Sin efecto este año, los cambios estructurales

El secretario de Hacienda señaló que si bien el impacto de las reformas en la economía no será inmediato, éstas modificarán las condiciones para el desempeño del país en los próximos años.
Aspecto del foro económico de Bloomberg.
Aspecto del foro económico de Bloomberg. (Daniel Cruz)

México

Las reformas estructurales no tendrán un efecto positivo en el producto interno bruto (PIB) este año; además, los nuevos impuestos afectarán el dinamismo de la economía, aunque pese a este escenario el gobierno mantiene en 3.9 por ciento su estimado de crecimiento.

En el foro económico de Bloomberg, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, señaló que si bien el impacto de las reformas en la economía no será inmediato, éstas modificarán las condiciones para el desempeño del país en los próximos años, incluso en las próximas décadas, para alcanzar una tasa de crecimiento económico sostenido en niveles de 5 por ciento.

Sin embargo, las medidas de carácter tributario que entraron en vigor en enero pasado están generando cierta pérdida de dinamismo en algunos componentes de la demanda agregada, particularmente en el consumo privado, reconoció Videgaray.

No obstante, ante esta situación, el secretario señaló que el gobierno federal está utilizando los instrumentos de política pública para estimular la demanda agregada, por lo que, de manera transitoria, México ha incurrido en un déficit fiscal para permitir, a partir del gasto público y de un ejercicio oportuno de éste, compensar la debilidad de los otros componentes de la demanda.

En este sentido, el funcionario de Hacienda explicó que el gasto público se está ejecutando con oportunidad, ya que en enero se ejerció 19.9 por ciento más en términos reales que el monto del mismo mes de 2013, y en febrero también se ha incrementado el gasto público, pues para un mayor estímulo es necesario ejercer el gasto en la primera mitad del año.

Sobre las perspectivas de crecimiento económico para 2014, Videgaray explicó que no hay elementos suficientes para modificar su estimación, ya que aún no termina el primer trimestre del año, por lo que hacer algún cambio sería prematuro.

Así, dijo que es necesario conocer las cifras de la primera parte de 2014, aunque advirtió que algunas de los datos que se han publicado son alentadores, pero otros no.

Videgaray espera en el corto plazo una recuperación gradual del ritmo de crecimiento de la demanda agregada; dentro de ésta, un componente importante es la demanda externa, para la cual el gobierno se muestra optimista ante un mejor desempeño económico en Estados Unidos, el cual en los primeros meses del año estuvo afectado por factores climáticos.

De esta manera, destacó que la recuperación de la economía de EU, particularmente de la producción industrial, es un signo alentador, en virtud de que gran parte de las exportaciones se destina a ese país.

Al ser cuestionado sobre el problema del empleo informal Videgaray reconoció que esto es una decisión económica, no una preferencia, y la toma el individuo o la empresa porque es el incentivo que genera el entorno económico; no obstante, el cambio en el régimen fiscal es un viraje en la mezcla de esos incentivos, pues éstos son algunos de los factores que explican la baja productividad de la economía mexicana.

Por último, Hacienda señaló que la volatilidad que ha presentado el tipo de cambio se deriva de la política monetaria aplicada en EU, en la cual el retiro de los estímulos económicos genera mayores altibajos de las monedas, especialmente en las de mercados emergentes; sin embargo, el peso ha mostrado mayor fortaleza que otras divisas.