Cuatro empresarios son dueños de 9% del PIB

Las privatizaciones en ciertos sectores impulsaron la fortuna de Germán Larrea, Alberto Baillères, Carlos Slim y Ricardo Salinas Pliego.
Carlos Slim (izquierda arriba), Germán Larrea (derecha arriba), Alberto Baillères González (izquierda abajo) y Ricardo Salinas Pliego (derecha abajo), los hombres más ricos de México.
Carlos Slim (izquierda arriba), Germán Larrea (derecha arriba), Alberto Baillères González (izquierda abajo) y Ricardo Salinas Pliego (derecha abajo), los hombres más ricos de México. (Milenio Digital)

México

La privatización en beneficio de ciertos sectores generó cuatro multimillonarios que aumentaron su riqueza de 2 a 9 por ciento del PIB entre 2002 y 2014, afirmó la organización internacional Oxfam.

“Germán Larrea y Alberto Baillères, por ejemplo, son los dueños de empresas mineras que se aprovecharon del auge de los precios de las materias primas básicas”, añade.

La Oxfam indica que las concesiones mineras otorgadas por el gobierno beneficiaron con amplitud a compañías como Grupo México, propiedad de Larrea, que administra a Buenavista del Cobre, en Sonora, así como a la empresa Peñoles, de Baillères, que explota la mina de Fresnillo en Zacatecas, uno de los yacimientos más ricos en plata.

Los otros dos millonarios que se beneficiaron de la privatización de bienes públicos son Carlos Slim, con Telmex, y Ricardo Salinas Pliego, con el antiguo sistema Imevisión, el cual se convirtió en Tv Azteca.

De acuerdo con Bloomberg Billionaires, Slim tiene una fortuna de 46 mil 400 millones de dólares (mdd), la de Baillères suma 8 mil 600 mdd y la de Larrea llega a 7 mil 400 mdd. Hasta mediados del año pasado el índice señalaba que Salinas Pliego tenía 10 mil 200 mdd, pero como a sus demás pares, la volatilidad global les ha mermado parte de su riqueza. Forbes afirma que Salinas Pliego mantiene unos 4 mil 600 mdd.

“Buena parte de las fortunas de esas cuatro personas procede de sectores que han sido privatizados o que dependen de la adjudicación de concesiones o la regulación del sector público”, indica el estudio “Una economía al servicio del 1 por ciento”, publicado unos días antes a la reunión del Foro Económico Mundial que se realizará a finales de mes en Davos, Suiza, donde se reúnen mandatarios y funcionarios financieros con algunos de los empresarios e inversionistas globales.

El reporte de Oxfam establece que los pueblos indígenas en México, así como en Brasil —los mercados más grandes de América Latina— son los más perjudicados por la desigualdad, debido a la destrucción de recursos naturales, provocado en su mayor parte por la minería, además de otras actividades extractivas.

En este sentido, académicos como Aleida Azamar de la UAM, advierten sobre el nulo beneficio que muchas actividades extractivas dejan a comunidades locales a pesar de las ganancias en la última década por los altos precios de materias primas.

Menos ricos pero más fortuna

Asimismo, Oxfam advirtió que a escala global el contexto económico  experimenta un choque que pone en riesgo los avances en la lucha contra la pobreza; además, la concentración de la riqueza aumentó, lo que acrecienta la desigualdad en el mundo.

El número de ricos con una fortuna equivalente a los recursos que sostienen a la mitad de la población más pobre del mundo disminuyó de 388 a 62 entre 2010 y 2015, y aumentó su riqueza de 500 mil millones de dólares a 1.7 billones en el mismo periodo. En tanto, la riqueza de la mitad más pobre de la población se redujo en más de un billón de dólares en el mismo periodo, una reducción de 41 por ciento.

“Los niveles actuales de desigualdad económica extrema son asombrosos y su crecimiento ha llegado a un estado crítico. No hay forma de obviar el hecho de que los grandes ganadores en la economía global son las personas más ricas”, dijo Ricardo Fuentes-Nieva, director ejecutivo de Oxfam México en un comunicado.

“Desde el inicio del presente siglo, la mitad más pobre de la población mundial solo ha recibido 1 por ciento del incremento de la riqueza mundial, mientras que 50 por ciento de esa nueva riqueza ha ido a parar a los bolsillos del 1 por ciento más rico”, agrega el reporte de la Oxfam.

Además, el ingreso promedio anual del 10 por ciento de la población más pobre en el mundo aumentó poco menos de tres dólares en los últimos 25 años, a pesar de la concentración de riqueza en el estrato más alto.

La Oxfam indica que esa desigualdad se acelera por un sistema ineficiente de recaudación fiscal, el cual permite al estrato de altos ingresos eludir o evadir impuestos, “Según una estimación reciente, la riqueza individual que se encuentra oculta en paraísos fiscales asciende ya a 7.6 billones de dólares, una suma mayor que el PIB de Reino Unido y Alemania juntos”.

Eso ocasiona un crecimiento desproporcionado de algunos sistemas financieros respecto a otros sectores vitales para el desarrollo económico, lo que está correlacionado con una mayor inestabilidad económica.

“No cabe duda de que la crisis de deuda pública provocada por la debacle financiera, los rescates a los bancos y las posteriores políticas de austeridad han perjudicado en mayor medida a las personas pobres”, señala el reporte.  

***

Las TIC no llegan a todos: Banco Mundial

Los beneficios de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC), de generar mayor productividad, oportunidades para los pobres y la clase media, y rendición de cuentas de gobiernos y empresas no han llegado por igual a todo el mundo, señala el informe “Dividendos digitales”, desarrollado por el Banco Mundial.

De acuerdo con Deepak Mishra, codirector del informe, si bien se comparte el optimismo de Silicon Valley al hablar del potencial transformador de las tecnologías digitales, no es lo mismo en el sentido de que los beneficios estén garantizados y sean automáticos.

“Creemos que traducir las inversiones digitales en dividendos es mucho más difícil que lo manifestado por muchos expertos”, dijo Mishra.

En el estudio asegura que son necesarios mayores esfuerzos para que más personas tengan internet a fin de crear un entorno que fomente los beneficios de las tecnologías digitales. Destaca que si bien el número de usuarios se ha triplicado en una década, hasta llegar a 3.2 mil millones, 60 por ciento de la población (casi 4 mil millones) aún no tiene conexión a la red.  (Susana Mendieta/México)




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]