Globant, la empresa que saltó del garage a Wall Street

A un año de haber salido a la Bolsa de Nueva York (NYSE), Martín Migoya, cofundador de la firma argentina Globant, asegura que la clave para el éxito de los emprendedores es alejar la timidez.

Ciudad de México

Es la mañana del 18 de julio de 2014 en el centro de Nueva York. Martín Migoya suda de emoción en su blazer negro mientras hace sonar -junto a sus socios Martín Umaran, Néstor Nocetti  y Guibert Englebienne- la campana que anuncia el inicio de operaciones de la Bolsa de Valores de Nueva York.

Han pasado 13 años desde que Martín perdió prácticamente todos sus ahorros por la crisis económica de Argentina, su país natal. Lo recuerda mientras grita eufórico porque Globant, su empresa, empezó a cotizar en una de las bolsas de valores más grandes del mundo.

La empresa de desarrollo y mantención de software que empezó en el garage de los Migoya, en La Plata, Argentina, ahora se codeaba con firmas como Google, que por cierto es su cliente.

“Fue un momento muy emocionante. Me costó mucho contenerme. Fue el acceso a un nuevo universo, pero era una señal grande y clara de que ahí era donde teníamos que estar porque habíamos hecho lo que habíamos tenido que hacer”, dijo Martín a MILENIO.

La crisis argentina

Globant nació como muchas otras empresas. Por necesidad.

Era 2001 y Argentina atravesaba por una de las peores crisis económicas de las que se tenga registro en América Latina. El incumplimiento de la deuda soberana de ese país y una devaluación del 70 por ciento llevaron a Argentina a una profunda recesión.

Martín, ingeniero electrónico igual que sus socios, la estaba pasando mal económicamente. El poco trabajo que había no era bien pagado. Los ahorros se terminaban. Los empleos se perdían y el talento argentino salía del país buscando oportunidades. Entonces surgió la idea.

“Muchas veces mirando hacia afuera uno encuentra un poco de inspiración. Mirando hacia fuera vimos como hacían otros países para transformar los mercados y dar oportunidades nuevas a los jóvenes. Decidimos empezar algo en América Latina con la visión de proyectarnos a nivel global”, aseguró Martín.

Reunidos en un bar del centro de La Plata, los amigos decidieron fundar una compañía que vendiera servicios profesionales tecnológicos al exterior. El outsourcing era un modelo de negocio que estaba teniendo mucho éxito en países como la India y fue la apuesta de los platenses. Globant nació en 2003.

Visión global

Desde la fundación de Globant, Martín y sus socios tenían muy claro que el éxito de la compañía sería vender sus servicios para toda América Latina, Estados Unidos y Europa.

“Nuestra visión siempre fue salir al mundo. Nuestro objetivo era ser los mejores haciendo lo que hacemos, sabíamos que teníamos muchas cosas que hacer, pero también sabíamos cómo hacerlo”, aseguró Martín.

Esta visión llevó al cuartero a convertirse en la primera empresa latinoamericana de outsourcing que trabajó para Google en 2006. Luego llegó Coca Cola, LinkedIn, National Geographic y otras empresas de ese tamaño.

El crecimiento de la compañía atrajo inversionistas como la incubadora de negocios Endeavor, el grupo de publicidad y relaciones públicas WPP, así como de los fondos de capital Riverwood Capital y FTV Capital.

El emprendimiento que empezó facturando 200 mil dólares al año multiplicaba sus ganancias por mil. Era momento de dar el siguiente paso. Empezaba el camino hacia Wall Street.

El inicio del camino

Globant colocó en el mercado 5.85 millones de acciones a un precio de 10 dólares por papel, pero en su primer día subieron 12.5 por ciento y lograron venderse en 11.25 dólares. Lo recaudado le permitió a la empresa financiar su crecimiento y pagar deudas.

Aunque salir a bolsa podría ser el máximo objetivo de muchas empresas, para Globant fue el comienzo para alcanzar su principal objetivo: ser la mejor compañía de generación de productos de software del mundo.

“Néstor, Martín, Guibert y yo jamás dijimos hasta aquí llegamos, sino aquí empezamos. Lo importante es no ser tímidos. El mundo es global y es para todos los que quieren conquistarlo sin timidez y sin rendirse nunca”, enfatizó Migoya.

Actualmente Globant desarrolla software a la medida de sus clientes en áreas tan diversas como administración de datos, comercio electrónico, videojuegos, cloud computing y  aplicaciones móviles, entre otras.

A un año de haber salido a bolsa,  Martín asegura que “el 18 de julio de 2014 demuestra que sí se puede salir de un garage de América Latina para transformarse en una corporación a nivel global”.