La economía de California se enfila hacia la recuperación

Apenas hace seis años el estado pagaba sus facturas con pagarés, ahora el gobernador propuso un gasto récord de 115 mil mdd.
El mandatario estatal Jerry Brow.
El mandatario estatal Jerry Brow. (John G. Mablango/EFE)

San Francisco

Hace seis años California pagaba sus facturas con pagarés y enfrentaba un enorme déficit presupuestal. Actualmente los ingresos van en aumento y su gobernador propuso un gasto récord de 115 mil millones de dólares, ya que la economía del estado dorado logró una gran recuperación.

“El estado definitivamente se encuentra en una recuperación a solo unos años de que estaba inmerso en números rojos”, dijo Jerry Brown, quien el año pasado resultó electo para un cuarto periodo, algo sin precedentes, lo que lo convierte en el gobernador de California con más tiempo en el cargo.

“Las finanzas de California se estabilizaron. Equilibramos nuestro presupuesto. Y solo desde enero, varios miles de millones de dólares ingresaron a las arcas del estado”, agregó Brown.

El camino hacia la recuperación para la entidad más poblada de Estados Unidos se pavimentó por la afluencia de ingresos fiscales, gracias a un impuesto para los ricos que Brown respaldó en 2012 y a los años de reducción de los gastos.

Un déficit que creció a casi 60 mil mdd bajo el predecesor de Brown, Arnold Schwarzenegger, en 2010, dio paso a un superávit. Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch mejoraron la calificación de crédito del estado el año pasado.

Brown mantuvo un estricto control sobre las finanzas, lo que llevó a las críticas de algunas personas de su propio partido, el Demócrata, de que no hacía lo suficiente para ayudar a los que quedaron abandonados por los recortes en los servicios sociales durante la era de la recesión y el surgimiento de la riqueza de California.

La revisión del presupuesto de esta semana, que se ubicó 2 mil mdd superior a la propuesta de Brown en enero, refleja el acto de equilibrio del gobernador, con una línea prudente hacia el gasto mientras que al mismo tiempo también estableció un crédito fiscal de 380 mdd para las familias más pobres del estado.

“Incluso los republicanos, que están muy en desacuerdo con él en la cuestión de impuestos, le dan crédito por la forma como controló el gasto. Hasta los demócratas, que estaban furiosos de que no estaba dispuesto a gastar en el superávit, le agradecen su apoyo para ese aumento en impuestos” dijo Dan Schnur, director del Instituto de Política de la Universidad del Sur de California. “Pudo ir por un camino intermedio y eso ayudó a mantener bajo control los retos de presupuesto del estado”.

La propuesta del gasto récord fue posible gracias a un aumento de 6 mil 700 mdd de ingresos este año, que recibió el impulso de impuestos más altos y un crecimiento económico que supera al de EU. S&P estima que los ingresos pueden superar los pronósticos casi en 2 mil mdd para finales de junio.

“Sumamos casi un millón de empleos en los últimos dos años y el desempleo se redujo de un máximo de 12 por ciento (en 2010) a 6.5 por ciento”, dijo Stephen Levy, director del Centro para el Estudio Continuo de la Economía de California.

El crecimiento en el ingreso personal superará al resto del país para finales de 2017, dice Moody’s. Esto en gran parte gracias a Silicon Valley, cuya industria de tecnología aceleró el crecimiento del empleo y el mercado inmobiliario.

Pero el último auge de la tecnología puso de relieve la volatilidad de la economía de California y fortaleció la determinación de Brown para la planeación fiscal a largo plazo. Su propuesta utilizará 3 mil 800 mdd para pagar deuda y empezar un fondo de reserva para los días difíciles.

“No quiero que me atrapen las fauces de la inestabilidad fiscal persistente del gobierno estatal de California”, dijo Brown. “Tenemos que aprender de la historia y no repetir los errores”.

Bajo el plan de Brown, la mayor parte del superávit presupuestal beneficiará a la educación, tal como lo requiere la ley estatal, con lo que aumentará el gasto en escuelas y community colleges (instituciones que ofrecen cursos de dos años para otorgar un grado a personas que ya terminaron el bachillerato) a 64 mil 400 mdd y congelar la colegiatura a los residentes del estado para la Universidad de California. La propuesta también asigna 2 mil 200 mdd para hacer frente a la sequía.

El presupuesto final se debe negociar con los legisladores y aprobarse el 15 de junio, y los demócratas probablemente presionen a Brown para obtener más dinero para los servicios sociales. Pero esta semana el gobernador mantuvo su perspectiva cautelosa. “Sabemos que viene una recesión. Está a la vuelta de la esquina”, advirtió.

Schnur, de la USC, agregó: “La tentación financiera de todos los políticos es gastar cada dólar de los ingresos fiscales al momento en que entran. Hay pocos beneficios políticos de corto plazo en mantener parte de esos ingresos en reserva”.

“Lo que hace única la situación es que parece que Brown tiene la firme determinación de evitar la crisis que viene casi invariablemente llega una vez que el sector de tecnología se estabiliza. Dice que saben que va a pasar, a pesar de que no sabemos exactamente cuándo. Así que no podemos gastar hasta el último centavo del superávit.”