¿Otra fonda Lupita? Tips para ponerle nombre a tu negocio

El idioma, cantidad de palabras o el registro, son algunos de los puntos que debes de tomar en cuenta a la hora de elegir el nombre de tu negocio.
El nombre de tu negocio es la primera imagen que tendrá tu cliente sobre éste.
El nombre de tu negocio es la primera imagen que tendrá tu cliente sobre éste. (Jorge Carballo, Notimex)

Ciudad de México

Coca-Cola, Google, Telcel… son nombres de algunas de las empresas más famosas del mundo y que casi todos nos sabemos de memoria. Gran parte de su éxito se debe a eso, su nombre.

La elección del nombre correcto de tu negocio es importante ya que éste representará todo lo que es tu empresa y puede marcar el camino hacia la gloria o el fracaso.

Sí te encuentras en este proceso y no tienes ni idea de cómo llamar a tu empresa, no te preocupes, aquí te damos algunos consejos sobre lo que la consultora Feher & Feher –asesores de empresas como Bancomer, Sushitto o Hertz, entre otras– recomienda a la hora de elegirlo.

LO QUE SÍ

Tamaño. Debe ser corto, claro y preciso, de una o máximo tres palabras. Así es más fácil que los clientes lo recuerden.

“Lo recomendable es hacer una lluvia de ideas, buscar sinónimos, en español o inglés. Lo ideal serían una o dos palabras cortas, puedes usar tres pero una debe ser un artículo o una preposición”, dijo a MILENIO Iván Tenorio, consultor de estrategia empresarial de Feher & Feher.

Ejemplos: Apple, Amazon, Toyota, Citigroup, Corona, Telmex, Bimbo, etcétera.

Que se pueda poner en internet. En esta época el internet y las redes sociales son tan importantes que, a veces, es el punto de mayor publicidad para tu marca o los que generan las mayores ventas.

Debes de verificar que esté disponible un dominio web para el nombre de tu empresa. Hay páginas como Verisign o Dominios Libres, que te ayudan con esto. El nombre del dominio debe estar directamente relacionado con el de tu marca.

¿Inglés o español? Si tu negocio tiene una proyección global, lo más recomendable es usar un nombre en inglés. Aquí debes utilizar palabras cortas y de fácil pronunciación. También puedes buscar palabras en otros idiomas o dialectos que representen o sean el significado del nombre de tu empresa.

“Debes elegir palabras que cualquier persona pueda pronunciar sin ningún problema. Si te decidiste por una palabra en inglés, es recomendable buscar una que sea de pronunciación o escritura similar al español, ya que no debes desatender el que será tu mercado inicial”, indicó Tenorio.

Ejemplo: Samsung, Intel, Nestle, Fox, Ford, Adidas, Nintendo.

Por otro lado, si tu empresa tiene una proyección local o si es muy representativa de tu país, lo más recomendable es utilizar un nombre en tu idioma natal, que sea muy comunicativo y que represente la esencia de tu cultura.

Ejemplos: Cemex, Telmex, Aeroméxico, Cementos Moctezuma, La Costeña.

Checa si ya está registrado. Antes de que corras imprimir cientos de tarjetas con el nombre de tu empresa, primero revisa en la página del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), ahí tienen un buscador fonético donde podrás checar la disponibilidad de cualquier nombre.

Puedes ver las marcas que se escuchan y escriben similar, saber si están registradas o en proceso de, o ver cuándo vencen su registro.

Registro ante Hacienda. El registro de tu empresa ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ya seas persona o física o moral,  no necesita estar relacionado con el nombre de ésta, pueden tener un nombre completamente diferente.

“Para facilitar una identificación comercial, es recomendable que tu marca y la razón social lleven el mismo nombre o uno similar, pero no es una regla, lo puedes nombrar como quieras”, indicó tenorio.

Que te sientas cómodo. Sí ya seguiste los pasos para encontrar el nombre perfecto y, pese a todo, te sigue sin convencer, no te preocupes, busca otro hasta que sea de tu agrado.

“Si no te sientes cómodo con el nombre, no vas a comunicar ni transmitir la esencia de tu negocio”, aseguró.

LO QUE NO

Tu nombre nunca será un buen nombre. Ponerle tu nombre o apellido a tu negocio es de los errores más comunes de los emprendedores. Seguramente habrá muchas “Estética Laura” o “Refaccionaria Hernández” que compartan el nombre. Esto te hace perder autenticidad, además de que en algunos casos un nombre propio no se puede registrar como marca.

Sin embargo, si tu negocio es sobre el diseño de modas o interiores, aquí puedes utilizar tu nombre o, lo más recomendable, una adecuación de éste. “Puedes utilizar un nombre propio, pero siempre acompañado de un elemento distintivos o fonético, para que tenga mayor factibilidad de registro”, dijo Tenorio.

Aquí una opción podría ser la combinación de tu nombre o apellidos.

No lo nombres igual que tu calle o colonia. Esto genera poca profesionalización en tu marca, además, seguramente encontraras en la ciudad diez “Florería San Antonio”.

Otro problema es que es muy probable que el nombre tenga poca factibilidad de poder ser registrado ante el IMPI.

No siglas. Lo más recomendable es no utilizar siglas, hay ejemplos exitosos como HSBC o IBM, pero son escasos.

Que describa lo que hace la empresa. Aquí tienes que tener mucho cuidado. Utilizar un nombre que describa de manera explícita lo que hace tu empresa, puede traerte problemas a la hora de registrar la marca ya que seguro hay muchos negocios que se dedican a lo mismo.

No pongas nombres como Autotransportes “El Aventón”, Clínica “La Salud”, o  diario “El Noticioso”.

En todo caso el slogan es el que te ayudará a describir lo que hace o vende tu empresa.