El efecto del Mundial, mediático, no financiero

Sus resultados no significan auge ni crisis económica; las cifras de los tres últimos países sedes de la copa lo demuestran, dicen especialistas.
La marca de joyas H.Stern realiza una relectura de las piezas creadas por la casa en la década de los años 50 y crea un joya homenaje al Maracaná, legendario estadio escenario de la final del Mundial de 1950.
Por su relevancia económica, diversas fuentes periodísticas ubican al torneo de futbol mundialista en tercer lugar, después del Super Bowl y los Juegos Olímpicos. (shutterstock.com)

México

Si bien los mundiales de futbol aportan beneficios a diversos sectores, los efectos son más mediáticos que financieros, cuyos resultados no significan ni auge ni crisis económica; las cifras de Alemania, Sudáfrica y Brasil, los tres últimos países sede de la justa deportiva, lo demuestran, señalan especialistas.

De acuerdo con datos del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), este año Brasil registrará un crecimiento económico de 1.8 por ciento, por debajo de la cifra de 2013 (2.3 por ciento) y muy lejos del 7.5 por ciento de 2010.

Al respecto, Eduardo Ávila, subdirector de análisis económico de Grupo Financiero Monex, señaló que en Brasil se estima que el Mundial de futbol dejará una derrama de 3 mil millones de dólares, esta cifra es insignificante para mover la economía de ese país sudamericano; “es más un efecto mediático que financiero”, indicó.

En 2010, cuando la Copa del Mundo se realizó en Sudáfrica, el crecimiento económico de ese país fue de 3.1 por ciento. Si bien ese resultado contrasta con la caída de 1.5 por ciento que tuvo el año anterior, el repunte obedeció a una recuperación generalizada en la economía mundial, luego de la crisis que inició a finales de 2008 y que se profundizó en 2009.

En Alemania, por su parte, de 2000 a la fecha, el mayor incremento del producto interno bruto (PIB) se registró en 2006 (3.7 por ciento), año en el que el Mundial de futbol se realizó en ese país. Si bien es evidente el desempeño de la economía en el año mundialista, analistas económicos no lo atribuyen al efecto del evento deportivo.

El desempeño que tuvo la economía de Alemania en 2006 obedeció a un impulso interno, pero también externo. El gasto al interior de ese país tuvo un crecimiento importante, de 1.8 por ciento, y el comercio exterior siguió teniendo un impacto significativo, dada la permanente demanda extranjera de productos y servicios, lo que favoreció que las exportaciones crecieran 14 por ciento, según datos de la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania.

Como se aprecia, la economía en su conjunto no refleja un impacto directo, pero dentro de los sectores que se ven más favorecidos y cuyo efecto suele ser más duradero se encuentra el de infraestructura.

Carlos Ponce, director de análisis y estrategia de Grupo Financiero Ve por Más, indicó que con los eventos deportivos algunos sectores y empresas locales, principalmente de infraestructura, pueden verse beneficiados, pero eso depende de la condición del país organizador; no obstante, considera que si bien hay un beneficio, el efecto se diluye de forma gradual.

Según Euroamericas Sport Marketing, Alemania gastó en estadios 2 mil 200 millones de dólares, mientras que Sudáfrica desembolsó 2 mil millones y en Brasil los 12 recintos construidos ascendieron a 6 mil 700 millones de dólares; no obstante, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo que para el Mundial de futbol se han invertido poco más de 21 mil millones de dólares en las instalaciones.

Si bien se observa que el menor gasto lo realizó Alemania, la política de infraestructura es diferente en cada país, pues ello depende del nivel económico de cada nación.

En Alemania, por ejemplo, la participación de la empresa cementera  mexicana Cemex registró en el primer trimestre de 2014 un aumento de 30 por ciento en sus volúmenes de cemento gris, con relación al mismo periodo de 2013, gracias a que el sector residencial sigue siendo el principal impulsor de la demanda de sus productos, apoyado por bajas tasas hipotecarias y de desempleo, así como por sueldos y salarios más altos; pero sin estar directamente ligada a la infraestructura futbolística. En Brasil los volúmenes se incrementaron escasamente, originados por la débil demanda, informó Cemex.

Resultados

El FMI considera que la economía de Brasil seguirá avanzando a un ritmo lento, pues la actividad se ve reprimida por las restricciones de la oferta interna, sobre todo en infraestructura, y también porque la inversión privada sigue reflejando un débil crecimiento, originado por la pérdida de competitividad y por el bajo nivel de confianza de las empresas.

Por su relevancia económica, diversas fuentes periodísticas ubican al torneo de futbol mundialista en tercer lugar, después del Super Bowl y los Juegos Olímpicos, en la tabla de eventos deportivos con mayores ganancias por derechos de transmisión y contenidos publicitarios, revelan estudios de The CIU.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]