Peso tiene un año negro; Trump y brexit, algunas de las causas

El 23 de junio, cuando se realizó el referéndum para decidir la salida del Reino Unido de Europa, la moneda mexicana se depreció 5.6%.

Monterrey

El año que terminó será recordado en la historia de México como uno de los que mayor afectación tuvo por el tipo de cambio, luego de que el dólar alcanzara un máximo histórico de 21.22 pesos, en parte por el triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

El primer día de enero de 2016, los principales bancos de México ofrecían el dólar libre en un precio máximo 17.40 pesos, y lo adquirían en un mínimo de 16.60.

Durante los primeros meses del año, el precio del billete verde sufrió fluctuaciones importantes, llegando a alcanzar los 19.71 pesos el 11 de febrero; sin embargo, el 29 de abril llegó a 17.55, el nivel más bajo de todo 2016.

Fue el referéndum realizado en el Reino Unido para su salida de la Unión Europea, mejor conocido como brexit, uno de los acontecimientos mundiales que tuvo mayor efecto en la moneda mexicana frente a la estadunidense.

El 23 de junio, día en que se llevaron a cabo las votaciones, el peso mexicano se depreció 5.6 por ciento, a 19.25 unidades por dólar en operaciones internacionales, siendo ésta la peor caída desde 2009.

A principios de julio, el entonces gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, auguraba una "intensa volatibilidad" de la moneda, en una clara muestra de incertidumbre por el resultado en Reino Unido y las inminentes elecciones en Estados Unidos.

La caída franca del peso durante 2016 recibió un duro golpe, que además de económico fue simbólico, al rebasar la barrera de los 20 pesos el lunes 19 de septiembre.

El billete de la de nominación más baja en México, el de 20 pesos, ahora equivalía a la unidad americana.

La reducción en los precios internacionales del crudo y el aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) provocaron una gran volatibilidad en la moneda mexicana; no obstante, el último trimestre del año tenía reservada la peor afectación.

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en las que Donald Trump resultó ganador, provocaron incertidumbre en la economía alrededor del mundo, no sólo en México.

El 9 de noviembre de 2016, día en que se consumó la victoria del republicano, la divisa estadunidense alcanzó un máximo histórico de 20.73 unidades.

La cotización interbancaria estaba en los 20.10 pesos por dólar, con una caída de 9.71 por ciento, uno de los peores desempeños del peso en su historia.

Como consecuencia del resultado electoral, Banxico subió su tasa de interés a 5.25 por ciento, dando un respiro a la moneda mexicana. Sin embargo, el 1 de diciembre, Agustín Carstens anunció su salida del Banco de México a partir del 1 de julio de 2017. Ese día, el dólar se cotizó en niveles de 21.05 pesos.

Parece ser que 2017 será un año difícil para el peso; mientras tanto, el mundo está a la expectativa de que Donald Trump, una vez que asuma la presidencia de Estados Unidos, cumpla con las políticas proteccionistas que tanto manejó durante su campaña.