Dólar caro impacta a firmas de alimentos; prevén aumentos

Entre las empresas con impactos en sus costos se encuentran Lala, Sigma, Gruma, Bachoco y Herdez.
Granja de Bachoco.
Granja de Bachoco. (Canal de Bachoco en Youtube)

Ciudad de México

La depreciación del tipo de cambio impactó ya en las empresas mexicanas relacionadas con el sector alimenticio, situación que en algunos casos contrarrestaron con el aumento de los precios, lo que sin duda implicará mayores presiones inflacionarias, señalaron analistas del mercado.

De acuerdo con la información de las compañías del tercer trimestre de este año enviada a la Bolsa Mexicana de Valores, entre las empresas con impactos en sus costos se encuentran Lala, Sigma, Gruma, Bachoco y Herdez.

TE RECOMENDAMOS: Inflación achica alza de minisalario: Ceesp

La Junta de Gobierno del Banco de México señaló en su última reunión de política monetaria que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado y entre los mayores riesgos para ésta se encuentra que, derivado de la incertidumbre asociada con el entorno externo, el peso presente depreciaciones adicionales.

Lala informó que si bien sus ingresos crecieron en el trimestre de referencia 12.5 por ciento respecto al mismo lapso de 2015, gracias al sólido crecimiento orgánico del portafolio de productos, así como por la consolidación de las operaciones en Centroamérica y dos meses de ingresos del negocio de marcas en EU, la utilidad operativa cayó 25.3 por ciento y el flujo operativo 12.5.

Lo anterior como efecto de la depreciación cambiaria en el costo de algunas materias primas denominadas en dólares, así como por gastos extraordinarios en la operación, derivados de la consolidación de adquisiciones y la inversión en proyectos que generarán una mayor productividad.

Sigma, la división de alimentos de Alfa, indicó que en México las ventas en pesos crecieron 9 por ciento, pues reflejaron volúmenes de ventas ligeramente mayores y ajustes de precios para absorber los mayores costos de materias primas.

Explicó que en México, los productores de alimentos empacados han disfrutado de un entorno favorable de precios de materias primas; sin embargo, el fortalecimiento del dólar contra  el peso ha reducido el potencial ahorro de costos, ya que la mayoría de los participantes de la industria importan sus materias primas.

Gruma señaló que en México las ventas crecieron 15 por ciento, gracias a iniciativas comerciales, enfocadas en una mayor distribución y disponibilidad, mejor calidad, entre otras; sin embargo, el costo de ventas como porcentaje de ventas netas aumentó de 68.7 a 72.6 por ciento, debido principalmente a mayores costos de maíz, derivado de la debilidad del peso, y por mayores costos de transportación, energía y empaque, también en su mayoría por la debilidad del la divisa nacional.

No obstante, dicho aumento en el costo de ventas Gruma lo contrarrestó en su totalidad con ganancias en coberturas de maíz y de tipo de cambio, dado que estas actividades de cobertura se han realizado en línea con los cambios en la forma en que el maíz es abastecido en las operaciones de harina de maíz en México, lo cual busca reducir la volatilidad en los precios de maíz y tipo de cambio.

En tanto, Bachoco informó que sus ventas netas aumentaron 11.3 por ciento, pero la depreciación del peso mexicano continuó afectando los costos de las materias primas, y en consecuencia, los costos totales, que se elevaron 15.9 por ciento.

Herdez comentó que en el tercer trimestre de 2016, las ventas netas registraron un crecimiento de 7 por ciento, favorecidas por incrementos de precios ejecutados durante el año; sin embargo, el margen bruto tuvo una contracción de 1.1 puntos porcentuales que se explica en parte por el impacto del alza de los costos denominados en dólares.

A pesar a semana pasada la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estimó que la economía seguirá creciendo, apoyada por la demanda interna, especialmente por el consumo privado, y destacó que la composición del crecimiento descansa más en el sector primario y en los servicios que en el industrial, pues este último sigue afectado por el sector externo.

MCM