La deuda de los estados alcanza récord histórico

Los expertos adjudican este hecho a la baja recaudación de impuestos por las entidades, renglón en el que México es último en la OCDE, con 3%, contra un promedio de 17%.

México

Luego de un crecimiento sostenido en la recaudación fiscal de las entidades federativas durante la década pasada, ésta registró su primera caída en 2013, fenómeno considerado por los especialistas uno de los factores para la acumulación de deuda estatal, que llegó a un máximo histórico este año.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, el total de los impuestos y derechos locales de las entidades en 2013, último año medido, sufrió una caída de 4 por ciento anual, la primera desde que se reformó el fondo general de participaciones en 2007. En 2013 se registró una recaudación de 189 mil 603 millones de pesos, monto inferior a los 197 mil 102 millones de 2012.

“Los estados generalmente cobran pocos impuestos, ya que sus opciones se limitan en gran parte a los conceptos de agua y predial. Una disminución en la recaudación local es uno de los factores para que haya aumentado su deuda recientemente”, aseguró en entrevista, Kristóbal Meléndez, investigador del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

En el primer trimestre de 2015 el total de la deuda estatal alcanzó su máximo histórico, al ubicarse en 510 mil millones de pesos, luego que se comenzaran a registrar dichas caídas en la recaudación local.

Esos datos sobre recaudación local de Hacienda —usados para determinar el monto de las participaciones federales que se entregan a los estados en 2015— revelan que al menos 14 de las 32 entidades federativas disminuyeron su recaudación fiscal en 2013.

Uno de los casos más significativos fue Veracruz, que registró un desplome en su recaudación de 30 por ciento en 2013 respecto a 2012, al pasar de 9 mil 384 millones de pesos a 6 mil 571 millones de pesos.

La deuda de Veracruz comenzó a aumentar en ese periodo. En 2010 registró una deuda de 21 mil 500 millones de pesos, pero en 2012 se duplicó y superó 40 mil mdp.

Hidalgo también registró una caída notable en sus ingresos, de 25 por ciento anual en 2013. En tanto, Puebla presenta un descenso de 22 por ciento; destaca también el Estado de México, cuya recaudación local disminuyó 20 por ciento en el mismo periodo.

En las caídas de doble dígito también se encuentra Durango, con una disminución de 16 por ciento.

Asimismo, la recaudación de San Luis Potosí cayó 9 por ciento, así como en Campeche. En tanto, en el Distrito Federal disminuyó casi 7 por ciento, en Michoacán 6, en Sinaloa y Yucatán también 4 por ciento.

En Tlaxcala se registró un descenso en la recaudación de 3 por ciento, así como en Tabasco, que cayó 1 por ciento, y la misma proporción en Oaxaca.

En los años previos a 2013, la mayoría de los estados registraron aumentos sustanciales en su recaudación, especialmente después de los cambios al fondo general de participaciones que se implementó en el ejercicio fiscal 2008, con lo cual se otorgaban mayores recursos a los estados si aumentaban su recaudación tributaria, como una forma de incentivo.

De hecho, la recaudación fiscal de las entidades se duplicó con esa iniciativa, al pasar de 93 mil 720 millones de pesos en 2007 a 197 mil 103 millones en 2012; sin embargo, sufrió su primer retroceso de 4 por ciento en 2013, así como un aumento progresivo de la deuda en los estados.

Según datos de la OCDE, la recaudación en las entidades federativas del país es muy baja en comparación con otros países. En 2012, los impuestos que aportan los gobiernos estatales correspondieron apenas a 3 por ciento de la recaudación total, frente a 81 por ciento del gobierno central.

Pese a que México aumentó esta proporción de la recaudación local 0.9 por ciento respecto al año anterior, todavía está por debajo del promedio de la OCDE, en el que los gobiernos regionales aportan hasta 17 por ciento de los impuestos, o en el caso de Chile, cuyo gobierno local aporta 7 por ciento, Argentina 15 y Brasil —el más alto en la región— 25 por ciento.

La OCDE recomienda otorgar mayor poder recaudatorio a las entidades, tanto para mejorar su situación financiera como para fortalecer el papel democrático de las autoridades locales, al acotar el control fiscal de los gobiernos centrales.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]