LEARNY, aprender con videojuegos

Es una plataforma que transforma contenidos educativos en un videojuego que ayuda a los estudiantes, profesores y padres de familia a comprender mejor cada tema.
Roberto Rogel (izquierda) y David Garcia/ LEARNY
Roberto Rogel (izquierda) y David Garcia/ LEARNY

Ciudad de México

¿Es posible aprender jugando con videojuegos? Sí es posible, a través de una plataforma que transforma contenidos educativos, de cualquier materia del sistema educativo oficial, en un videojuego y, al mismo tiempo, medir el rendimiento académico del estudiante, a través de técnicas de maching learning, generando reportes gráficos de gran utilidad para profesores y padres de familia.

Roberto Rogel, impulsor y director de LEARNY,  asegura que esta plataforma es “un instrumento de apoyo para estudiantes de primaria y secundaria, que no busca reemplazar al maestro, ni la forma de dar clases”.

Para este joven emprendedor, la aventura empezó en 2008 cuando él y David García, su socio, salieron de la universidad y tocaron el tema en su tesis profesional. Luego desarrollaron propuestas para videojuegos, por aquel entonces para el recién aparecido Iphone.

Sin embargo, oficialmente la plataforma LEARNY nace en 2011, cuando recibe del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, un reconocimiento especial, en el concurso “Materiales y recursos digitales educativos para el DF”. Tres años después adicionada con nuevos módulos a nivel de secundaria y muchas otras herramientas de aprendizaje, la plataforma fue finalista en el Maratón de Negocios del Campus Party. Ahí mismo, recibió el apoyo de un inversionista brasileño que vino a resolver la estrategia comercial. En ese momento surgió Fundación Learny, el brazo social del proyecto. Y en junio del 2015, se creó Learny Games, la empresa comercial que desarrolla los productos y la marca.

Aprovechando el reparto de tabletas del programa “Alfabetización Digital”,  LEARNY hizo una prueba piloto en la Sierra del norte de Puebla, de 2014 al 2015. Roberto considera que aún hay un vacío de contenido educativo que puede llenar esta plataforma.

Mientras continúan las negociaciones con la SEP, LEARNY se instala de manera gratuita en las escuelas públicas de escasos recursos, que lo solicitan y en escuelas con mayores posibilidades, se da de alta la licencia anual con un costo de mil pesos.

Pareciera una vertiginosa carrera de éxito, pero Roberto sabe que atrás de todo esto hay mucho trabajo y dedicación, que ha tenido que sacrificar muchas cosas: tiempo, vida personal, diversiones.

¿Qué recomienda este joven a nuevos emprendedores? Lo más importante: generar un plan, conformar un equipo riguroso en donde todos aporten ideas, independientemente de su jerarquía, buscar todo el tiempo mejorar. Actualizarse constantemente, tomar cursos, leer y  “hacer las cosas con profesionalismo”.



REPL