¿Inventaste algo? Que no te roben tus ideas, paténtalas

Las patentes te proporcionan derechos exclusivos sobre tu invento, lo cual te servirá para explotarlo comercialmente  e impedir que terceros lo utilicen sin tu consentimiento.
Las patentes te proporcionan derechos exclusivos sobre tu invento.
Las patentes te proporcionan derechos exclusivos sobre tu invento. (Shutterstock)

Ciudad de México

En el mundo se crea algo nuevo todos los días. El problema es que una misma solución se le puede ocurrir a más de una persona o algún ‘pasado de vivo’ puede aprovecharse de la idea de alguien más para explotarla en su beneficio. ¿Cuál es la solución?: patentar.

Las patentes te proporcionan derechos exclusivos sobre tu invento, lo cual te servirá para explotarlo comercialmente  e impedir que terceros lo utilicen sin tu consentimiento.

Según la consultora Clarke, Modet y Compañía de México, casi todo se puede patentar siempre y cuando cumpla con requisitos como: ser algo nuevo y desconocido y, en el caso del sector empresarial,  que tenga una aplicación industrial y solucione un problema técnico en la industria.

Aquí te explicamos los pasos que debes seguir para saber si tu creación es patentable:

Saber qué es lo que existe en el mercado. Debes hacer una investigación previa para saber si tu invento ya lo hizo alguien más. Aquí te puedes apoyar en agencias privadas que realizan un estudio de inteligencia y vigilancia tecnológica, apoyados en instituciones como el Conacyt, para saber si realmente estás haciendo algo nuevo para el mercado.

“Si tu empresa desea sacar al mercado una nueva gama de productos, primero necesitas saber cuál es el estado, es decir, qué es lo que existe, qué está haciendo la competencia, y saber si no invado o infrinjo la ley de propiedad industrial”, dijo a MILENIO, Erik Moreno, director de Servicios Técnicos de Clarke, Modet y Compañía de México.

Tu invento debe dar una ventaja. No quieras patentar algo tan obvio como un lápiz que su única función sea escribir. Tu innovación debe tener una ventaja técnica competitiva: el plus que te hará diferente a lo que ya existe en el mercado y por lo cual será tu producto será innovador.

Debe tener aplicación industrial. Debe solucionar un problema técnico en cualquier tipo de industria, ya sea de manufactura, artesanía, minería, agricultura u otra. Quizás eres el inventor del primer automóvil que vuela como en Los Supersónicos.

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial será quien defina si tu creación cumple con las características necesarias para que se le otorgue una patente.

¿Qué sí y qué no se puede patentar?

Lo que sí

Se puede patentar casi cualquier cosa. Existen dos tipos de patentes, las que son de un diseño en dos dimensiones (estampados, calcomanías, papeles de registros como nuevos medicamentos, etcétera.) o en  tercera dimensión  (cualquier producto no plano).

Lo que no

El software como programas para computadoras o las aplicaciones móviles no se puede patentar. Lo que se puede hacer es asociarlo a una marca y protegerlo a través de derechos de autor.

¿La puedo vender?

Sí, puedes vender tu patente. “Puedes hacer contratos exclusivos de comercialización y explotación, cesión o transferencia del registro de tu patente. Sin embargo, aunque vendas tu patente, tu nombre como el inventor del producto no desaparecerá, ese quedará siempre, aunque tenga otro dueño”, dijo Moreno.

Duración

Las vigencias de las patentes son hasta de 20 años y aplican sólo para el territorio de cada país donde la solicites. Puedes patentar tu invento  a nivel mundial pero deberás hacerlo en cada país. En caso de no hacerlo, en ese país pueden hacer uso de tu invento pero no podrán patentarlo.

Las patentes no son renovables, al acabar la vigencia, el invento siempre quedará a tu nombre pero la patente será de dominio público, es decir, podrán usar el invento, pero nadie podrá cambiar el nombre de quien lo hizo.

Costos

Proteger una patente te puede costar entre 5 y 10 mil dólares por los 20 años de registro.