Se duplica cartera vencida de créditos personales

La cifra de deudores  pasó de un porcentaje de 3% en 2007 a 7 por ciento en este año; para el 2014, las situación empeorará
Aumentan deudores de tarjetas.
Aumentan deudores de tarjetas. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

La cartera vencida de los créditos personales, que por lo regular son otorgados vía descuento en nómina, se duplicaron en siete años al pasar de un porcentaje de 3.4 por ciento en 2007 a 7.7 por ciento en este año; y para el 2014, las situación podría empeorar con la reforma hacendaria.
Ante tal situación, es momento de evitar gastos y cuidar la fuente de trabajo pues el avance en la producción es incapaz de sostener a los nuevos entrantes al mercado laboral y ello genera un mayor tiempo de búsqueda para encontrar una plaza vacante.
Así lo expresó el académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Alberto Tovar Castro, quien destacó que existe la posibilidad de que durante el próximo año, aumente la informalidad.
Detrás de esta cifra hay familias que están teniendo problemas para salir de su gasto corriente y deciden entrar a un esquema de endeudamiento insostenible.
“El aumento de la cartera vencida de créditos personales sugiere una revisión del grado de apalancamiento, sobre todo con tarjetas de crédito y plantear una estrategia para reestructurarlo”, comentó.
Comentó que la reforma fiscal, tendrá un impacto en las finanzas personales, particularmente, en la clase media porque implica mayores gastos por la elevación de los impuestos a bienes de consumo; y el aumento del pago al Impuesto Sobre la Renta (ISR).
Señaló que existe una  desilusión de la perspectiva económica que se tenía al inicio de 2013  y hay incertidumbre del siguiente año.
El catedrático enfatiza que las estimaciones de producción para el cierre de este año bajaron a unas semanas y se vislumbra un arranque lento para 2014, lo que trae consigo una menor demanda y complicaciones en términos de desempleo.
El investigador remarcó hay señales encontradas, por una parte el menor dinamismo de la producción y por otra, la posibilidad de que el avance en las reformas estructurales permita que algunas empresas tengan un mejor desenvolvimiento por la entrada de capital extranjero.
“Como puede percatarse, las señales todavía son inciertas y rondan en dos definiciones: los cambios fiscales internos y la perspectiva de Estados Unidos”, dice Tovar Castro.