Automotrices enfrentan los efectos del "dieselgate"

Más de medio millón de vehículos han sido retirados para su revisión.
Mitsubishi admitió manipulación de pruebas de CO2.
Mitsubishi admitió manipulación de pruebas de CO2. (Toru Hanai/Reuters)

Londres y Fráncfort

El escándalo de emisiones que azota a la industria automotriz creció más, ya que algunos fabricantes de automóviles más grandes del mundo retiraron para su revisión más de medio millón de vehículos, y Volkswagen casi triplicó su provisión por los costos del problema.

General Motors, Daimler, el propietario de Mercedes Benz, y VW van a retirar voluntariamente entre los tres 630 mil vehículos a diésel en Europa por las “irregularidades” que provocaron sus vehículos al emitir niveles de óxidos de nitrógeno más altos de lo permitido.

Nuevas investigaciones en Daimler y Mitsubishi hicieron que sus acciones cayeran a finales de la semana, en una muestra de que la confianza en el sector se erosionó aún más por la nueva ola de revelaciones. “Esta seguramente será una semana difícil para la industria automotriz y sus inversores”, dijo Stuart Pearson, analista senior del sector automotor de Exane BNP Paribas. “Plantea el temor de quién va a ser el siguiente”.

Las investigaciones en el mundo se desataron cuando VW admitió a finales del año pasado que se equiparon 11 millones de sus coches con un software para engañar las pruebas de emisiones de NOx. Ayer se dieron detalles del impacto para la compañía cuando se dio a conocer una pérdida anual neta de mil 600 millones de euros y elevó sus provisiones para cubrir los costos de reparación, o recompra, de los coches afectados, a 16 mil 200 millones de euros.

Después que el jueves llegó a un acuerdo para la recompra de automóviles en Estados Unidos, VW enfrenta la creciente presión de ofrecer la misma opción a los conductores europeos, y en el Reino Unido se critica la “discrepancia en la compensación” al otro lado del Atlántico.

Una investigación del Ministerio de Transporte de Alemania encontró que los vehículos Porsche, Audi y VW cuentan con los llamados dispositivos de desactivación.

Después de anunciar los retiros de vehículos, Opel, propiedad de GM, dijo: “Creemos firmemente en que la industria tiene que recuperar la confianza mediante el aumento de la transparencia con los clientes y las autoridades”.

Las acciones de Daimler cayeron 7 por ciento después de que se inició una investigación en Estados Unidos a solicitud del Departamento de Justicia. Las acciones de Mitsubishi Motors cayeron a un nuevo mínimo después de que las autoridades estadunidenses solicitaron información acerca de sus motores. La automotriz japonesa admitió la semana que manipuló las pruebas de dióxido de carbono en 625 mil coches.

Las pruebas alemanas hacen eco de las que publicó el Reino Unido un día anterior, en donde se mostró que muchos coches a diésel de mayor venta en Gran Bretaña en promedio producen seis veces más la cantidad de NOx cuando se realizan pruebas en la calle que cuando se hacen en los laboratorios.