Factores internos podrían estar influyendo en depreciación: Banxico

El gobierno ha sostenido que la devaluación del peso se debe a los choques de volatilidad externa, pero “un posible elemento podría ser la situación fiscal” del país, indicó el subgobernador del ...
El Banco de México.
El Banco de México. (Reuters)

Ciudad de México

El subgobernador del Banco de México Manuel Sánchez indicó que no se debe descartar que la depreciación del peso “responda también a factores específicos del país”, declaró a título personal en el Colegio de Economistas de Nuevo León.

El gobierno ha sostenido que la devaluación de la divisa mexicana se ha debido a los choques de volatilidad externa, pero “un posible elemento podría ser la situación fiscal” del país, indicó.

“El peso ha mostrado una elevada correlación con los precios del petróleo. Esta relación podría estar reflejando el efecto adverso sobre las ocho condiciones financieras de Pemex”, señaló.

“Además, es posible que incorpore, en algún grado, la todavía alta dependencia de los ingresos fiscales respecto del petróleo, lo que, en ausencia de un ajuste fiscal podría comprometer las finanzas públicas”, agregó.

Sánchez dijo que en meses recientes aumentaron los indicadores de riesgo soberano, especialmente en la calificación de Pemex.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, indicó recientemente que la devaluación del peso se debió principalmente a factores externos, como la volatilidad en mercados internacionales y la caída del precio del petróleo.

Asimismo, indicó en distintos foros que las manufacturas ahora tienen un mayor peso para la economía mexicana que las exportaciones de petróleo, lo que ha propiciado un crecimiento económico sostenido, en conjunto con el consumo privado.

Sin embargo, el subgobernador apuntó que “desafortunadamente, desde mediados de 2014, se ha estancado el dinamismo del PIB, combinando una desaceleración industrial y un liderazgo ascendente del sector servicios”, indicó en su conferencia.

“Sánchez señaló que desde el año pasado las exportaciones manufactureras, así como la inversión en el país, perdieron dinamismo, principalmente por la alta relación industrial con Estados Unidos, cuya “acentuada debilidad de ese sector en aquel país puede impactar severamente al nuestro”.

En segundo término, con una caída en las exportaciones, Sánchez indicó que se vuelve más complicado un aumento en la inversión privada.

Señaló que el crecimiento económico del país ha sido sostenido por el sector servicios —una de las razones de que la economía mexicana creciera 2.5 por ciento anual en el último trimestre de 2015, luego de que las actividades terciarias crecieran 3.68 por ciento anual—, por lo que el debilitamiento industrial del país podría comenzar a “restringir” el crecimiento de dicho sector.

“El diagnóstico anterior sugiere que el principal riesgo a la baja para el dinamismo de México es la trayectoria industrial de Estados Unidos. Adicionalmente, una mayor caída de los precios del petróleo podría restringir más las condiciones financieras del país, limitando los proyectos de inversión”, señaló Sánchez.

Además de algún tipo de riesgo interno, Sánchez señaló que no se puede descartar que siga el deterioro del entorno internacional este año, con caídas adicionales en materias primas y las condiciones del mercado internacional.

El subgobernador calificó de “alentador” el ajuste preventivo al gasto público que implementó la Secretaría de Hacienda, para adecuarse al entorno de bajos ingresos, un paso para que México se diferencie de otros mercados emergentes “fortaleciendo sus fundamentos económicos”.

“La recuperación económica enfrenta riesgos a la baja provenientes principalmente del exterior. La implementación adecuada de las reformas estructurales puede impulsar el crecimiento potencial de la economía. Finalmente, el buen desempeño de la inflación representa una oportunidad única para consolidar la convergencia a la estabilidad de precios”, puntualizó Sánchez.