Uber y su pelea con las leyes de México y el mundo

Países como Portugal y España prohibieron el uso de Uber, mientras que Francia, Alemania y Brasil llegaron a una negociación con esta startup que ahora se enfrenta a los taxistas del DF.
Ilustración de Uber.
Ilustración de Uber. (Reuters)

Ciudad de México

De los más de 50 países donde opera Uber, una de las startups más exitosas de Silicon Valley, 13 han prohibido total o parcialmente su uso, o se encuentran revisando su legalidad, debido a que no cuentan con leyes que regulen este servicio que opera a través de una aplicación de internet; y aunque Uber ha exigido un cambio en la regulación argumentando que no son taxis, los taxistas no opinan lo mismo, incluyendo a los de la Ciudad de México.

La empresa que está valuada en 40 mil millones de dólares fue reconocida a principios de este año como la mejor startup de 2014 por los Crunchies Awards, sin embargo esto no ha impedido que siga acumulando resistencia por todo el mundo.

¿Por qué y quiénes están en contra de Uber?

La principal razón por la que Uber se ha metido en “problemas” es porque la mayoría de los países en los que opera no cuentan con leyes que regulen este servicio y en consecuencia no está siendo sometido a las mismas leyes que los negocios tradicionales de transporte, ni a los mismos impuestos, lo que causa reacción adversa por parte del gremio de los taxistas.

De los 13 países donde se ha prohibido total o parcialmente, los casos más representativos son Portugal y España donde se argumenta una violación a las leyes sobre la competencia leal entre los taxistas.

En el caso de España las autoridades fueron más severas y ordenaron a las compañías de telefonía móvil Vodafone, Telefónica y Orange bloquear la aplicación por lo que los usuarios españoles tampoco pueden usar la app cuando viajan a países como el Reino Unido, donde Uber sí está permitido.

Incluso algunos estados de Estados Unidos, país donde nació el servicio, también se han opuesto a su operación. Los reguladores de transportes del estado de Nevada prohibieron que Uber opere en todo su territorio argumentando que sus conductores carecen de licencia para llevar pasajeros. Portland, San Francisco y Los Ángeles, por mencionar algunas, también levantaron la mano en contra de la aplicación.

¿Quiénes están a favor de Uber?

A pesar de los problemas legales, el éxito de Uber parece imparable. Tan sólo en la tienda de apps de Android, el sistema operativo más utilizado en el mundo, las descargas de la aplicación superan los 10 millones.

En respuesta a la gran demanda, algunas ciudades ya modificaron su regulación y/o han establecido mecanismos de negociación con la startup.

Washington e Illinois, en Estados Unidos, aprobaron una ley que legaliza tanto a Uber como a otros servicios similares exigiendo constancias de antecedentes no penales, así como una política de cero tolerancia para uso de drogas y alcohol.

En la ciudad de Bruselas un tribunal policial dictaminó que los conductores de Uber deben cumplir con las mismas reglas que los taxistas.

En otros casos, como Francia, Alemania y Brasil, donde inicialmente se había prohibido el uso de la aplicación los tribunales revocaron la medida y en su lugar están obligando a Uber a cumplir con algunos lineamientos legales.

En el caso de Francia los conductores de Uber podrán calcular sus tarifas con el mismo criterio que los taxistas, pero no pueden hacer uso de la geolocalización para atraer a más clientes, mientras que en Alemania los conductores deberán pagar una licencia de taxista para poder operar.