Hotel, hospital, cafetería y spa, para clientes muy perros

Nuugi es el primer conglomerado de empresas para mascotas en México, y su fundador Felipe Fadón busca exportar el modelo de negocio a Panamá, Costa Rica y Colombia antes de llegar a EU.
Nuugi nació en las redes sociales y ahora es la marca de un conglomerado de empresas para mascotas.
Nuugi nació en las redes sociales y ahora es la marca de un conglomerado de empresas para mascotas. (nuugi.com)

Ciudad de México

Nuugi es la marca del primer conglomerado de servicios para mascotas en el país. Hotelería, servicios de salud y esparcimiento como cafetería, estética y spa conforman el portafolio de activos de esta empresa que dirige Felipe Fadón, un emprendedor que de verdad ama a los animales de compañía y que sin proponérselo es punta de lanza en un mercado que cruje -por fresco- como una croqueta.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las mascotas, más que buscar un retorno de inversión, Felipe inició en 2008 una comunidad de asistencia por internet, que brindaba asesoría sobre el buen trato hacia los animales. Abrió perfiles para Nuugi en 50 distintas redes sociales, y aunque hoy sólo sigue vigente en Facebook y Twitter, cuenta con más de 163 mil contactos y 3 mil seguidores activos.

La palabra Nuugi carece de un significado en específico. En realidad, dice Fadón, el vocablo fue concebido como un término práctico, que se escuchara bien y resultara novedoso y único para facilitar su registro de marca en cualquier parte del mundo, y de hecho ya lo tiene en toda Europa, Asia y el continente americano, que son los territorios que aspira a conquistar su creador en algún momento.

Nuugi es como Google, que lo puede todo. Con el creciente número de seguidores en internet, Felipe comprobó el potencial de mercado sobre bienes y servicios para mascotas existente en el país. Parejas jóvenes con altos ingresos pero sin hijos, adultos mayores cuyos hijos han dejado el hogar (nido vacío) o parejas del mismo sexo que se hacen de un perro o gato a quien cuidar ejemplifican el perfil de este tipo de consumidor.

De acuerdo con estimaciones de la propia empresa, el valor del mercado de bienes y servicios para mascotas en México alcanza los 2 mil 500 millones de dólares al año, un sector que crece hasta cuatro veces más que el ritmo de la economía en su conjunto. De esta facturación, alrededor de 80% corresponde al alimento procesado por las grandes compañías, una décima parte a la formación de profesionistas (veterinarios) y el restante 10% exclusivamente a servicios.

La propuesta de valor de Nuugi consiste en integrar procesos propios de mercadotecnia y tecnología, dice Felipe Fadón. En escencia, se trata de innovar. A partir de estos elementos es como surge la variedad de servicios que presta la firma. Establecer comunicación con los clientes vía dispositivos móviles y el uso de redes sociales explican esta propuesta digital que evolucionó a la prestación de servicios premium.

Fadón asegura que sus servicios no se encuentran restringidos para algún segmento de la población en particular. Rechaza que el promedio de sus consumidores se concentre en un estrato socioeconómico alto, pues advierte que el gasto mensual promedio ronda los 300 pesos sin contar alimentación, de modo que prácticamente cualquier familia que ame a su mascota puede disponer de estos recursos en su manutención.

"Es un estilo de vida y este colectivo no está definido por un nivel económico o social", dice Felipe Fadón, fundador de Nuugi, en entrevista con Milenio Digital. Asegura que sus clientes son personas que aman a su perro o gato, a quienes ven como a un hijo, por lo que no escatiman esfuerzo, tiempo, ni dinero para complacerlos en toda oportunidad.

Una suite, por favor
Enfocado al esparcimiento y salud, Nuugi explora el mundo del huésped mascota o paciente mascota, donde a diferencia de los establecimientos amigables con los animales de compañía (pet friendly), esta propuesta de servicio se concentra en la atención del animal. Bajo el principio de tenencia responsable, no hace alarde de esta cualidad que muchas veces se distorsiona en otros giros en la búsqueda de nuevos clientes.

Nuugi tiene presencia en ciudad de México y Puebla con cinco establecimientos, dos propios y tres franquicias. Se trata de Nuugi Resort Lomas Country Club, en Interlomas, Estado de México, y Nuugi Resort & Hospital, en Cholula, Puebla; una clínica veterinaria en Santa Fe, además de una veterinaria y estética en Lomas de Angelópolis, Puebla, y una cafetería también en Santa Fe.

En los hospitales o clínicas de Nuugi, explica Fadón, se despliega el concepto de “medicina en tiempo real”, que permite en sólo ocho minutos conocer el diagnóstico de una mascota. Esto garantiza una alta efectividad en los tratamientos aplicados al reducir el margen de error al identificar el padecimiento de un animal.

A la fecha, desde el 2012 que inició operaciones, la empresa ha atendido a tres mil clientes. La estrategia de crecimiento consiste en consolidar las herramientas de gestión y de mercadotecnia, además de integrar el área comercial con las necesidades de ocio de las mascotas, así como con la salud a partir de la edad de la mascota.

La diversificación de servicios también forma parte de la fórmula de negocios de esta firma. En junio pasado abrió sus puertas en Santa Fe la primera unidad de Nuugi Café y ésta se convirtió en el primer establecimiento que sirve comida ciento por ciento para mascotas en la ciudad y, aunque también atiende a los amos con platillos internacionales, su servicio se centra en consentir a quienes piden cambio de plato o la cuenta con ladridos.

Nuugi Café sirve agua fresca y coloca un mantel para apapachar a sus comensales perrunos y para contribuir a una sana convivencia entre el binomio animal-humano ofrece asesorías sobre problemas de comportamiento en las mascotas, de modo que ayuda a contrarrestar el impacto del síndrome de ansiedad que padecen muchos perros por vivir en grandes ciudades como la capital de México.

Para expandir sus operaciones, más que a un inversionista a quien le sobre el dinero, Felipe Fadón busca gente que demuestre y compruebe que ama a los animales. Dice que ese es el principal requisito para los  franquiciatarios que deseen adquirir la marca. "Debe comprobar su amor por los animales de compañía y demostrar que desea prestar servicios de excelencia".

Por transferencia de conocimiento y uso de marca la inversión inicial ronda los 300 mil pesos, además de regalías que se pagan con base en la operación. La inversión por inmueble depende del número de habitaciones para un hotel u hospital y de su ubicación, dentro o fuera de un centro comercial en el caso de estéticas, cafeterías y spa.

Antes de fin de año, el propietario de Nuugi planea incursionar en el Bajío del país y ampliar su presencia en el Distrito Federal. Para 2015 proyecta la expansión internacional con unidades en Panamá, Costa Rica y Colombia, y finalmente llegar a Estados Unidos en 2016.

El costo por el servicio de estética ronda los 200 pesos, las consultas médicas con el veterinario ascienden a 400 pesos y alrededor de 300 pesos por noche en un hotel de la marca, considerados únicos en América Latina por su seguridad y confort.

Ofrecer servicios de excelencia para elevar la calidad de vida de las mascotas seguirá siendo el objetivo central de Felipe, quien se pronuncia a favor de la adopción y esterilización de los animales de compañía.