5 tips que debes tomar en cuenta antes de comprar una franquicia

Desde entender cómo funciona su estructura, hasta tener claro el retorno de inversión, son algunos de los puntos que debes de tomar en cuenta si tienes planeado invertir en una franquicia.
Alsea es operador de Starbucks en México.
Starbucks es un ejemplo de franquicia exitosa. (Foto: Shutterstock )

Ciudad de México

A nivel mundial, México es la quinta nación con más marcas franquiciadas, con mil 450 hasta el año 2015. Según la consultora Feher & Feher, el sector de franquicias en el país cerró el 2015 con un crecimiento de 10 por ciento, y para este año se prevé una expansión de entre 9 y 11 por ciento.

TE RECOMENDAMOS: Franquicias, ¿buena opción para invertir?

Una franquicia es una buena opción de inversión cuando quieres poner un negocio y ya tienes en mente qué producto o servicio quieres vender, pero no tienes ni idea de cómo empezar.

“Una franquicia es como una escuela de negocios, donde ya hay una estructura y tú aprendes todo sobre lo que hay dentro de ésta”, dijo Milenio a Vladimir Ramírez, cofundador de Franquicia Master.

Si ya pusiste el ojo en alguna de las cientos de franquicias que existen en México, sigue antes estos 5 consejos que dan los fundadores de Franquicia Master, Vladimir Ramírez y José Luis Uberetagoyena, para que elijas la mejor opción:

Entender cómo trabaja una franquicia. Si decides adquirir una es porque ya tienes claro que vas a seguir los lineamientos. Desde la forma de ejecutar la producción, hasta la presentación y la forma de vender el producto. Debes adaptarte y ser flexible.

Si eres un emprendedor con mucha iniciativa y no te gusta alinearte a estándares establecidos, no compres una franquicia, lo mejor es que pongas un negocio donde puedas tener tus propias reglas.

Que te encante el producto. Para que una franquicia tenga éxito primero debes de estar tú convencido del producto, que te encante. Pueden ser churros, tortas o tacos, lo que tú quieras, pero que realmente sea un producto que tú venderías, promoverías, que a donde vayas te sientas orgulloso de decir que eres dueño de esa franquicia.

Que se adapte a tu economía. Es fácil confundirse en cuál es el monto de inversión inicial de una franquicia con el monto total. Debes visualizar cuál es el capital con el que cuentas para invertir y buscar una que se adapte a este presupuesto.

Por ejemplo: si una franquicia necesita 500 mil de monto de inversión inicial, necesitas tener un millón para el monto total. ¿Por qué? Debes de tener margen en gastos como rentas adelantadas, capital de trabajo, adecuaciones, entre muchos otros. Es decir, si tienes 500 mil busca una franquicia que cueste 250 mil.

Conoce a los dueños. Comprar una franquicia es como casarte, si elegiste mal no hay vuelta atrás, por lo menos en 5 o 10 años, o lo que dure el contrato, seguirá siendo tu pareja, por lo que es primordial que haya buena relación de ambas partes.

Debes tener abundante conocimiento previo de qué es lo que estás adquiriendo. Tener una total claridad de qué es y dónde vas a invertir, a quién le estás dando tu dinero, a quién le estás apostando. Lejos de fijarte en la marca conocer a los dueños es prioridad.

Tener claro el retorno de inversión. Una franquicia no garantiza el éxito, aunque sí minimiza el riesgo de inversión ya que es un sistema probado, con una  estructura definida y porque detrás hay una empresa que le da soporte.

Los retornos de inversión no son inmediatos. No hay negocio que sea fast track. Tienes que esperar una curva de acreditación del negocio, tiempo en el que te adaptas a éste. Seguro tendrás rotación de personal, lo que significa capacitaciones y dinero. Como todo, una franquicia también un ciclo, por lo que debes tener mucha paciencia.


CPr