Los días negros en la historia de las bolsas

Los factores que provocaron las cuatro peores jornadas en los mercados bursátiles de México y Estados Unidos en los últimos 28 años.
BMV
La Bolsa Mexicana de Valores. (Especial )

Ciudad de México

La caída de la actividad industrial de China, la baja en el precio del petróleo, un cambio de la calificación de la deuda y la crisis crediticia en Estados Unidos fueron los factores que provocaron las cuatro peores jornadas en los mercados bursátiles de México y Estados Unidos en los últimos 28 años.

El primer 'lunes negro' de 1987

El 19 de octubre de 1987, el índice bursátil de Dow Jones registró el mayor desplome de la historia bursátil estadunidense desde la gran depresión de 1929 con una caída de 22.6 por ciento. Con ella, cayeron otras bolsas, como la mexicana.

La Reserva Federal estadunidense explica el lunes negro por una serie de factores: la incertidumbre de las perspectivas macroeconómicas de EUA meses antes de la crisis, el aumento de las tasas de intereses a nivel mundial y las preocupaciones inflacionarias que generó el crecimiento del déficit comercial y la disminución en el valor del dólar.

Del 19 de octubre de 1987 a diciembre de ese año, el índice accionario de la Bolsa Mexicana de Valores tuvo una pérdida real de 13.5 por ciento respecto al mismo periodo de 1986, según el Informe Anual de 1987 del Banco de México.

La caída de la Bolsa Mexicana de Valores en 1987 provocó fugas de capitales y, en noviembre, una severa devaluación.

La caída del índice bursátil estadunidense provocó también movimiento en las bolsas del mundo: el índice japonés Nikkei 225 bajó un 14.9 por ciento y el británico Footsie 100, 12.2 por ciento.

El 'crash' de 2008

El 15 de octubre de 2008, el índice industrial Dow Jones en Wall Street cayó 7.9 por ciento, lo que provocó una reacción en cadena que movió las bolsas de mercados como Tokio, Londres y Madrid y provocó que bolsas de Rusia, Brasil, Austria y México suspendieran sus operaciones de cotización.

Los fuertes altibajos en los mercados internacionales se debieron a la crisis crediticia en los Estados Unidos. Tras la caída del Dow Jones, prácticamente todas las bolsas de valores del mundo se desplomaron.

Los principales mercados de las bolsas europeas tuvieron descensos: el Dax de Frankfurt cayó 6.4 por ciento; el FTSE de Londres el 7.1 por ciento; el CAC-40 de París 6.6 por ciento y el Mib de Milán el 5.3 por ciento.

En los días previos, el 10 y 13 de octubre, la Bolsa Mexicana de Valores realizó 53 y 50 suspensiones de cotización porque el movimiento de los mercados extranjeros rebasó los parámetros de fluctuación establecidos por la BMV. Ese octubre, la Bolsa Mexicana de Valores tuvo la peor caída en el Índice de Precios y Cotizaciones con una caída del 7.1 por ciento, un máximo histórico.

'Lunes negro' de 2011

El lunes negro del 8 de agosto de 2011, la Bolsa Mexicana de Valores y Wall Street tuvieron las peores caídas desde la crisis bursátil de 2008 provocadas por el cambio a la baja en la calificación de Standard & Poor's sobre la deuda de Estados Unidos.

Tres días antes del desplome, el 5 de agosto, la calificadora Standard & Poor's había cambiado la calificación a la deuda estadunidense de 'AAA' a 'AA+' con perspectiva negativa.

Ese lunes negro, el Índice de Precios y Cotizaciones de la bolsa mexicana cayó 5.8 por ciento y el índice industrial Dow Jones, en Wall Street, se desplomó 5.5 por ciento.

La caída del índice industrial estadunidense Dow Jones provocó movimiento en bolsas europeas: el Ibex-35 de la bolsa de Madrid perdió 2.4 por ciento; la bolsa de Milán cayó 2.6 por ciento; la de Londres 3.3 por ciento; la de Frankfurt, 5.02 por ciento y la de Tokio con 2.18 por ciento.

'Lunes negro' de 2015

El desplome de las acciones chinas, provocado por los débiles resultados en la actividad industrial de ese país, y la caída de los precios del petróleo ocasionó que la bolsa mexicana de valores cayera hasta 6.68 por ciento en el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC).

En este lunes negro, la bolsa de Shangai cayó 8.49 por ciento y arrastró al indicador industrial estadunidense Dow Jones, que registró una caída de hasta 3.56 por ciento, mientras que el índice el Nasdaq perdió 2.88 por ciento y S&P, 2.55 por ciento.

Las bolsas europeas también registraron fuertes pérdidas: Grecia tuvo una caída del 10.53 por ciento, España cayó 5.17 por ciento y en Francia, la bolsa de París, reportó una pérdida del 5.26 por ciento.

Además los precios del petróleo se desplomaron: el barril de petróleo Brent se cotizó en un mínimo desde 2008 de 43.51 dólares.