El dólar "tira" a la moneda del sol naciente

El yen tocó su nivel más bajo desde 2008 y puede seguir cayendo.
Papel dinero de los dos países.
Papel dinero de los dos países. (Shutterstock)

Estados Unidos

Los temores sobre el crecimiento mundial y la incertidumbre sobre la política monetaria estadunidense lograron que el dólar se recuperara de su debilidad a lo largo de octubre. Ahora, los bancos centrales lo han vuelto a encender, posiblemente con implicaciones de largo alcance para los precios de las materias primas y los flujos de inversión mundial.

La agresiva expansión de Japón de su programa de estímulo se da tan solo dos días después de que la Reserva Federal de EU anunció el final de la expansión cuantitativa y estableció el tiempo para que se dé el primer incremento en las tasas de interés, lo que sacudió a los mercados de divisas.

La divergencia en políticas hizo que el yen se derrumbara hasta su nivel más bajo frente al dólar desde principios de 2008, y existe la posibilidad de que se debilite todavía más en el futuro.

Alan Ruskin, estratega de Deutsche Bank, dice que los inversionistas y las empresas japonesas “probablemente persigan al mercado”, y añadió que el estatus del yen como la mejor moneda para financiar las operaciones de carry trade (operaciones en las que se toma dinero prestado en una moneda a tasas bajas para colocarlo en otra moneda a tasas más altas) ahora está asegurada. Por otra parte, el fondo nacional de pensiones de Japón reforzará esta tendencia, ya que cambia una proporción más alta de sus participaciones en activos en extranjero en un momento en el que la fortaleza del dólar aumenta el atractivo de los bonos y acciones estadunidenses.

Una medida ponderada para la operación del dólar también alcanzó un máximo en cuatro años, reflejando la especulación de que otros bancos centrales sentirán el impulso para seguir el ejemplo del Banco de Japón. Los rivales comerciales asiáticos como Corea del Sur y Taiwán, ahora podrían sentir la necesidad de tener una moneda más débil para mantenerse competitivos. El Banco Central Europeo —que ya está presionado para poner en marcha las compras a gran escala de bonos de gobierno— podría también sentir la presión si la debilidad del yen empeora la situación deflacionaria en la zona euro.

“El mercado pronto se preguntará qué banco central será el siguiente en seguir el ejemplo del Banco de Japón y flexibilizar su política”, dice Paul Mackel, estratega de HSBC. “Lo que está claro para nosotros es que solamente hay un beneficiario neto, el dólar estadunidense”.

Pero mientras que el caso de un dólar más fuerte parece darle claridad a muchos operadores de divisas, en la medida de su aumento, las implicaciones para otras clases de activos, podrían ser difíciles de predecir.

 

2

Rivales de Japón, Corea del Sur y Taiwán, temen una debilitación de su moneda