Anticipan declive de startups millonarias

Startups como Uber, Pinterest y Evernote podrían enfrentar problemas para probar su viabilidad a largo plazo, por lo que especialistas del sector anticipan que algunas podrían desaparecer.
Uber, Shazam, Snapchat, Pinterest y Evernote están valuadas en más de 10 mil millones de dólares.
Uber, Shazam, Snapchat, Pinterest y Evernote están valuadas en más de 10 mil millones de dólares. (Reuters, Evernote, Shazam, Pinterest)

Nueva York

Especialistas del sector tecnológico anticipan el declive de varios unicornios -término empleado para referirse a startups de más de mil millones de dólares- para este año.

Bill Gurley, un socio de la firma de capital de riesgo Benchmark, advirtió de los "peligros de viabilidad a largo plazo" de algunas jóvenes empresas. "Pienso que veremos algunas muertes de unicornios este año", predijo en marzo.

De igual modo, Mark Cuban, un pionero inversionista del sector internet, mencionó en un texto en su blog la eventualidad de una situación "peor que la burbuja tecnológica del año 2000". En aquella época, las sobrevaluadas startups se negociaban en la Bolsa y "los mercados tenían suficiente liquidez para que los inversionistas vendieran sus títulos", escribió.

Hoy en día, en cambio, se financian con inversionistas privados de "liquidez cero".

Otro importante inversionista de Silicon Valley, Marc Andreessen, advierte desde el año pasado en Twitter: "Cuando se invierta la tendencia, y se invertirá, descubriremos quién nadaba sin traje de baño: desaparecerán muchas firmas con altas tasas de gastos".

La hora de rendir cuentas ya llegó para algunos, como el distribuidor en línea Fab.com: luego de entrar al club de los unicornios high-tech el año pasado, finalmente vendió la mayoría de sus activos en marzo por sólo 15 millones de dólares, según cifras maneja, pas por la prensa. Otro unicornio, el servicio de videojuegos OnLive, fue comprado recientemente por Sony por una cifra cuyo monto no se divulgó.

Crecimiento imparable

En 2013 Aileen Lee, especialista en inversiones de capital de riesgo y fundadora de Cowboy Ventures, utilizó por primera vez el término unicornios para referirse a estas startups. En ese momento Lee contabilizó 39 unicornios high-tech, con un promedio de cuatro "nacimientos" por año durante la década anterior.

Menos de un año y medio después, la firma de investigación especializada en capital de riesgo CB Insight habló de 53 startups valorizadas en más de mil millones de dólares en Estados Unidos y la revista Forbes totalizó más de 80 en el mundo.

Las estrellas emergentes de más de 10 mil millones se llaman Uber, Snapchat, AirBnB o Pinterest, seguidas por una lista de pequeñas firmas, menos conocidas por el gran público, como Shazam, Jawbone, Evernote y Square.

Las altas valorizaciones se alimentan de un flujo de fondos privados, motivado éste por la esperanza de descubrir la próxima mina de oro en el sector.

"Hay una febrilidad entre los inversionistas que buscan el próximo Facebook", estima Rob Enderle, analista especializado en el sector tecnológico.

"Pero son inversiones increíblemente arriesgadas. No todas estas empresas serán compradas por varios miles de millones de dólares ni todas harán una sonora entrada en la Bolsa", advirtió, anticipando una "reducción de la manada".

Destrucción creadora

El dinero que aportan actualmente los fondos de capitales de riesgo permite a muchas startups financiarse sin lanzarse en la Bolsa. Esto significa también que no son tan vigiladas ni están sometidas a las mismas obligaciones de transparencia sobre sus actividades que las empresas que sí cotizan.

"No me sorprendería si la gran mayoría de estas empresas mostrara no estar a la altura de su valorización", dijo a la AFP Anant Sundaram, profesor de la Escuela de Comercio Tuck de Dartmouth (noreste).

Sundaram destacó que, aunque hay algunos datos financieros sobre los unicornios, pocos pueden probar su capacidad de aumentar sus ingresos y establecer una actividad duradera.

Para el profesor, este tipo de inversiones forma parte, no obstante, del proceso de innovación y de "destrucción creadora" que hace avanzar la economía. También recordó que, durante la burbuja de internet, "muchas empresas alcanzaron valorizaciones muy elevadas y muchas quebraron, pero de ahí salieron Google, eBay y algunas otras firmas exitosas".