• Regístrate
Estás leyendo: El turismo, prioridad para los ibéricos
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 17:25 Hoy

El turismo, prioridad para los ibéricos

Riqueza cultural, natural y gastronómica han llevado a España a ser considerado por el Foro Mundial como el país más atractivo del mundo para invertir en turismo.

Publicidad
Publicidad

El turismo es, hoy por hoy, el motor económico de España. Y lo es tras haberse convertido por méritos propios en una industria innovadora, tras haber resistido una grave crisis económica, y gracias a unas incomparables condiciones naturales que atraen cada año a más de 60 millones de turistas de todo el mundo (en 2015, 68 millones).

En España, el turismo representa 10.9% del Producto Interior Bruto, más de 12% del empleo es directamente generado por esta actividad y, además, al ser un sector transversal, tiene efectos de arrastre positivos sobre el resto de los sectores económicos.

La importancia del sector turístico español se muestra también en la Balanza de Pagos que se ha saldado, en 2015, con un superávit de 34,947 millones de euros tras haber superado en la rúbrica de ingresos los 50,000 millones de euros por primera vez en la historia de España.

Pocas industrias pueden manejar cifras parecidas. Esta actividad es estratégica, prioritaria, fuente de riqueza, empleo y optimismo en nuestro país. Según la propia Organización Mundial del Turismo, España es el país con el mejor balance turístico del mundo.

El atractivo de nuestro país para alcanzar esta increíble cuota del turismo mundial radica en nuestra riqueza cultural, natural y paisajística, en nuestra rica gastronomía, nuestra enorme oferta de ocio y de experiencias y el carisma de nuestra gente.

Nuestro amor por la vida, nuestro clima y la seguridad de nuestras ciudades son también atributos que atraen a España a millones de viajeros, atributos que hace un año fueron reconocidos por el Foro Mundial señalándonos como el país más competitivo del mundo en turismo y el más atractivo para invertir.

La consecuencia de la enorme aportación de esta actividad a la economía es que el turismo se ha convertido en los últimos años en una prioridad política para el Gobierno de España.

Esta visión prioritaria hacia el sector es la que marca el nacimiento del Plan Nacional e Integral de Turismo en 2012, cuyas medidas se dieron a partir de las sugerencias tanto de las autonomías como de los agentes turísticos. La aplicación de dichas acciones ha tenido como consecuencia una etapa histórica y extraordinaria.

El gobierno consideró que había llegado el momento de apostar por nuestra diversidad y enseñar al mundo la España interior, la gastronómica, nuestras ciudades –jalonadas de historia y cultura-, nuestro extraordinario y diverso paisaje y naturaleza, y un casi infinito listado de atributos que nuestro territorio ofrece al turista.

Había llegado el momento de apostar por productos más rentables, como el turismo de salud, con capacidad para atraer a visitantes con alto poder adquisitivo, o el turismo de compras, para cuyo fomento el gobierno preparó un plan específico que contenía desde ayudas a comercios hasta mejoras en la devolución del IVA a turistas o novedades en la concesión de visados.

Pero también tuvimos que afrontar los cambios que han surgido tras la irrupción del nuevo turista digital. Las empresas turísticas españolas supieron ver el abanico de posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y la innovación al desarrollo de nuestros destinos, y con la colaboración del propio Gobierno de España, se han generado una serie de Destinos Turísticos Inteligentes.

Se trata de destinos consolidados sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitante con el entorno, a la vez que mejora la calidad de vida del residente.

El resultado de todo ello es que la percepción que de nuestro país tienen en todo el mundo es una España como un destino líder con proyección internacional que permite fomentar la exportación de nuestro know-how, la innovación de nuestro conocimiento y de la tecnología desarrollada por las empresas turísticas.

En esta labor de internacionalización, nuestro país trabaja mano a mano con México por el intercambio de nuestros respectivos conocimientos adquiridos, con el firme objetivo de proyectar la competitividad del sector turístico con la experiencia de ambos países.

En definitiva, España se asocia en el exterior con un país auténtico, pasional que aúna diversas virtudes: las de un país eficaz, competitivo, deseable para invertir, al tiempo que cálido y agradable para vivir.

Nuestra labor desde el Gobierno se ha basado en construir un sector líder y competitivo. Pero para seguir en la misma senda de éxito, será necesario continuar creando un ambiente óptimo para el desempeño de la actividad turística; un marco estable para la inversión que garantice las reglas del juego y potencie el emprendimiento y la atracción de jóvenes innovadores a este sector. Solo así podremos consolidarnos como uno de los mejores destinos del mundo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.