Energía verde, los negocios para Grupo Salinas y Jalisco

Ricardo Salinas Pliego, uno de los diez hombres más ricos del país, hace nuevo negocio con recursos del estado de Jalisco -apenas un mes atrás compró el club Atlas-, y permite a Jalisco ganar ...
Planta eólica de Los Altos
Planta eólica de Los Altos (Cortesía)

Guadalajara

El gobierno de Jalisco es desde el pasado jueves 30 de enero, socio para “autoabastecimiento” del Grupo Dragón –subsidiario del grupo Salinas, del multimillonario Ricardo Salinas Pliego-, un esquema novedoso que fue abierto con la reforma energética de diciembre pasado, y que más allá de las críticas, prevé le significaría pagar menos por el flujo eléctrico y constituir el transporte público más limpio de América Latina.

No es el primer estado con el que llega a acuerdos en el tema. En septiembre de 2012, el Congreso de Chiapas autorizó la contratación de la empresa eólica C.E. Arriaga para el abasto de energía eléctrica en 122 municipios, lo cual incluye la creación de un fideicomiso con fondos públicos federales destinados al desarrollo municipal. "El acuerdo ocurre en el marco de la exigencia de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que autoridades municipales y estatales liquiden un adeudo que supera los 360 millones de pesos, derivados del consumo de energía eléctrica. La empresa propiedad del Grupo Salinas y Grupo Dragón (Regeneración Eléctrica Mexicana) oferta la energía eléctrica en un costo 8 por ciento menor que la CFE", dijo en esa ocasión el gobernador estatal, Juan Sabines Guerrero, en entrevista con medios de comunicación locales.

Con Jalisco, las reglas ya cambiaron. “Los beneficios del programa representarán para el Estado de Jalisco, en el curso de la presente administración, recibir bajo el esquema de autoabasto un estimado de 276 GWH/año [gigawatts hora por año] –que equivale a iluminar 700 mil hogares en un período de cinco años- con un ahorro considerado de 126 millones de pesos. En materia de sustentabilidad ambiental, se dejan de emitir en el mismo período 565 mil toneladas de Dióxido de Carbono, que representarían plantar 3 millones de árboles”, señala un documento emitido por Grupo Dragón a propósito del acuerdo.

Respecto de los avances tecnológicos, “el Sistema de Tren Eléctrico Urbano será el primero en Latinoamérica en alimentarse por energía renovable, lo que le convertirá en un transporte ecológico, amigable con el medio ambiente, y junto con el de Calgary, Canadá, los pioneros en el mundo”, añade.

“La generación y aprovechamiento de energía eléctrica, bajo el modelo de autoconsumo, es un esquema permitido en el marco jurídico del Estado mexicano que alienta las inversiones para aprovechar los recursos naturales, así como otras fuentes alternas con que cuenta el país, a efecto de desarrollar condiciones de competitividad, preservar el medio ambiente y disminuir los efectos del cambio climático, actividad que incluso, es objeto de ordenamientos legales en todo el mundo”, destaca.

La reforma energética promulgada el pasado 20 de diciembre del 2013, “facilita la creación de un mercado de generación de energía eléctrica sin que el Estado pierda la rectoría que tiene respecto del control del sistema eléctrico nacional. De igual forma, se le reserva la exclusividad de transmitir y distribuir la energía”.

Así, “se impulsa la actividad conjunta de la Comisión Federal de Electricidad y los particulares para disminuir los costos de la energía eléctrica, elevar la productividad del país, mejorar la eficiencia del sistema eléctrico y proteger el medio ambiente aprovechando, en el caso de las energías renovables, el uso de los recursos naturales”, añade.

Es decir, “continúan bajo la rectoría del Estado, como propiedad de la Nación, las centrales y redes de transmisión y distribución de la Comisión Federal de Electricidad”, pero el nuevo esquema “permite ampliar el esquema de generación de energía por fuentes renovables mediante esquemas administrados por el estado, a través de un operador independiente. Se abre la posibilidad de producir energía, por fuentes, eólica, geotérmica, hidráulica, biomasa y solar”.

De este modo, la empresa Eólica Los Altos SAPI de CV (sociedad anónima promotora de inversión de capital variable). –como parte del Grupo Dragón, conjuntamente con el gobierno del estado de Jalisco, sus organismos descentralizados de transporte y agua potable y diversos municipios, desarrollan un esquema de generación y autoabasto de energía por fuentes renovables.

