• Regístrate
Estás leyendo: Empresarios de EU amenazan con dejar negociación del TLC
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 06:00 Hoy

Empresarios de EU amenazan con dejar negociación del TLC

La advertencia, de la Cámara de Comercio, la Bussines Roundtable y la Asociación de Fabricantes.

Publicidad
Publicidad

Tres importantes grupos empresariales de Estados Unidos lanzaron una advertencia a la administración de Donald Trump y amenazaron con retirar su apoyo a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) si el gobierno estadunidense se abandona una polémica provisión de protección de inversiones internacionales.

En una carta a Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, y otros miembros del gabinete de Trump, los jefes de la Cámara de Comercio estadunidense, la Business Roundtable y la Asociación Nacional de Fabricantes, advirtieron que era vital incluir una disposición que le permita a los inversionistas del sector privado utilizar paneles de arbitraje para dirimir controversias con los gobiernos.

El movimiento se produce en medio de las preocupaciones de que la administración Trump considera replantear el TLC para permitir que los gobiernos miembros “opten a favor” o “en contra” de la medida según elijan, lo que desataría la ira de las empresas y de miembros del Partido Republicano en el Congreso.

La ley estadunidense ahora requiere que cualquier administración que negocie acuerdos comerciales incluya la llamada disposición de “solución de controversias entre inversionistas y Estados” (ISDS, por su sigla en inglés).

El presidente Donald Trump en el pasado criticó el sistema ISDS como una amenaza para la soberanía de EU, pero Lighthizer y otros miembros de la administración han sido más cautelosos en sus declaraciones públicas, y actualmente es un tema de debate interno la forma cómo se debe proceder en el tratado con México y Canadá.

“El ISDS no infringe la soberanía de Estados Unidos”, dijeron los grupos empresariales en una carta que enviaron el miércoles pasado y que pudo ver Financial Times.

“Los intentos de eliminar o debilitar el ISDS perjudicarán a las empresas y a los trabajadores estadunidenses y, como consecuencia, servirá para socavar el respaldo de la comunidad empresarial a la modernización del TLC”, dijeron.

Ni Lighthizer ni la Casa Blanca respondieron de forma inmediata a una solicitud de comentarios.

El tono inusualmente directo de la carta destaca la creciente tensión entre el gobierno de Trump y la comunidad empresarial de EU, cuya gran mayoría está ansiosa por preservar el Tratado de Libre Comercio y en este momento está preocupada por las amenazas de Trump, que repitió esta semana, de retirarse del pacto.

Esas tensiones se intensificaron por la preocupación entre los empresarios por la respuesta ambigua que dio el presidente al papel que tuvieron los nacionalistas blancos en los enfrentamientos violentos en Charlottesville, Virginia, este mes, en el que ejecutivos de empresas como Intel y Merck renunciaron a dos de los paneles de asesoría empresarial del presidente, finalmente disueltos.

Pero la lucha por el ISDS también se produce durante un debate internacional más general sobre cuál es la mejor manera de reformar el sistema de arbitraje. Los críticos dicen que es opaco y está abierto a los abusos por parte de las corporaciones multinacionales, ansiosas por bloquear nuevas regulaciones de salud y seguridad o de otro tipo.

Señalan el uso que le dio Philip Morris para impugnar la leyes de etiquetas en el empaque de los cigarrillos en Australia y otros países.

Los defensores dicen que le ofrece una garantía importante a los inversionistas extranjeros a largo plazo de que sus controversias no se quedarán atrapadas en los tribunales locales.

La Unión Europea respondió al debate que en Europa estalló en torno a la negociación sobre el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión con Estados Unidos, al proponer reformas y la creación de un nuevo tribunal internacional permanente de inversión.

Ese tipo de disposición se incluyó en un acuerdo comercial con Canadá que debe entrar en vigor en las próximas semanas, y se entiende que esta nación presiona para que se incorpore un lenguaje similar en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte renegociado.

Hay pocas probabilidades de que Trump, quien en repetidas ocasiones expresó sus sospechas sobre los organismos multilaterales, respalde la creación de un tribunal internacional. Pero los grupos empresariales siguen preocupados de que su administración debilite el sistema ISDS al permitir que los países del TLC opten por no aceptarlo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.