México: un jugador estratégico contra la crisis mundial de alimentos

Se estima que dentro de 15 años habrá 9 billones de personas que alimentar en el mundo.
José Luis Terreros Corrales, CEO de Agroamericana
José Luis Terreros Corrales, CEO de Agroamericana (Cortesía )

Ciudad de México

En la opinión de José Luis Terreros Corrales, CEO de Agroamericana, el tema de la alimentación en la actualidad supone un reto para la prevista crisis por escasez alimenticia del futuro cercano. Enfrentar los desafíos ambientales que plantea la producción de alimentos debe ser tema prioritario en la agenda global alimentaria al jugar un papel determinante en el futuro de la humanidad.

Los procesos de producción alimentaria tienen consecuencias importantes en lugares que son fundamentales para el desarrollo de ciertos ecosistemas y depósitos naturales de dióxido de carbono, reduciendo la capacidad del medio para absorber las ingentes cantidades de este gas causante del efecto invernadero, entre otras cosas. Como ejemplo, la agricultura siendo nuestra fuente principal de obtención de alimento, se ha convertido en una amenaza para la biodiversidad y es causante de la extinción de gran parte de la vida silvestre.

Pero, ¿qué hacer ante esta disyuntiva?

Esta amenaza mundial presenta a México como una zona de oportunidad, si se piensa en él como un territorio con excelentes condiciones para la producción alimentaria, principalmente por la riqueza de sus recursos naturales, clima, agua, suelo y sus extensos litorales. La gran ventaja competitiva de colindar geográficamente con el mercado más demandante del planeta, y además México cuenta con óptimas condiciones políticas en materia de relaciones exteriores por sus tratados de libre comercio con la mayoría de los países, e incluso por las buenas calificaciones internacionales que ha recibido. México tiene todo lo necesario para ser un jugador estratégico en la producción global de alimentos.

Analizar la dinámica mundial y observar los alimentos en términos de la demanda global para después presentar un atractivo reto, lo que sería satisfacer la demanda alimenticia global sin abonar al deterioro ambiental, este es el reto que inspira a Agroamericana.

Para enfrentar la crisis alimentaria prevista para el 2030, Agroamericana, tan solo en México, plantea la utilización de los avances tecnológicos, e ingeniería de punta como el riego por goteo, sistemas de recuperación de agua, autosuficiencia en la generación de energía por medio de paneles solares o generadores de viento; incluyendo el uso de robots para la recolección de los frutos, el monitoreo de los campos por medio de drones, esto permitirá cambiar el rumbo de la producción alimenticia en México.

"No tengo duda en afirmar: el mundo puede voltear a ver a México para enfrentar el reto de alimentación mundial previsto para el 2030”, sostiene José Luis Terreros.

En la opinión de José Luis Terreros Corrales, CEO de Agroamericana, el tema de la alimentación en la actualidad supone un reto para la prevista crisis por escasez alimenticia del futuro cercano. Enfrentar los desafíos ambientales que plantea la producción de alimentos debe ser tema prioritario en la agenda global alimentaria al jugar un papel determinante en el futuro de la humanidad.

Los procesos de producción alimentaria tienen consecuencias importantes en lugares que son fundamentales para el desarrollo de ciertos ecosistemas y depósitos naturales de dióxido de carbono, reduciendo la capacidad del medio para absorber las ingentes cantidades de este gas causante del efecto invernadero, entre otras cosas. Como ejemplo, la agricultura siendo nuestra fuente principal de obtención de alimento, se ha convertido en una amenaza para la biodiversidad y es causante de la extinción de gran parte de la vida silvestre.

Pero, ¿qué hacer ante esta disyuntiva?

Esta amenaza mundial presenta a México como una zona de oportunidad, si se piensa en él como un territorio con excelentes condiciones para la producción alimentaria, principalmente por la riqueza de sus recursos naturales, clima, agua, suelo y sus extensos litorales. La gran ventaja competitiva de colindar geográficamente con el mercado más demandante del planeta, y además México cuenta con óptimas condiciones políticas en materia de relaciones exteriores por sus tratados de libre comercio con la mayoría de los países, e incluso por las buenas calificaciones internacionales que ha recibido. México tiene todo lo necesario para ser un jugador estratégico en la producción global de alimentos.

Analizar la dinámica mundial y observar los alimentos en términos de la demanda global para después presentar un atractivo reto, lo que sería satisfacer la demanda alimenticia global sin abonar al deterioro ambiental, este es el reto que inspira a Agroamericana.

Para enfrentar la crisis alimentaria prevista para el 2030, Agroamericana, tan solo en México, plantea la utilización de los avances tecnológicos, e ingeniería de punta como el riego por goteo, sistemas de recuperación de agua, autosuficiencia en la generación de energía por medio de paneles solares o generadores de viento; incluyendo el uso de robots para la recolección de los frutos, el monitoreo de los campos por medio de drones, esto permitirá cambiar el rumbo de la producción alimenticia en México.

"No tengo duda en afirmar: el mundo puede voltear a ver a México para enfrentar el reto de alimentación mundial previsto para el 2030", sostiene José Luis Terreros.