Se desploma la confianza del consumidor en enero

La caída, de 15.5%, es el mayor tropiezo desde mayo de 2009; retroceden los 5 componentes que lo integran, informa INEGI.
Restricciones en las decisiones de ahorro e inversión.
Restricciones en las decisiones de ahorro e inversión. (Héctor Téllez)

México

En el primer mes de 2014 la confianza del consumidor sufrió el mayor tropiezo desde mayo de 2009, al desplomarse 15.5 por ciento respecto al nivel registrado en enero de 2013.

Se observaron en el indicador retrocesos en los cinco componentes que lo integran, pero el descenso más importante se presentó en las expectativas que tienen los miembros del hogar para comprar bienes duraderos.

De acuerdo con el reporte elaborado de manera conjunta por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México, dentro de la confianza del consumidor, el indicador que capta las posibilidades por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para comprar bienes durables —como muebles, televisores, lavadoras y otros aparatos electrodomésticos— fue 22.9 por ciento inferior al nivel observado en enero del año pasado.

Analistas del grupo financiero Banorte-Ixe señalaron que la confianza del consumidor sigue resintiendo la desaceleración de la actividad económica, así como los efectos que tendrá la reforma fiscal sobre el ingreso disponible, por lo que, derivado de un menor dinamismo económico, aunado a mayores niveles de inflación ocasionados por la reforma fiscal, la confianza continuará con su trayectoria descendente durante los próximos meses.

Por su parte, especialistas de Invex Casa de Bolsa consideran que, en general, el desempeño de la demanda agregada no dio grandes muestras de mejoría al inicio del cuarto trimestre del año pasado, por lo que las decisiones de consumo, ahorro e inversión mantendrán una restricción importante al comienzo de 2014. Esto como resultado de la reforma fiscal, en la que se hizo un incremento en la base de tributación.

Asimismo, existen dudas entre los consumidores acerca de la eficacia, así como de la eficiencia, de la reforma energética, por lo que Invex estima que mientras se mantenga una opinión pesimista de los consumidores, el crecimiento de la demanda interna se mantendrá rezagada al menos durante el primer trimestre del año.

Referente a los demás elementos de la confianza del consumidor, el INEGI señaló que el componente que reporta la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual, con relación a la que tenían hace 12 meses, se redujo 8.6 por ciento respecto al nivel alcanzado en enero de 2013.

En tanto, el indicador que evalúa la situación económica que se espera para consumidores dentro de 12 meses respecto a la que registran en el momento actual, mostró una caída anual de 9.9 por ciento.

Por su parte, el rubro que mide la situación económica del país, comparada con la que prevaleció hace un año, presentó un descenso anual de 19.7 por ciento; y el componente que hace referencia a la percepción de los consumidores sobre la situación económica del país dentro de 12 meses respecto a la actual descendió 18 por ciento.