Suiza conserva la corona económica

Por sexto año consecutivo, Suiza mantuvo la corona como la economía más competitiva del mundo, según la clasificación de un destacado think tank.
Seis países europeos se encuentran entre los primeros diez lugares del listado del World Economic Forum.
Seis países europeos se encuentran entre los primeros diez lugares del listado del World Economic Forum. (Arnd Wiegmann/Reuters)

Las economías occidentales continúan dominando la lista anual de las economías más competitivas delineadas por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés); y seis países europeos se encuentran entre los primeros 10.

Pero las clasificaciones dentro de la eurozona todavía son muy desiguales y la WEF afirma que "mientras la división entre el norte altamente competitivo y el débil sur y este permanece, ahora se puede observar una nueva perspectiva de la competitividad europea que se divide entre los países que implementan reformas y los que no".

El WEF define a la competitividad como "una serie de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país", y las clasificaciones se basan en una serie de factores como la educación universitaria, la infraestructura y la innovación.

Portugal brincó 15 lugares en la clasificación para ubicarse en el lugar 36, y la WEF afirma que el "ambicioso programa de reformas que adoptó el país parece estar dando buenos resultados...más notablemente en las áreas relacionadas con el mercado de bienes".

En contraste, Francia e Italia apenas se movieron de lugar en la clasificación, ubicándose en el lugar 23 y en el 49 respectivamente, y reciben críticas por "no haberse comprometido completamente" con las reformas.

El Reino Unido subió un lugar y se ubicó en el noveno lugar, gracias al programa de reducción de déficit y a las mejoras en el mercado laboral, pero el WEF advierte que el acceso a préstamos, en dónde el Reino Unido se ubica en el lugar 82 de las 144 economías, es el "factor más problemático para hacer negocios en el país".

Los préstamos a negocios no financieros en el Reino Unido se han desplomado desde la crisis financiera, y particularmente, las empresas medianas y pequeñas son las más afectadas a pesar de un cambio de políticas para animar a los bancos a otorgar mayores préstamos.

George Osborne, canciller del Reino Unido, dijo que el informe del WEF era una evidencia más de que las políticas gubernamentales estaban logrando una economía más competitiva, agregando que "el vínculo directo que el WEF planteó sobre nuestra política fiscal y nuestra capacidad como país para atraer negocios y crear empleos es convincente".

Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del WEF, dijo que los legisladores no deberían de dar por sentada la salud de la recuperación de la economía mundial.

"La tensa situación geopolítica mundial, el aumento de la desigualdad de los ingresos, y el endurecimiento potencial de las condiciones financieras podrían poner en riesgo a la todavía incierta recuperación y llamó a que se realicen reformas estructurales para asegurar un crecimiento más inclusivo y sustentable", dijo.

Muchos de los países emergentes más grandes del mundo, incluidos Sudáfrica, Brasil, India y México, cayeron en la clasificación.

China, a pesar de que este año se prepara para superar a Estados Unidos como la mayor economía del mundo, solamente llegó al lugar 28 de la lista, y el WEF critica su preparación tecnológica y la relativa fragilidad de su industria bancaria.