Planchas y estufas, al alza por el Buen Fin

La autoridad no puede evitar que tiendas aparenten descuentos, pues su acción solo puede ser preventiva.

México

Los precios de los hornos de microondas, estufas, lavadoras y planchas, entre otros electrodomésticos, aumentaron hasta casi 30 por ciento, a un día de la cuarta edición del Buen Fin.

De acuerdo con un seguimiento hecho por MILENIO en los últimos tres meses a diferentes precios de enseres que da a conocer la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), se pueden apreciar variaciones, en su mayoría al alza, en los precios mínimos y máximos a los cuales se ofrecen esos productos.

En el caso de los hornos de microondas, se registró que de la segunda semana de agosto a igual periodo de noviembre aumentaron entre 4 y 25.3 por ciento algunos productos tomados como muestra por la dependencia federal.

Los datos de la Profeco revelan que en el caso de las lavadoras, en el periodo de referencia se pueden observan aumentos que van de 2 a 26.5 por ciento, según características y marcas.

Respecto a las estufas, se notan aumentos de entre 1 y 17.8 por ciento, mientras que en el caso de las planchas se observan alzas de 6 a 16 por ciento.

Entre los productos que rastrea la Profeco hay licuadoras, extractores de jugos, cafeteras, sandwicheras, tostadores de pan, que también registran variaciones en los precios, aunque en menor medida.

Algunos precios se han mantenido estables, un ejemplo son los refrigeradores, pues en algunos casos se registran ligeros decrementos.

A decir de Ricardo Navarro, presidente de la Cámara de Comercio (Canaco) de la Ciudad de México, no se registran aumentos en los precios durante el Buen Fin,

El líder empresarial dijo que en ese evento la gente que compra lo hace pensando fundamentalmente en adquirir bienes de consumo, las cuales son personas que "saben perfectamente bien cuánto vale lo que ellos quieren. El precio normal lo tienen y lo que buscan es uno más bajo, y no van a comprar ese artículo si no lo encuentran a un costo menor".

Agregó que es difícil engañar al consumidor, porque la gente siempre tiende a defender su ingreso; "el año pasado en el Distrito Federal solo se registraron cuatro quejas ante la Profeco por el Buen Fin".

La titular de la Profeco, Lorena Martínez Rodríguez, dijo que las labores que realiza la dependencia en el Buen Fin solo pueden ser preventivas para evitar engaños, puesto que los precios se rigen mediante la oferta y la demanda, por lo cual solo pueden intervenir cuando hay información engañosa.

Según los estudios de consumo, en las ediciones pasadas del Buen Fin los artículos electrónicos y electrodomésticos representaron 29.3 por ciento de lo comercializado, solo después de ropa y calzado, que representa 42.6 por ciento.

En la presentación del Buen Fin 2014, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirmó que una prueba de que los descuentos son reales, es que si se comparan las quejas con el número de transacciones, las primeras son casi nulas.

Mueblerías descalificadas

La Profeco clausuró y multó en los últimos 12 meses a 30 mueblerías en todo el país, por irregularidades y engaños a sus clientes; algunos de estos establecimientos no figuran en la lista de las 87 empresas que participarán en el Buen Fin.

Las tiendas con irregularidades, registradas en quejas ante la Profeco, son: D'Europe Muebles, Ingenia Muebles, Famsa, Puente Viejo, Intermobel, Muebles Inventio y Elektra del Milenio, entre otras. Han sido 30 marcas, pero las filiales sancionadas han sido muchas más.

Fueron acusadas de no entregar la mercancía en el plazo estipulado, no informar sobre los montos totales a pagar o no respetar ofertas y promociones que anuncian, entre otras anomalías.

En el caso de Ingenia Muebles, ha sido multada con 3.5 millones de pesos por no entregar el producto en el plazo establecido.

Según un registro de la Profeco, entregado a MILENIO, las tiendas D'Europe Muebles fueron objeto de mil 341 quejas el año pasado y hasta septiembre del presente.

Del total de reclamaciones a esa tienda este año, 34 por ciento fue por no entregar el producto o servicio; 18 por ciento por negarse a cambiar o devolver algún mueble y 16 por ciento por incumplir plazo de entrega.

Con información de Francisco Mejía.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]