¿Cómo le hago para innovar? Consulta 'El Kamasutra'

Fundador de LQ Coaching Training, Jorge Cuevas ha escrito 10 libros y en el más reciente, 'El Kamasutra de la Innovación', plantea las cuatro posiciones mentales necesarias para innovar.

Ciudad de México

Como el Kamasutra de la sexualidad, "El Kamasutra de la Innovación" exige una gran flexibilidad, pero no física sino de la mente, porque propone una serie de posiciones mentales —como ser explorador, disrupto y creativo— para innovar en aquello que cada persona elija.

EL AUTOR

Si encuentra a un "loco" corriendo por la calle, Jorge se le une. Si necesita quitarse la coleta del pelo para sentirse más ligero, la corta. Si requiere desechar completo el libro que acaba de escribir, lo tira.

Es Jorge Cuevas, conocido como "El Buscalocos". Arquitecto, coach ontológico avalado por la UNAM y con estudios en psicoterapia Gestalt, ha escrito diez libros, el último de ellos titulado "El Kamasutra de la Innovación. Guía disrupta para transformar vidas y negocios", y es creador de la aplicación para dispositivos móviles Tu Coach para Innovar.

Jorge considera que algunas empresas en México usan la palabra innovación como "el discurso de enero" y no como una agenda real.

También afirma que los emprendedores tienen una ventaja: "Son pulgas y no elefantes, como las grandes empresas", por lo que pueden experimentar sin asumir grandes riesgos.

Platicamos con Jorge Cuevas y esto fue lo que nos dijo.

¿Cómo surge la idea de "El Kamasutra de la Innovación"?

Yo me dedico al tema de creatividad e innovación en empresas y quería hacer un libro que le sirviera a mis clientes, porque siempre me decían que les diera más información al respecto. Me puse a hacer el libro y me quedó una porquería, como muchos que hay de innovación: aburrido, lento, etcétera.

Lo tiré a la basura y ahí me di cuenta, y empecé a preguntarme: ¿cómo hago el tema divertido?, y llegó un punto en el que encontré que había mucha similitud, sobre todo entre la creatividad y la sexualidad, y dije ¿qué pasa si empiezo a hacer metáfora todo esto?, y ya una vez que le di al punto, fluyó solito el libro. De hecho, se iba a llamar "El Sexo de las Ideas", hasta que en realidad vi que todo hacía más match con el Kamasutra

¿Cuáles son las cuatro posiciones mentales que propones para innovar?

Te las explico muy fácil. La primera es el Explorador, y Explorador habla de que para innovar tú necesitas investigar, necesitas buscar inspiración —como se diría en Design Thinking— en otro lugares, y es muy necesario porque si tú no investigas, si tú no exploras, vas a crear cosas con los mismos elementos que ya tenías.

La segunda es el Disrupto. Sí, tengo que atreverme a investigar, a explorar, pero el Disrupto es: tengo que atreverme también a romper con lo establecido. En general, la innovación en la historia de la humanidad ha tenido mucho que ver con alguien que se atrevió a desafiar lo que estaba establecido. No por nada los más grandes inventores en su momento también eran rebeldes o era gente que no estaba conforme con lo que había, y ahí hay que invertirle tiempo justamente a desarmar.

Y luego viene ya la parte creativa (Creativo), que es: cómo configuras un nuevo prototipo, una nueva solución, que ahí implica el tema de la imaginación y la combinación y que hay muchos ejercicios para desarrollarlos. Esto se trata de práctica.

Y, por último, fíjate como estas tres, todas suenan divertidas, todas suenan divergentes, pero al último nada de eso sirve si no emprendes (Emprendedor), si no aterrizas, si no tienes una energía también convergente.

Cuando hablo de energía divergente es: abrir, buscar, combinar, experimentar, y cuando hablo de convergente es: aterrizar, hacer que suceda, dar resultados. Son dos chips completamente diferentes que de alguna manera podríamos decir son: Baby Boomers y X contra Millenials. Los Baby Boomers y X más convergentes, los Millenials más divergentes, pero la curiosidad de este asunto es que necesitamos de las dos energías para innovar.

En general ¿los mexicanos nos resistimos a cambiar para generar la innovación?

