De desempleado discapacitado a empresario trasnacional

La producción empezó como terapia ocupacional debido a que una discapacidad le impidió conseguir empleo.
Raymundo Cepeda Zabaleta
Raymundo Cepeda Zabaleta (Especial)

Ciudad Victoria

No tenía trabajo y de pronto, una práctica ocupacional se convirtió en una oportunidad de negocio internacional.

Raymundo Cepeda Zabaleta, elabora bolsas de fruta deshidratada; no conseguía un trabajo formal e inició una terapia debido que fue diagnosticado con una discapacidad por la oxigenación en el cerebro.

Hoy éste tamaulipeco cuenta con una microempresa consolidada que genera 8 empleos directos y pronto exportará su producto a Estados Unidos.

"Yo soy para algunas personas, alguien con discapacidad, debido a mi problema de oxigenación en el cerebro, entonces no puedo hacer labores de 8 horas o de tiempo completo".

Comenzó haciendo unos pequeños dulces como terapia ocupacional, luego buscó un financiamiento público a través de Fondo Tamaulipas y fue aprobado.

Inició con un capital cercano a los 800 pesos para la elaboración de dulces de tamarindo, posteriormente Raymundo comercializó sus productos en algunas "tienditas de abarrote", cooperativas escolares y colonias; y que con el paso del tiempo se convertiría en un trabajo ideal, trabajo que le permitía laborar las horas recomendadas y como terapia ocupacional, recomendada por su médico.

Orgullosamente Don Raymundo Cepeda Zabaleta, genera empleo directo para 8 jefes de familia en la ciudad de Matamoros, gracias a su microempresa de frutas deshidratadas.

"Hoy en día nosotros elaboramos alrededor de 800 bolsitas de dulce de plátano, unas 600 bolsitas de dulce de coco y unos 500 dulces de tamarindo. Tenemos como visión seguir adelante. Ya tenemos una comercializadora con carta de promesa de compra para Reynosa y Monterrey; Nuevo León, y estamos haciendo los trámites para exportar a los Estados Unidos", comentó entusiasmado Cepeda Zabaleta.

"Después de obtener nuestro primer crédito y ver que el producto tenía aceptación en el mercado, comenzamos a invertir y a tener más variedad de dulces, fue entonces que metimos repostería, empezamos a tener normas más concretas en cuanto al trabajo y establecer los requisitos para una pequeña empresa más formal".

Los productos de Raymundo Cepeda, hoy cuentan con los lineamientos necesarios como: marca, código de barras, barra nutrimental y envoltura, logrando posicionar su mercancía en diversas cadenas comerciales de su ciudad y maquiladoras.