Un sólo sitio para venderlo todo

Kichink ofrece productos de más de 63 mil tiendas mexicanas para que cualquier persona, en cualquier parte del mundo, pueda disfrutar del talento, la creatividad e innovaciones del país.
Kichink es una plataforma mexicana de comercio electrónico que fue lanzada en enero de 2013 con 60 tiendas en línea.
Kichink es una plataforma mexicana de comercio electrónico que fue lanzada en enero de 2013 con 60 tiendas en línea. (Jorge Carballo)

Monterrey

Emprender es una tarea que requiere una dedicación a tiempo completo. Son muchas las ideas que fracasan en el primer choque con la realidad, pero cuando un proyecto es bien pensado se vuelve un evento disruptivo que puede llegar a cambiar las cosas.

Este parece ser el caso de Kichink, una plataforma mexicana de comercio electrónico que fue lanzada en enero de 2013 con 60 tiendas en línea. Tres años después los números hablan por sí solos: tienen más de 63 mil tiendas mexicanas en su sistema lo que los convierte en uno de los emprendimientos digitales más exitosos de los últimos años.

Basta con teclear "Kichink" (nombre inspirado en el sonido de la caja registradora) en cualquier buscador para ingresar en la página y comenzar a comprar.

"Antes teníamos una agencia digital de medios y las empresas acudían a nosotros con el fin de que les montáramos la página web con un carrito de compras. Lo hicimos como 20 veces y nos dimos cuenta de que no funcionaba, algo faltaba. Así empezamos a pensar en un sistema distinto", explica Alfonso Lomelí, uno de los miembros de Kichink.

El equipo se abocó a realizar un diagnóstico del mercado y comprendieron que no existía una plataforma que manejara todas las instancias del proceso de comercio electrónico desde el procesamiento de pagos pasando por el manejo logístico de las órdenes, atención al cliente, mensajería, devoluciones, etc.

"Para nosotros es indispensable mejorar o morir, no puedes quedarte estancado. Hacer entregas nacionales e internacionales es fundamental, una amiga mía vive en Bután y le compró dos kilos de chocolate a una marca mexicana y nosotros se lo mandamos", recuerda entre risas Claudia de Heredia, otro miembro de la empresa.

Kichink ha crecido a un ritmo vertiginoso de triple dígito desde su fundación, mientras que el mercado de comercio electrónico en México suele crecer en porcentajes que van del 47 al 53% desde hace cinco años. ¿Cuál es su secreto? Para Lomelí manejar todas las fases del proceso de compra y entrega ha hecho la gran diferencia.

"En México cubrimos el 99% de la geografía nacional con tiempos de entrega que van desde el mismo día en Ciudad de México hasta 10 días si un paquete viaja desde Tijuana a Yucatán, por ejemplo. Si es un lugar muy remoto como la sierra Tarahumara el producto llega en 14 días máximo. Y si es una compra internacional el tiempo estándar de envío es de 5 a 7 días", comenta el emprendedor.

Parte de las novedades de Kichink es que las empresas pueden subir cuantos productos quieran y poner las fotos que deseen. La plataforma se queda con una comisión por cada transacción por lo que se convierten en socios de cada compañía registrada en el sistema. Así que mientras más vendan, mejor para la plataforma.

"Nos interesa que las empresas prosperen por eso las monitoreamos, les pedimos que mejoren sus fotos, les damos tips de redes sociales, estudiamos el precio para saber si está muy caro o barato, la idea es que sean sustentables", explica Lomelí.

De esta manera Kichink ha atraído a empresas de todos los tamaños desde transnacionales como Brown o Avon, pasando por el merchandising oficial de bandas como Café Tacuba, Molotov o Moderatto hasta marcas artesanales como calzados MíTu que hacen zapatos a mano en León.

Para Claudia de Heredia uno de los aspectos más fascinantes de la compañía es tener la oportunidad de comprender al consumidor mexicano. Eso le fascina: "Entre semana las personas compran de nueve de la mañana a seis de la tarde, en el trabajo. Luego de las seis el tráfico es móvil casi en un 100% y después de las 11 de la noche cambia a tablets. Hay que entender cómo funcionan las quincenas, ver el sistema de compras de la gente y poder predecir cuándo lanzar un producto".

Entre los planes de 2016 para Kichink, surge la posibilidad de comenzar a pensar en nuevos mercados. Aparte de las compras nacionales, un segmento importante de las transacciones provienen de Estados Unidos y Latinoamérica: "La idea es seguir creciendo, consolidarnos en todo México y explorar la expansión a otros países. Tenemos compradores interesantes en Estados Unidos, centro y Suramérica que se parecen a México en términos de mercado y confianza. Hacia allá vamos", finalizó De Heredia.

Compras a un clic de distancia

Lanzamiento de Kichink: Enero de 2013, con 60 tiendas.

Crecimiento: Triple dígito anual.

Tiempo de entrega nacional: Uno a cinco días en Ciudad de México. 10 a 14 días en los lugares más alejados del país.

Entregas internacionales: De cinco a 10 días.

Patrón de consumo: De lunes a viernes de 09:00 a.m. a 06:00 p.m. En las noches el tráfico es móvil.

Tiendas afiliadas: 53,000.