• Regístrate
Estás leyendo: El inesperado 2016
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 07:56 Hoy

El inesperado 2016

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos fueron el evento más relevante de este año, por su impacto en la economía mundial, en especial de México.


Publicidad
Publicidad

Fernando Franco

En 120 horas termina 2016, un año que se ha caracterizado por eventos inesperados en el ámbito financiero, económico y de negocios que marcaron la historia de México y del resto del mundo.

En el plano internacional, durante los primeros días de diciembre, Matteo Renzi, primer ministro de Italia, hizo oficial su salida del gobierno luego de que los italianos rechazaron la reforma constitucional promovida por el líder del partido democrático.

El 25 de noviembre, el mundo se sorprendió con el deceso del expresidente de Cuba, Fidel Castro, mientras que el 8 de ese mismo mes se llevó a cabo el acontecimiento más esperado y, según analistas, más importante del año: las elecciones presidenciales de Estados Unidos (EU), en las cuales, inesperadamente, Donald Trump salió vencedor.

Este resultado cobra especial importancia para México, dada la relación comercial que existe entre ambas naciones. De cada 10 dólares que entran a nuestro país por concepto de exportaciones, ocho provienen de la economía más poderosa del mundo. Este intercambio comercial podría verse amenazado si el presidente electo de EU cumple sus promesas de campaña de revisar o, en el peor de los escenarios, salir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Eso sin contar los riesgos latentes en materia migratoria y los relacionados con la construcción del muro en la frontera que, reiteradamente, el magnate inmobiliario ha dicho que pagará el gobierno mexicano.

TE RECOMENDAMOS: 5 hechos que cimbraron la economía mundial en 2016

En agosto destacó la aprobación del Senado de Brasil para destituir a Dilma Rousseff como presidenta del gigante latinoamericano, por presuntas faltas a su cargo y al proceso que la llevó a este.

Del otro lado del Atlántico, en junio, la aprobación de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el llamado Brexit, también sacudió a los mercados financieros globales.


¿Y en México?

Nuestro país no se quedó atrás en acontecimientos inesperados. El 1 de diciembre, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, sorprendió con su renuncia al banco central. Esta se hará efectiva a partir de julio de 2017 para incorporase al llamado “banco de bancos”, el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

Y si hablamos de renuncias, tres meses antes, en septiembre, Luis Videgaray solicitó su destitución como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), justo unos días antes de iniciar la discusión del paquete económico 2017 y una semana después de la polémica visita de Donald Trump a México.

En México estas noticias se dieron en un contexto particularmente adverso: presiones inflacionarias, depreciación del tipo de cambio, que hasta el 8 de diciembre acumuló una devaluación de 18.3%; aumento en la deuda pública, la cual representa casi 50% del Producto Interno Bruto (PIB), y la caída de los precios del petróleo.


Esta racha negativa de los petroprecios llevó al gobierno federal a contratar, una vez más, una cobertura petrolera para blindar las finanzas públicas de este año. En 2015 adquirió este “salvavidas petrolero”, con un costo de 1,090 millones de dólares (mdd). Y los resultados fueron exitosos, pues en diciembre pasado la Secretaría de Hacienda informó que recibió por este seguro 2,650 mdd para aplicar al presupuesto 2016.

Ahora bien, en agosto pasado, la Secretaría de Hacienda dio a conocer la contratación de las coberturas para 2017, donde se fijó un precio promedio de 42 dólares por barril de petróleo.

TE RECOMENDAMOS: Meade prevé alza a gasolinas en enero

Desde 2002, la Federación acude a este mecanismo para proteger las arcas públicas; sin embargo, solo en tres ocasiones la ha hecho efectiva: 2009, 2015 y 2016.


Negocios redondos

En el mundo de los negocios destacó la compra de Time Warner por parte de AT&T, por 85,000 mdd, además de la adquisición de la firma estadounidense de semillas Monsanto por parte del fabricante alemán de medicamentos Bayer, por cerca de 66,000 mdd.

En México sobresalió la licitación de la Ronda 1.4, en la cual se adjudicaron 8 de los 10 campos licitados. De las empresas ganadoras, 37.5% es de una asiática, una cifra igual es de origen europeo y 25%, de América del Norte.