Yo creo que el ser humano en general es inherente, es relacionado totalmente con la innovación, pero al mismo tiempo con la resistencia al cambio. Ésa es nuestra polaridad. Somos innovadores y si no, veamos el mundo en el que estamos actualmente, pero a la vez existe mucha resistencia al cambio. Los mexicanos no somos la excepción.

Yo hice un estudio con cinco mil personas, de las cuatro etapas de "El Kamasutra", y en la que encontré que estamos más débiles los mexicanos es en investigación. Creemos que ser creativos es nada más hacer lluvias de ideas, cuando ser creativo tiene que ver con explorar otros mundos, con leer de otras cosas, con ver qué se está haciendo en otros mercados, y esa parte nos cuesta mucho.

Somos demasiado opinadores precoces, nos queremos ir inmediatamente a las ideas y a la acción, y eso me parece que es algo que podría cambiar.

Por otro lado, nos decimos muy creativos y lo somos, en muchas cosas somos creativos; a veces lo que nos falta es autoestima para creer en esas ideas y por otro lado disciplina para aterrizarlas.

¿Cuáles son los retos más grandes en las empresas a la hora de innovar?

Las empresas más grandes tienen problemas diferentes que las startups, o las que están surgiendo, porque cuando te encuentras con startups tú ves que lo que hay es fuego, hay creatividad, hay entusiasmo, también se logra inversión, a veces hace falta paciencia y otras cosas, pero me parece que ahí la creatividad no es un problema. Todo mundo la está buscando y está en boga.

En las empresas más grandes tienen el asunto de que es más difícil mover un elefante que una pulga, entonces, esas empresas que en su momento fueron startups hace años o generaciones y que fueron creciendo, se van acomodando en el éxito y la comodidad es un enemigo de la creatividad.

Lo que yo busco siempre es que las empresas tienen que seguirle apostando a innovar, tienen que tener proyectos, pilotos. Eso cuesta un poco porque se empieza a dar todo el tema de la rigidez y ese cambio solo se logra, hablando de jerarquías tradicionales de una empresa, si los directivos compran esa idea y no vuelven a la innovación un asunto que es muy común hoy en México: que la innovación es el discurso de enero pero no una agenda.Tiene que ser más una agenda que un discurso, y eso implica tiempo e implica apuesta.

La mayoría de las empresas en México están atoradas en el día a día, en la operación, en el resultado y no han puesto un espacio consciente y con una real prioridad para estar también innovando y creando algo nuevo. Estoy generalizando, no son todas, pero creo que sí hay muchas.

¿Qué le aconsejas a los emprendedores para innovar desde el inicio de su plan de negocio?

Algo que tienes que tener totalmente en mente es que tienes que estar explorando permanentemente a tu cliente. Eso es explorar. Dice un maestro que tuve en Barcelona: "La principal cualidad de un innovador no crean que es la creatividad, antes está la empatía", y la empatía en este sentido es la exploración y reconocer quién es el cliente.

Lo que yo vaya a lanzar es bien importante que esté sensibilizado y que no pierda piso en el sentido de quién es mi cliente, qué va a querer, a quién le estoy resolviendo algo, a quién puedo sorprender. Eso lo vería por un lado.

Y lo otro es: si tú eres pequeño, lo que hace la fuerza es la colectividad, entonces, no te aísles en tu negocio, ten espacios donde puedas convivir con gente de tu misma industria, de otras, porque eso es lo que va a enriquecer muchísimo tu proyecto. ¿Cómo lo puedes hacer? Desde acercarte a una asociación hasta hacerlo con tus propios amigos que andan en el asunto.

La otra es: siempre que experimentes algo, es muy bueno y es muy típico tomar riesgos como emprendedor, (sin embargo), en la medida en que el riesgo sea grande, pilotea más, no te juegues todas tus canicas en una jugada.

Y la otra, que ésa se las diría ya más personal, desde mi propia experiencia: necesitas muchos fracasos pa’ que te pegue algo… y que no debes perder la paciencia ni la pasión, porque pareciera que una de las características para los que decidimos caminar por la libre del emprendimiento es que experimentas y experimentas y eventualmente le pegas, pero la mayoría al primer o segundo fracaso se rinden y en realidad se requieren muchos fracasos para que algo te funcione.