• Regístrate
Estás leyendo: El uso de la tecnología para el bienestar común
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 12:04 Hoy

El uso de la tecnología para el bienestar común

A los 13 años emprendió el primer proyecto científico: evaluar diferentes venenos de animales para curar el cáncer. Hoy, a los 21, espera la primera patente derivada de su inquietud juvenil.


Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Demetrio Agustín Rodríguez Fajardo, es un joven tapatío que actualmente estudia la carrera de medicina, tiene 21 años y se define como inquieto, observador y amante de la tecnología. Al verlo, uno pensaría que apenas empieza a mostrar esa inquietud y don de observación. Sin embargo, Demetrio lleva ya una larga carrera como investigador en el ámbito de la ciencia.

Cuando tenía 13 años, cuenta, empezó a desarrollar su primer proyecto científico.

“Evaluaba venenos animales buscando una cura para algún tipo de cáncer”. Víboras, arañas, alacranes eran los compañeros en esta aventura, que no acababa de convencer a los adultos serios que trabajaban en importantes y eficientes laboratorios, a dónde acudía el adolescente en busca de apoyo, para analizar y hacer crecer las proteínas”.

Finalmente, Demetrio encontró al investigador que creyó en su idea. Después de seis años, el proyecto se transformo en “objeto de patente y merecedor de dos premios: uno de ellos otorgado por la OEA y el otro por la Asociación Norteamericana de Científicos”. Demetrio siguió trabajando con venenos, esta vez para crear un modelo de evaluación para el mal del Parkinson.

TE RECOMENDAMOS: Rutas de vinculación real

Actualmente inició un nuevo proyecto que involucra a una especie de ciempiés capaz de florar. Estudia “cómo aplicar esta cualidad en la electrónica, en proyectos de luminiscencia comercial e, incluso, en el marcaje de algunos tejidos para identificar estructuras malignas”.

Si bien Demetrio decidió estudiar medicina, confiesa ser un apasionado de la tecnología. Pasión que inició en la preparatoria, donde tomó un curso de “tecnología en control automático en instrumentación, y construyó una incubadora”. Los últimos 3 meses, ha participando en un proceso para ir a Helsinki a desarrollar una aplicación que mejorará el aprendizaje de la propedéutica médica. Proyecto con el que va a participar en un Hackathon en el país finlandés.

El joven científico, quien ha recorrido el camino del emprendimiento “por su cuenta, buscando laboratorios donde trabajar, conectándose con doctores y ampliando sus redes de apoyo”, asegura que lo más importante para emprender es creer en tus ideas. “Siempre te van a criticar, asegura, pero las críticas son como células cancerígenas, uno puede luchar contra ellas para vencerlas, o dejarse invadir”.

Para Demetrio la tecnología “avanza vertiginosamente y debemos trabajar juntos para que sea utilizada para el bienestar común”.

REPL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.