Por reformas y política fiscal, “México crecerá”

S&P dice que si el gobierno de Peña Nieto es efectivo y rápido en la implementación de los cambios, puede subir las calificaciones del país.
El precio del crudo sigue siendo rentable, pues el costo de producción es de 25 dólares promedio.
El precio del crudo sigue siendo rentable, pues el costo de producción es de 25 dólares promedio. (Claudia Guadarrama)

México

Para Standard and Poor's, las acusaciones de corrupción, las preocupaciones en torno a la inseguridad y la baja en los precios del petróleo son retos para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero no bastan para que la firma calificadora modifique su perspectiva sobre la economía mexicana y pronostica crecimientos los próximos tres años.

En un comunicado, S&P afirmó que "la desaparición y muerte de 43 estudiantes en la ciudad de Iguala (...) subraya los significativos desafíos que plantea el control de la violencia relacionada con el narcotráfico en México".

Aunque la calificadora dice que la violencia criminal no es algo nuevo en el país, lo sucedido en Iguala generó "cuestionamientos sobre la capacidad del gobierno para lidiar con este tema crítico".

Sin embargo, S&P descarta un impacto mayor que la violencia pudiera tener sobre la economía, pues las reformas relevantes ya se aprobaron.

"En nuestra opinión, la menor popularidad del gobierno derivada de esto podría afectar marginalmente su capacidad para implementar su agenda de política económica, pero dado que la mayoría de las reformas importantes ya se aprobaron, no esperamos que su efecto se vuelva crítico. Consideramos que el gobierno seguirá comprometido con políticas macroeconómicas prudentes", señaló la agencia calificadora.

No obstante, es de recordar que el Banco de México (Banxico) en su último anuncio de política monetaria, en el que decidió mantener sin cambio la tasa de interés de referencia en 3 por ciento, señaló que dado el menor dinamismo que recientemente ha presentado la actividad económica mundial y nacional, así como los recientes acontecimientos sociales internos, considera que el balance de riesgos para la economía se ha deteriorado.

Referente al petróleo, S&P no espera que la baja en el precio del hidrocarburo frene la inversión en las primeras licitaciones que se esperan en 2015, ya que todas ellas se relacionan con la explotación convencional de campos petroleros actualmente en operación por Petróleos Mexicanos (Pemex).

"El costo promedio de producción de Pemex es de entre 22 y 25 dólares por barril y, por consiguiente, estas inversiones siguen siendo rentables incluso con precios del petróleo cerca de 55 dólares. Las operaciones no convencionales, cuyas licitaciones se supone que se anunciarán no antes de 2016, podrían estar en riesgo si persisten los actuales precios bajos del petróleo", explicó.

En este contexto, S&P detalló que las calificaciones de México reflejan su historial de políticas fiscales y monetarias cautelosas que han contribuido a que el país mantenga bajos niveles de déficits gubernamentales e inflación, así como moderados niveles de deuda fiscal y externa.

Al tercer trimestre de 2014, la deuda neta del sector público federal sumó 6.4 billones de pesos, que representa 37.5 por ciento del producto interno bruto (PIB), cifra superior a los 5.9 billones registrados al 31 de diciembre de 2013, cuando representó 35.5 por ciento del PIB, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

En tanto, la inflación en noviembre pasado se ubicó en 4.17 por ciento, por arriba del rango máximo establecido por el Banxico (3 por ciento, más/menos 1 por ciento). Si bien el organismo central estima que el nivel de precios se reducirá considerablemente a principios de 2015, considera que la reciente depreciación del peso representaría un riesgo para el alza de la inflación.

Además, "México ha logrado combinar una creciente tradición de políticas macroeconómicas prudentes con un ambicioso conjunto de reformas que buscan impulsar las perspectivas de crecimiento del país y reforzar su flexibilidad fiscal", señaló S&P.

En este sentido, la calificadora considera que la reforma fiscal busca contener la dependencia del gobierno de los ingresos petroleros en un periodo de cuatro años mediante el incremento de la participación de los ingresos no petroleros en un estimado 2.8 por ciento del PIB, mientras que la aprobación de la reforma energética debe impulsar las perspectivas de crecimiento de México y su flexibilidad fiscal en el mediano plazo.

Por último S&P señaló que subiría las calificaciones de México si una implementación efectiva de estas reformas recientes, más rápida que lo esperado, fortalece rápidamente el crecimiento y el perfil fiscal de México, al mismo tiempo que mantiene las vulnerabilidades externas bajo control. Por el contrario, no lograr la implementación efectiva de las reformas en los próximos años contribuiría a un bajo crecimiento y al debilitamiento de la confianza de los inversionistas.

EL MEJOR DÍA DE LA BMV

El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores tuvo su mejor jornada en tres años, al ganar 3.9 por ciento respecto del cierre del día anterior, en que también observó un avance positivo tras días de volatilidad.

La postura de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) emitida el miércoles, de no analizar incrementos en su tasa de interés antes del primer trimestre de 2015 mantuvo el impulso a los mercados.

El IPC observó un crecimiento de 3.59 por ciento, para llegar a 42 mil 475 puntos, lo que constituyó el mayor avance en un día desde el 11 de agosto de 2011.

Todas las acciones del IPC registraron alzas pero algunos papeles que destacaron. Controladora Comercial Mexicana tuvo un crecimiento de 8.7 por ciento, al cerrar en 49.89 pesos; Industrias Peñoles ganó 7.6 y cerró en 273.82 pesos; Femsa se cotizó en 128.59 pesos, para un avance de 3.33 por ciento respecto del día anterior, y América Móvil ganó 2.78 por ciento, al cotizarse en 15.91 pesos.

Según la firma de investigación Signum Research, el impulso bursátil refleja la "paciencia" de la Fed "para dar inicio a la normalización en su política monetaria". Asimismo, reporta que el índice BNV FIBRAS creció 2 por ciento, un avance no observado desde el recorte de la tasa de referencia por parte del Banco de México.