El honor y precio que merecen

El café orgánico, no sólo no usa químicos, sino que protege la biodiversidad, pues para sembrarlo no hay que talar, “convive con otros árboles donde se posan las aves y liban las abejas”.
Berenice Ruiz y Luis Miguel Coutiño /MyCoffeBox
Berenice Ruiz y Luis Miguel Coutiño /MyCoffeBox

Ciudad de México

MyCoffeeBox es una suscripción a domicilio para probar cafés orgánicos certificados de pequeños productores de Chiapas.

 “Una forma de conocer a productores que no tienen acceso al mercado, a través de una  página web, bajo una suscripción y un pago mensual. Cada mes, un nuevo café molido, en grano, encapsulado, como se solicite, brinda la oportunidad de descubrir nuevos sabores y matices”, comenta Luis Miguel Coutiño Solís, cofundador y Director General.

El café viene en una agradable caja, acompañada a de un pequeño obsequio y con información sobre el productor, a qué altura sobre el nivel del mar se cultiva, las notas de captación, entre otros temas, y así seleccionar el tipo de café que más guste al consumidor.

Luis Miguel y su esposa Berenice Ruiz Becerra, quien es su socio y Gerente de Operaciones, son amanes del café. Durante algún tiempo, ella trabajó en una institución gubernamental relacionada con productores de café; ahí conoció los problemas que ellos padecen para comercializarlo.

Esto y conocer tantas variedades de café de diferentes zonas, los motivó a ver de qué manera podían quitar intermediarios en la cadena de valor del producto, darle al productor un mayor ingreso y llevar variedades de buen café directamente al cliente.

TE RECOMENDAMOS: Movilidad Universitaria

MyCoffeeBox tuvo un inicio singular. Luis Miguel tenía curiosidad por ver si realmente se puede crear una empresa en 54 horas, y participó en la semana de Startup Weekend Chiapas 2013.

“Cuando le pidieron pensar en un problema local y dale una solución global - cuenta Luis Miguel-, me vino a la cabeza la idea de armar una página web donde la gente pudiera conseguir un buen café orgánico de Chiapas”.

Para su sorpresa, empezaron a suscribirse de diferentes partes del país y tuvieron que iniciar con cuatro ciudades, en un día. Mes y medio después la aceleradora 500 Startups de Silicon Valley  los seleccionó para un proceso de capacitación en la Ciudad de México por 6 meses. MyCoffeeBox formó parte de la primera generación de Posible.

Actualmente, MyCoffeeBox trabaja con 7 mil pequeños productores y llega a 70 ciudades, tiene clientes recurrentes y ventas ocasionales. Por ahora  ha empezado a combinar el online con una tienda física en Tuxtla Gutiérrez y otra en Monterrey, en 2018 abrirá una en la CdMx y otra en Guadalajara. “Es una manera de acercar Chiapas a otros lugares, asegura Luis Miguel, y probar hasta 20 tipos de café de golpe”.

Los creadores de MyCoffeeBox aseguran que el café orgánico protege la biodiversidad, pues en donde se cultiva no hay tala y convive con otros árboles. Por lo que esperan que, no sólo el café orgánico de Chiapas, se beba en todo el mundo, sino también el de Oaxaca o Guerrero  y que “los productores reciban el honor y el precio que merecen”.

REPL