El dinamismo económico se verá hasta finales del sexenio

El directivo de la firma francesa es optimista de que la reforma energética traerá beneficios a México, pero más allá de 2016; ve una región con siniestralidad alta y grandes retos en países como ...
Pattyn en charla con MILENIO en la Ciudad de México.
Pattyn en charla con MILENIO en la Ciudad de México. (Jesús Quintanar/Archivo)

México

Para 2015, todas las esperanzas del gobierno están puestas en las reformas estructurales, principalmente en la energética, pero las dudas sobre su puesta en marcha y la percepción de inseguridad que azota al país no permitirán ver beneficios en el dinamismo económico hasta finales del sexenio, afirmó Bart Pattyn, director general para América Latina de la aseguradora de crédito Coface América.

En conversación con MILENIO, el directivo de la firma francesa resaltó que 2014 quedará marcado como un año que inició lleno de expectativas, debido a los cambios legislativos, pero que al final no tuvo beneficios en la calle y mucho menos en los bolsillos de las familias, por lo que la perspectiva de cerrar el año con un crecimiento superior a 2 por ciento es demasiado optimista.

El recién nombrado presidente de la Asociación Latinoamericana de Seguro de Crédito, indicó que estos productos tienen una estrecha relación con el desempeño económico de un país, dado que protegen a las empresas de posibles impagos de sus clientes, y entre más precaria es la situación de una nación, más problemas tienen las firmas para enfrentar sus deudas, lo que aumenta la siniestralidad, situación que ha provocado un bache en el sector, no solo de México, sino en América Latina en general.

¿Cómo ha afectado a las aseguradoras de crédito el bajo dinamismo económico?

Si miramos atrás, 2013 fue un año complicado para la economía, la cual fue afectada de manera indirecta por el cambio de sexenio y sobre todo por problemas de retraso de pagos en el sector de la construcción, dado que los proveedores fueron afectados y ahí entró el seguro a cubrirlos.

Tememos que la situación económica se está deteriorando no solo en México, sino en toda la región, lo que significa para una compañía de seguro de crédito que los riesgos financieros se están incrementando, porque ese producto protege a sus clientes contra tiempos difíciles y, por ende, cuando hay una desaceleración los contratiempos y la siniestralidad llegan, por lo que es claro que hemos tenido un pago de indemnizaciones superior al promedio.

El año pasado no fue bueno para las aseguradoras, ¿al cierre de éste se repetirá la historia?

Este año lo empezamos con una reforma fiscal que disminuyó mucho la liquidez de los mexicanos y ha tenido una consecuencia negativa en el consumo doméstico, por eso la perspectiva de crecer más de 2 por ciento en 2014 me parece muy optimista e inclusive no veo efectos importantes el siguiente año.

Creo que después de 2013, que fue complicado para la economía, 2014 entrará en la historia como un año de bastantes retos, pues empezó con muchas expectativas por las reformas estructurales, pero desafortunadamente no lo hemos visto ni en la calle ni en los bolsillos de los mexicanos.

Se aprobaron las reformas, pasan los meses, pero el crecimiento no llega, ¿será 2015 el año que marque la reactivación económica?

Lo que tenemos, específicamente en el sector energético con las reformas, es un proyecto, pero ahora empezará el gran trabajo de convertir el sistema público en una situación práctica que permita a las empresas hacer inversiones y mediante ellas tener rendimientos y beneficios, pero esto tardará más, por ello no creo que veamos inmediatamente los resultados concretos y reales en los bolsillos de los mexicanos, sino que tardará unos años, creo que será en la última parte del sexenio de Peña Nieto. Sí estoy optimista de que la reforma traerá beneficios a México, pero no podemos hablar de 2015 o 2016.

¿Qué riesgos pueden detener el efecto de las reformas?

Tenemos cuatro años, así que la probabilidad de que los efectos de las reformas no se den creo que es remota, pero ya se ve poco a poco la inquietud popular dentro de la sociedad, hemos visto fuertes manifestaciones por lo sucedido en Guerrero. El sexenio empezó con grandes promesas en el corto plazo, como bajar la delincuencia y la violencia; sin embargo, no se ve que haya mejorado mucho en los últimos años y eso frena la puesta en marcha de las reformas, entonces, si esas promesas no se cumplen habrá turbulencia en la sociedad.

Ahora que encabeza el sector en la región, ¿qué retos tiene?

La zona enfrenta problemas similares a México, tenemos a Venezuela con una situación económica que ha empeorado después de la muerte de Hugo Chávez; Argentina enfrenta altos niveles inflacionarios y contracción económica; Brasil está en desaceleración; Chile depende mucho del precio del petróleo y enfrenta una reforma fiscal con consecuencias negativas, mientras que los únicos que se salvan son Perú y Colombia, todo eso provoca que la siniestralidad en los seguros de crédito de la región esté alta. Los retos son múltiples, pero tenemos que afrontar el deterioro económico y también la implementación de Solvencia II, regulación que aumenta los controles y, por ende, los costos, lo que reducirá la rentabilidad.

Solvencia II entrará en 2015, ¿ya están preparados?

Implica que las aseguradoras en general aumenten sus controles; el problema es que las de crédito tienen que cumplir con las mismas normas, cuando regularmente son más pequeñas debido a que no operan otros ramos, sino solo protección de créditos, esto crea una situación de necesitar mucho más recursos y con los mismo ingresos se debe crear una estructura mucho más pesada, por eso la rentabilidad estará bajo presión. No obstante, la gran mayoría de los jugadores en la región son multinacionales y como consecuencia, al cumplir a escala mundial, también lo harán aquí.

En lo particular, ¿cómo llega Coface a la implementación de esa norma?

Sin problemas. Al final del tercer trimestre hemos aumentado nuestra participación de mercado, ahora somos el número dos, además, continuamos invirtiendo en la contratación de gente; paralelo a ello, para seguir creciendo, nos hemos dado a la tarea de explicar a las empresas en qué consiste el seguro de crédito y la protección que les brinda en tiempos de incertidumbre económica, dado que en México no es muy conocido el producto, a diferencia de Europa, y vemos un importante potencial para seguir creciendo.