive esto”, afirma Lima.