¿Qué es la profesionalización del negocio?

En las empresas familiares es una práctica común la ausencia de un plan para la correcta toma de decisiones. Establecer procesos fortalecerá la operación y apuntará hacia el éxito empresarial.
Un plan familiar debe dar certidumbre sobre la sucesión de mando.
Un plan familiar debe dar certidumbre sobre la sucesión de mando. (buscartrabajo.com)

Ciudad de México

Dentro de las empresas familiares es una práctica común la ausencia de políticas que rijan su operación porque la tradición impera por sobre cualquier norma. La cabeza de la familia, el abuelo o padre generalmente, asume el rol de liderazgo y su palabra se convierte en el mayor elemento para la toma de decisiones.

La profesionalización del negocio se trata de dar estructura y disciplina a la visión y el dinamismo que generalmente demuestran las empresas familiares. Esto las ayuda a innovar más, diversificarse mejor, incrementar sus exportaciones y crecer más rápidamente, de una forma ordenada.

Sin embargo, no es suficiente la profesionalización del negocio; debe combinarse con un enfoque igualmente riguroso para la profesionalización de la familia.

Esto significa, por ejemplo, establecer procesos para regular la forma en que la familia interactúa con la empresa, incluyendo el establecimiento de una infraestructura y formalización para la toma de decisiones y canales formales de comunicación, los cuales serán esenciales en momentos de tensión o conflicto. Se trata de proteger los intereses familiares y velar por la supervivencia de la empresa.

Este enfoque en la profesionalización es aún más importante en lo que respecta a la sucesión. Son muchas las familias que aún no han logrado controlar este aspecto que tiene un gran potencial de destrucción.

De acuerdo con la más reciente encuesta global sobre empresas familiares de PwC, el 53% de los directivos consultados dice tener planes de sucesión para algunos, aunque no todos, los puestos más importantes de la empresa, pero solo 30% de dichos “planes” se encuentran debidamente documentados. Solamente 16% dijo contar con un sólido proceso de sucesión.

Juan Carlos Simón, socio líder de Soluciones a Empresas Familiares en PwC México, advierte que “un plan que no está debidamente redactado y documentado, no es un plan; es solo una idea”.

Y éste, agrega, es un problema que las empresas familiares deben abordar con el mismo compromiso y dinamismo que dedican a la profesionalización de otros aspectos del negocio, ya que sin esto, “toda la empresa está en riesgo”.