Tips para invertir en el próximo Facebook

Detrás del éxito de Facebook y Apple están hombres como Peter Thiel y Mark Markkula, inversionistas que vieron en estas empresas una oportunidad de negocio.
Apuesta por la persona y no por el modelo de negocio, es el consejo de los especialistas.
Apuesta por la persona y no por el modelo de negocio, es el consejo de los especialistas. (Reuters)

Ciudad de México

Detrás de las historias de éxito de Mark Zuckerberg y Steve Jobs están los inversionistas que con sus consejos y dinero llevaron a estos hombres a la lista de los empresarios más poderosos del mundo. Sus nombres casi nadie los conoce, pero sin Peter Thiel y Mark Markkula, Facebook y Apple quizá no hubieran triunfado.

Vincent Speranza, director nacional de Operaciones en Endeavor México, asegura sin la figura del capital privado (inversionistas) no puede existir un ecosistema emprendedor completo, por lo que recomienda que más personas se involucren en la tarea de impulsar con dinero y conocimientos a los futuros Zuckerbergs y Jobs del mundo.

Cuestión de actitud

Ser inversionista no es cuestión de ciencia y si alguna vez has contemplado esta posibilidad lo primero que debes hacer es conocer la diferencia entre “inversionista ángel” e inversionista institucional.  

El inversionista ángel es un profesionista, empresario o exemprendedor que tiene cierto éxito en un negocio y que decide invertir tiempo, experiencia y dinero en proyectos nuevos. En el caso de los inversionistas institucionales, se trata de personas que ponen sus recursos en un fondo para que éste invierta por ellos.

La decisión de ser ángel o institucional depende de tu actitud frente al riesgo y del interés que tengas por sumarte a una aventura.

Si quieres conocer al emprendedor, influir en él e involucrarte con el proyecto entonces tienes potencia para ser un ángel inversionista, pero si lo que quieres es apostar tu capital para tener un rendimiento, pero no quieres tanto riesgo, no quieres operar y decidir directamente e involucrarte con el emprendedor, entonces te conviene ser parte de un fondo institucional.

TIPS PARA INVERSIONISTAS ÁNGELES

Invierte en una industria que dominas. Cuando se tiene una trayectoria empresarial exitosa en un sector lo mejor es sacar provecho de los contactos y conocimiento de ese sector, pues son activos que se pueden transferir al emprendedor y tener mayor éxito en el proyecto.

Apuesta por la persona y no por el modelo de negocio. En las primeras etapas de los emprendimientos muchas cosas pueden pasar, entre ellas que el modelo de negocio cambie, por lo que se recomienda prestar más atención a las ganas y la disposición que muestra un emprendedor frente al proyecto. “Si sienten que la persona tiene la capacidad de sacar adelante el proyecto la inversión vale la pena”.

Dispuesto a perder. Para los ángeles del ecosistema los montos de inversión son muy relativos, pero independientemente de la cantidad Speranza recomienda estar preparado para perderlo todo.

“Los inversionistas ángeles son más arriesgados porque están poniendo todos sus recursos en una sola persona y en un solo proyecto, por lo que el tema del retorno de la inversión es muy arriesgado. Si tú y el emprendedor le pegan les puede ir como nunca, pero las estadísticas dicen que son muchos los que fracasan y son muy pocos los que son exitosos”.

TIPS PARA INVERSIONISTAS INSTITUCIONALES

Conoce la trayectoria del fondo. Tienes que conocer las inversiones pasadas y cómo les ha ido en esas inversiones, pues aunque los resultados no son constantes sí te pueden dar una referencia de cómo se comportará tú dinero. También se recomienda conocer a los integrantes del comité de inversión porque al final son quienes van a revisar los proyectos y tomar las decisiones por ti. No está demás saber quiénes son  los que van a decidir el futuro de tu dinero.

A mayor riesgo, mayor retorno. Aunque como inversionista institucional no tienes injerencia en los proyectos, sí puedes elegir el rubro en el que desees invertir. Los negocios pocos tradicionales montados en bases tecnológicas normalmente tienen un mejor comportamiento que los negocios tradicionales, pero son más arriesgados porque también tienen más posibilidades de fracasar.