En esta etapa también se licitó el campo Trión, considerado la joya de la corona petrolera. Este proceso lo ganó la australiana BHP Billiton, que será el primer socio estratégico en proyectos de aguas profundas de Pemex.

De acuerdo con la Secretaría de Energía, esta ronda generará inversiones por 41,000 millones de dólares a largo plazo y creará 450,000 empleos directos e indirectos.

Estos son algunos de los acontecimientos más relevantes del año.


¿Para los analistas qué fue lo más importante de 2016?

Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Monex

El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EU fue uno de los acontecimientos más importantes a nivel mundial durante el año, con un impacto especial para México. Existen varias implicaciones que todavía no están claras. Lo que es un hecho es que este fenómeno ya empezó a repercutir en el país con el incremento de las tasas de interés y una mayor depreciación del tipo de cambio.

Sin embargo, hay que tomarlo con cautela, en los siguientes días podríamos ver cosas y escuchar comentarios que distorsionen la realidad. De su campaña al 8 de noviembre que resultó vencedor en la contienda electoral, las declaraciones del presidente electo de EU se han ido moderando, tampoco van a girar 180 grados, pero es probable que veamos diferencias entre el Trump que dijo y el Trump que hizo.


José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic)

El suceso más relevante para México y el resto del mundo en 2016 fue el triunfo de Donald Trump en las elecciones de EU. Su llegada a la Casa Blanca representa un riesgo en dos directrices: comercial y migratoria. En la primera están sus amenazas de cambiar o, en el peor de los escenarios, dejar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con lo que rompería los esquemas de los últimos 20 años y, por ende, flagelaría el crecimiento económico.

Además, está su intención de salir del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por su siglas en inglés), donde también está México. En la parte migratoria, está latente su idea de expulsar a connacionales de EU, que implicaría un crecimiento del desempleo y una caída de las remesas que llegan de ese país.


TE RECOMENDAMOS: México se alista para ataque contra el TLCAN


Félix Boni, director de Análisis de HR Ratings

El 2016 fue de turbulencia para México, con una importante depreciación del peso, alzas en las tasas de interés, repunte inflacionario, ritmo de crecimiento decreciente y preocupación respecto al incremento en la deuda del sector público. Por otro lado, el sector servicios tuvo un desempeño positivo impulsado por una fuerte expansión en el crédito bancario y la generación de empleos. Al final del año el resultado de las elecciones estadounidenses provocó la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones comerciales con ese país y el esperado repunte en las exportaciones manufactureras y la Inversión Extranjera Directa.

Para México, 2017 será un año de riesgo. La política fiscal expansionista para EU normalmente resultaría en una mayor demanda y crecimiento para México; sin embargo, los posibles cambios en la relación comercial reducirían el efecto positivo.


Gabriela Siller, economista en Jefe de Banco Base

Retrabajo, juntas de emergencia y cambios en la planeación para el 2017, es el común denominador de las empresas en México después del triunfo de Donald Trump, el cual, probablemente, fue el evento más importante de 2016, por su relevancia en el corto y largo plazo para la economía global. Trump ha dicho que realizará un fuerte gasto en infraestructura, que deportará a los inmigrantes ilegales y que renegociará los acuerdos comerciales existentes antes de imponer restricciones.

Ante esto, existen posibles escenarios para México. Uno de ellos es que Trump imponga un arancel de 35% a los artículos importados desde México y que regrese a una parte de los indocumentados. Lo anterior tiene como resultado la caída de 11% en las exportaciones mexicanas y, por tanto, una caída de la economía de 2.9%.


Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex

Uno de los sucesos más importantes de 2016 fue la depreciación que registró el peso frente al dólar. La moneda mexicana ha sido la peor inversión de un grupo de monedas emergentes en lo que va de 2016 y a partir de junio de 2014, cuando empezó el ciclo de apreciación del dólar. Para el inversionista extranjero, basado en dólares americanos, al invertir en monedas emergentes y ganar la tasa de interés local, el peso mexicano ha sido la peor inversión con las mayores pérdidas en lo que va del año.

Se ha tratado de explicar el mal rendimiento de este año, como el resultado de una compensación de mejores rendimientos en años anteriores, pero si analizamos desde que comenzó el ciclo de apreciación del dólar estadounidense a finales de junio de 2014, la conclusión es la misma: el peso mexicano está también al final de la tabla.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.