Depreciación del peso es natural: Banxico

El banco central y Hacienda difieren sobre el PIB; para el primero, 2016 cerrará a la baja entre 1.8 y 2.3%; para la SHCP quedará entre 2 y 2.6%.

Ciudad de México

El Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no comparten la misma visión sobre el crecimiento del país, ni ven los mismos riesgos para la economía nacional, pues el primero redujo sus expectativas para el producto interno bruto (PIB) y la segunda las mantuvo sin cambio.

El Banco de México reconoció que los últimos eventos en el entorno internacional pudieran llegar a afectar la relación estructural, tanto comercial como financiera,con Estados Unidos, el principal socio comercial del país. 

En este contexto, señaló, "es natural y necesario que se observe una depreciación del tipo de cambio, al ser el mecanismo de ajuste y amortiguador más eficiente ante los choques externos.”

Estima que en 2016 el PIB crecerá en un rango de entre 1.8 y 2.3 por ciento, desde la previsión anterior de entre 1.7 y 2.5 por ciento; para 2017 sus proyecciones pasaron de entre 2 y 3 por ciento a entre 1.5 y 2.5 por ciento, y para 2018 calcula un nivel  de entre 2.2 y 3.2 por ciento.

En tanto, la SHCP considera que el PIB crecerá en 2016 en un rango de entre 2 y 2.6 por ciento, el mismo cálculo previo, mientras que para 2017 se limitó a decir que ve un año complicado, pero la dependencia ya lo estimó entre 2 y 3 por ciento.

En conferencia, tras la presentación del informe de inflación del tercer trimestre del año, el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, dijo que entre los principales riesgos para el crecimiento de México se encuentra que la nueva administración estadunidense efectivamente implemente políticas que obstruyan el funcionamiento de las cadenas de producción compartida entre México y Estados Unidos.

Además de que pudieran reducirse  las fuentes de financiamiento o la inversión extranjera hacia México y la persistencia de un deterioro en los nivel de confianza de los consumidores e inversionistas son riesgos para la economía nacional.

En conferencia con medios para dar detalles de la evolución de la economía, la subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio, indicó que la perspectiva  sobre el crecimiento de la nación sigue como se planteó, pues no hay nada materializado para modificarla.

La subsecretaria detalló que hay volatilidad, ansiedad en los mercados, mucha expectativa; no obstante, la dependencia se mantendrá vigilante ante el entorno internacional para poder tomar las medidas que considere adecuadas.

Carstens dijo que si bien el balance de riesgos para el aumento del PIB ha bajado, no se tiene todavía plena información, “ahorita es un mundo rico en incertidumbre”, por lo que es entendible que pudieran existir diferentes previsiones en términos de crecimiento.

Para Hacienda, el crecimiento que tuvo la economía mexicana en el tercer trimestre de 2016, de 2 por ciento anual, destaca de otras naciones de América Latina e incluso avanzadas, apoyado por el mercado interno.

Vanessa Rubio dijo que para mantener el dinamismo del mercado interno es necesaria la instrumentación de las reformas estructurales,  por lo que se están enfocando el plan de negocios de Pemex, así como en la infraestructura y la red compartida.

El Banxico coincidió en que el mayor dinamismo de la economía se dio por la demanda interna, pues el consumo privado retomó una trayectoria creciente, y considera que el alza en la tasa de interés referencial es una medida que permite cumplir con el control de la inflación con el menor costo posible para la economía.

Para la inflación, prevé un aumento gradual ligeramente por arriba de 3 por ciento, aunque dentro del intervalo de variabilidad. Los principales riesgos para el nivel de precios radican en que persista o se acentúe la depreciación del peso, así como aumentos de algunos bienes agropecuarios y de las gasolinas.

AUMENTO AL SALARIO MÍNIMO

La  Confederación Patronal de la República Mexicana, propuso incrementar el salario mínimo general para que antes de que termine 2017 se llegue al objetivo de 89.35 pesos, un aumento de 22.3 por ciento, desde los 73.04 pesos diarios en los que actualmente se ubica, indicó su presidente Gustavo de Hoyos Walther.

La medida propuesta por la Coparmex busca recuperar los niveles de bienestar y puede beneficiar a 3.5 millones de trabajadores, que son los más vulnerables ante la pérdida de 70 por ciento del poder adquisitivo.

Indicó que un primer ajuste es que los primeros 10 días de diciembre se aplique un incremento de 4 a 4.5 por ciento en los salarios como se hace tradicionalmente cada año, y durante 2017 se dé otro ajuste nominal de entre 13.02 y 13.28 pesos, solo al salario mínimo, para que se alcancen los  89.35 pesos.

De Hoyos refirió que esta medida es sustentable tras realizar una consulta entre socios y empresarios de los 33 mil agremiados. El objetivo es que este aumento se pueda realizar antes de que termine el 2017, pero la apuesta es que se pueda realizar mucho antes.

El Inegi reportó que el PIB de México registró un incremento anual de 2 por ciento en el tercer trimestre de junio a septiembre de 2016, con respecto al mismo periodo del año anterior, el crecimiento fue impulsado por el sector terciario —servicios y comercio— y el sector secundario se contrajo, en especial la minería.

Al interior del PIB en términos anuales, las actividades de mayor dinamismo fueron las primarias —agropecuarias, forestal, pesca y caza— que aumentaron en 5.3 por ciento, al mayor crecimiento desde el primer trimestre de 2015.

CLAVES

OPTIMISMO

“No estamos optimistas, yo te diría que estamos siendo realistas. No tenemos ningún elemento que nos haga pensar en una posición distinta respecto de la expectativa de crecimiento de este año”: subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio.

“Una vez que se ajusta la economía da pie a que tengamos tasas de interés reales más bajas y eso a la postre induce a un mayor crecimiento económico”, revela el Banxico en su informe trimestral.