Sin empleo 8 de cada 10 personas con discapacidad

Los jóvenes son parte de los grupos excluidos del mercado laboral, ya que siete de cada 10 jóvenes mexicanos no encuentran un trabajo formal
Martha Erika Alonso inauguró la Segunda Feria de Integración para personas con discapacidad.
Personas con discapacidad. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

En el marco del foro nacional por una Inclusión más Productiva, Thomas Wissing, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba, advirtió que de mantenerse un escenario de exclusión laboral a sectores vulnerables como adultos mayores, discapacitados, jóvenes, mujeres embarazadas o personas con VIH, los costos para el país se elevarán en el corto plazo.

Informó que en México, ocho de cada diez personas con alguna discapacidad carecen de un empleo, por lo que es necesario promover políticas de inserción en el ámbito productivo.

La falta de oportunidades laborales y un salario digno no sólo se concentra en este sector, también las mujeres embarazadas padecen de discriminación al momento de buscar un empleo.

"La maternidad significa la interrupción de una carrera profesional y un salario, y la mayoría de las veces este sector se hace responsable del hogar, eso explica el porqué en México y Puebla existe una tasa de participación laboral de mujeres de 43 por ciento, mientras que ocho de de diez hombres trabajan", dijo en el marco del foro desarrollado en la Universidad de las Américas Puebla.

Añadió que los jóvenes son parte de los grupos excluidos del mercado laboral, ya que siete de cada 10 jóvenes mexicanos no encuentran un trabajo formal, esto se refleja con el crecimiento de los llamados "ninis", jóvenes entre los 15 a 24 años de edad que no estudian ni trabajan y en su mayoría se dedican a la familia.

El integrante de la OIT para México y Cuba, abundó que la falta de oportunidades laborales también la padecen personas con VIH/SIDA e indígenas, por lo que urgió a autoridades, empresarios y a la sociedad en general a poner en marcha acciones de no discriminación y adaptar los centros de trabajo e infraestructura a estos grupos.

"Ayudemos con programas sociales, infraestructura, presupuestos y la responsabilidad de incorporar a todas esas personas a mercados de trabajo, porque esto es lo que llevará a una mejor competitividad y una inclusión plena en el país".