Publicidad en apps como Waze ayuda a pymes

Investigadores de la Carnegie Mellon University aseguran que la utilización de apps que transmiten ubicaciones de los usuarios ayudan a las pymes a desarrollar una mejor estrategia de venta.
Waze es una de las apps que ha incluido publicidad en su servicio.
Waze es una de las apps que ha incluido publicidad en su servicio. (Archivo)

Ciudad de México

Aplicaciones que hasta ahora se limitaban a ayudar a los usuarios a librarse del tráfico o encontrar una dirección han incorporado anuncios en sus servicios geolocalización, dando un gran impulso a pymes y cambiando la manera de hacer marketing.

Investigadores de la Carnegie Mellon University descubrieron que la utilización de aplicaciones móviles que transmiten ubicaciones de los usuarios “aporta información valiosa que puede ser usada por los negocios para determinar los lugares en los que suele estar un posible consumidor y aprovechar las horas estimadas de cada zona para hacerle llegar oferta de productos o servicios que están a la redonda”.

El estudio asegura que saber quiénes son tus clientes, en dónde se ubican, dónde están parados y cómo actúan ante sus necesidades, son preguntas que debes responder para establecer estrategias competitivas que te ayuden a cumplir con tus metas. Se trata de hacer geomarketing.

“El análisis del comportamiento de la población y su relación con su zona geográfica le permitirán a un analista identificar nuevos mercados y hacia dónde encaminar las acciones estratégicas”, explica Esther Murow, directora general de Bempowering, firma de consultoría mexicana.

El reto para los emprendedores es utilizar toda esta información “para mejorar su negocio o crear nuevas formas de llegar a su mercado objetivo, aprovechando datos que los mismos usuarios transmiten a través de sus dispositivos personales”.

Antes de lanzarte a este tipo de publicidad Murow recomienda tomar en cuenta los siguientes pasos:

•          Identificar una necesidad por zonas geográficas, perfil de los usuarios

•          Establecer el tipo de producto que se puede ofrecer.

•          Definir esquemas de comunicación.

•          Programar formas de distribución y pago.