Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos, emprendimiento de vanguardia

Todo empezó como un plan para jubilarse, y Rafael Ríos encontró un proyecto de alto impacto económico y sustentable, que ha dado vida a cinco empresas diferentes.
Rafael Ríos/Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos
Rafael Ríos/Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos

Ciudad de México

Reforestar en zonas áridas o en desiertos árboles de maderas preciosas, cítricos y olivos. Utilizar dos de los gases más contaminantes que provocan el efecto invernadero, para producir energía eléctrica, bioplásticos, alimento para ganado rico en proteína y aceite, fertilizantes orgánicos y, para cerrar el círculo, polímeros básicos para reforestar en zonas áridas, sin necesidad de riego.

¿Ciencia Ficción?  No, es el proyecto que los hermanos Rafael y Gerardo Ríos y el químico, Eduardo Cruz, han desarrollado: Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos.

El origen de la historia es curioso. Rafael, contador público, pensó en cuál sería la mejor inversión para jubilarse, encontró un alto valor en las plantaciones de maderas preciosas. Se acercó a expertos, investigó, estudió y estableció una empresa.

En 2008, enfrentó el reto de hacer crecer árboles de Teka, Cedro y Caoba en  Abu Dhabi, olivos en Egipto y cítricos en Chile. Produjo polímeros a partir de microorganismos y  no derivados del petróleo. Descubrió que estos microorganismos ofrecían ventajas significativas para producir biocombustibles.

TE RECOMENDAMOS: NONO el muñeco interactivo, divertido e inteligente

Todos estos desarrollos fueron articulando una cadena con destinos múltiples y, en 2013 nace el proyecto de alto impacto económico y sustentable.

Del estiércol del ganado se obtienen metano y CO2, que luego de procesos químicos y alta tecnología, son convertidos en gas, energía eléctrica, biodiesel, alimento para el mismo ganado, fertilizantes orgánicos y en water pot o maceta de agua, un biopolímero que encapsula el agua y permite a los árboles vivir hasta nueve meses en el desierto.

Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos recibió el Premio Nacional del Emprendedor” en 2014 y fue finalista del Boot Camp Inventa tu Futuro organizado por FUMEC, entre otros de los muchos reconocimientos recibidos.

La tarea ha sido titánica. Rafael asegura que, durante mucho tiempo, se sentó con químicos y especialistas diversos, para “entender los procesos de la A a la Z”. Hoy, se ha integrado al equipo su joven hijo Yassar. Maneja cinco empresas diferentes, 30 empleados y está a punto de abrir “un  parque, en la carretera a Querétaro, que mostrará tecnología de ciclo cerrado”, así también está por iniciar una importante reforestación en Sonora y abrir otro núcleo de mercado.

Este emprendedor sabe que el éxito viene de trabajar la idea, tolerar la crítica, meter los proyectos a concursos y conformar un equipo capaz y confiable.

 

REPL