Los principios legales del acuerdo: Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, que “en su artículo 3, fracción I, precisa que no se considera servicio público de energía eléctrica aquella generada, entre otras, para autoabastecimiento. El artículo 36 autoriza a la Secretaría de Energía el establecimiento de los criterios y lineamientos de la política energética nacional, así como a la Comisión Federal de Electricidad para el otorgamiento de los permisos de autoabastecimiento”.

Reglamento de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica. “En la fracción I inciso a) del Artículo 101 se indica que el autoabastecimiento se genera cuando la energía es destinada a la satisfacción de las necesidades propias del conjunto de co-propietarios o socios del permisionario. De manera adicional, condiciona que los permisos de autoabastecimiento deberán incluir la conducción, transformación y entrega de la energía, así como el uso temporal de la red del sistema eléctrico nacional, a cargo de la CFE”.

El artículo 102 “precisa que para tener el aprovechamiento de estas energías, generada bajo el modelo de autoabastecimiento, la inclusión de nuevos socios puede originarse por la cesión de partes sociales, acciones o participaciones con autorización de la Secretaría de Energía, a través del órgano facultado para tales efectos, que es la Comisión Reguladora de Energía (CRE)”.

Además, “será necesario que la inclusión del nuevo socio, que tiene el carácter de autoabastecido, haya sido previsto en los planes de expansión. La CRE mantiene, por tanto, la facultad de autorizar este modelo de generación y aprovechamiento de energía”.

En el caso del Gobierno del Estado de Jalisco, sus organismos descentralizados y administraciones municipales, “adquirieron la calidad antes señalada por efectos de la cesión de una parte social de Eólica de los Altos SAPI. de CV, figura jurídica que, normada por la Ley del Mercado de Valores, permite restringir las obligaciones patrimoniales y derechos sociales a las entidades públicas [que adquieren la calidad de ‘socios autoabastecidos’]por lo que este modelo no es equiparable al de una empresa con participación estatal, organismo paraestatal, etcétera”.

 

El programa “permite al Estado de Jalisco cumplir con planes, ordenamientos y leyes tanto de carácter federal como estatal”, como son el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018; la Ley General de Cambio Climático; la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente[LEEEPA] y la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica

 

La LEEEPA, en su artículo 2, fracción V, “considera como utilidad pública a la prevención, el control y la atenuación de la contaminación ambiental en el territorio del estado, estableciendo para ello competencia tanto al Gobierno del Estado de Jalisco, como a los gobiernos municipales para actuar en consecuencia, a través de formular políticas y criterios ambientales a efecto de  preservar y restaurar el equilibrio ecológico y la protección al ambiente en bienes y zonas bajo la jurisdicción de dichos ordenes de gobierno, entre otras atribuciones, además de conciliar la aplicación de la tecnología aprobada por la federación y/o el Gobierno del Estado de Jalisco, para reducir las emisiones contaminantes de la atmosfera, además de fomentar investigaciones científicas y promover programas para el desarrollo de técnicas y procedimientos que permitan prevenir, controlar y abatir la contaminación, propiciando el aprovechamiento sustentable de los recursos, los procesos y la transformación limpia, el ahorro de energía la disposición final de residuos y la protección permanente de los ecosistemas…”.

 

De esta forma, concluye el documento de Grupo Dragón, “el estado de Jalisco encuentra en el marco legal existente la oportunidad de generar, como socio autoabastecido, energía eléctrica por fuentes renovables a partir de una planta eólica de inversión privada, primera y única en su tipo dentro del territorio estatal, localizada en el municipio de Ojuelos de Jalisco y debidamente acreditada para las actividades de autoabasto que se pretenden, por efecto del Título de Permiso identificado con el consecutivo E/979/AUT/2013 emitido por la Comisión Reguladora de Energía en fecha 31 de enero del 2013, cuya capacidad permitirá el cumplimiento de diversas disposiciones contenidas en la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente así como modificar la matriz energética del Estado, sumando a la misma el aprovechamiento de energía por fuentes renovables”.

 

Es así como el imperio de Salinas Pliego, uno de los diez hombres más ricos de México, se anota un nuevo negocio –tras el club Atlas y sus numerosas tiendas Elektra- en el cuarto estado del país por tamaño económico.