• Regístrate
Estás leyendo: Depreciación de peso impactará los precios
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 01:14 Hoy

Depreciación de peso impactará los precios

Agustín Carstens, gobernador del Banxico, dice que el aumento reciente en la tasa de interés busca frenar el deslizamiento de la moneda nacional.

Publicidad
Publicidad

Los especialistas en economía del sector privado estiman que la depreciación del tipo de cambio será mayor y que tendrá un impacto más alto en los precios, al tiempo que prevén un menor crecimiento económico en el país, reveló la Encuesta de expectativas que realiza el Banco de México (Banxico).

En entrevista radiofónica, Agustín Carstens, gobernador de Banxico, dijo que la depreciación que ha visto el peso podría generar un traspaso en la inflación y el escenario externo seguirá complicado por el resto del año.

El Banxico subió el jueves en medio punto porcentual su tasa clave de interés para evitar que la reciente depreciación del peso se traduzca en presiones inflacionarias en medio de un deterioro de las condiciones externas.

“Mediante el aumento en tasas lo que buscamos es anclar las expectativas de inflación, realmente ponerle más grava al aumento en los precios y también hacer más atractivo que inversiones se mantengan en el peso y que, obviamente, eso nos lleve a una cotización de la moneda nacional más estable”, dijo el banquero.

Indicó que espera que el índice de precios se ubique este año encima del 3.0 por ciento, el objetivo oficial, debido en parte a los fenómenos cambiarios.

“Parte de esa presión que estamos viendo es derivada del traspaso del movimiento cambiario a los precios, en particular de las mercancías, algunas alimenticias”, explicó.

De acuerdo con el sondeo que el organismo central llevó a cabo en junio, los expertos consideran que al cierre de 2016 el tipo de cambio se ubicará en 18.31 pesos por dólar, por arriba de los 17.92 pesos estimados en mayo; para 2017 la previsión se elevó de 17.49 a 17.95 pesos.

Derivado de esto, los analistas consideran que la depreciación del peso tendrá un mayor impacto en el nivel de precios, pues si bien la inflación general será de 3.10 por ciento anual este año, en 2017 se prevé que llegará a 3.39 por ciento.

Además, el índice subyacente —que excluye a bienes y servicios más volátiles como agropecuarios y energéticos y está más ligado con la depreciación del peso— se estima que alcanzará en 2016 una tasa anual de 3.21 por ciento y en 2017 de 3.22, niveles superiores a los de la encuesta de mayo, de 3.12 y 3.13 por ciento, respectivamente.

Ayer el tipo de cambio mostró un ajuste tras la recuperación de los cuatro días anteriores. En sucursales bancarias se vendió en niveles de 18.65 pesos por dólar, por arriba de los 18.52 pesos del jueves, mientras que en operaciones al mayoreo alcanzó un máximo de 18.43 pesos y cerró en 18.36, diez centavos más caro que la jornada anterior.

Para el crecimiento económico de 2016, las previsiones de los expertos se revisaron a la baja, de 2.44 por ciento en mayo a 2.36 en junio; y para 2017 se redujeron de 2.84 a 2.71 por ciento.

Por décimo mes consecutivo, los especialistas ubicaron a la debilidad del mercado externo y la economía mundial como el mayor obstáculo para el crecimiento económico, seguido de la inestabilidad financiera internacional, la reducción en la plataforma de producción petrolera y los problemas de inseguridad pública.

SE CONTRAEN MANUFACTURAS

En junio pasado los indicadores de los sectores manufacturero y servicios —que simulan a los índices de gerentes de compra PMI de otros países— presentaron una importante caída y se ubicaron en zona de contracción, lo que sugiere una desaceleración de la actividad económica mucho mayor a la prevista; no obstante, será necesario observar los registros de los próximos meses para descartar que sea un resultado esporádico y que la tendencia bajista se confirma.

De acuerdo con el reporte publicado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), ante este contexto, preocupa el efecto negativo multiplicador que pudieran tener los nuevos recortes en el gasto público y el aumento en la tasa de interés de referencia anunciado por el Banxico (a 4.25 por ciento), pues si bien la institución comprende la necesidad de estas medidas, le inquieta la aplicación de políticas económicas restrictivas, contrarias a las políticas contra-cíclicas que pudieran evitar un verdadero estancamiento de la economía.

En junio el indicador manufacturero se desplomó 3.9 puntos, para ubicarse en 47.5 unidades, lo que representa la segunda caída mensual más pronunciada en la historia del indicador —solamente superada por la de noviembre 2008—, también fue el nivel más bajo desde junio de 2013 y una cifra en zona de contracción, al ubicarse por debajo de 50 enteros.

El comité técnico del IMEF señaló que el resultado del indicador manufacturero no solamente recalca la debilidad de la industria, afectada por el mal desempeño de las exportaciones del sector, sino que advierte que es probable que inicie una fase más débil de la actividad económica a la prevista.

Para los especialistas de Banorte-Ixe, aunque el dato del índice manufacturero estaría reflejando un deterioro en la perspectiva de crecimiento para el sector, estará atento a los siguientes reportes para evaluar el desempeño futuro que pudiera presentar, ya que en el agregado se considera probable que las manufacturas presenten una recuperación marginal en los próximos meses, debido a la mayor dinámica de crecimiento que ha presentado el consumo privado, la cual favorecerá la demanda interna por productos manufactureros mexicanos.

El indicador no manufacturero registró una caída mensual importante de 3 puntos, la mayor en toda la historia del índice, al posicionarse en 47.8 puntos, lo que colocó a la serie tendencia-ciclo en 50.1 unidades. Por su parte, el índice ajustado por tamaño de empresa disminuyó 0.6 puntos para ubicarse en 52.

:CLAVES

REPORTE DEL IMEF

Para el IMEF, la debilidad en la industria manufacturera se debe al mal desempeño de las exportaciones del sector y advierte del comienzo de una fase más débil de la actividad económica a la prevista.

Existe la probabilidad de que las manufacturas presenten una recuperación marginal en los próximos meses, gracias a una mayor dinámica de crecimiento del consumo interno.

Los signos favorables que impulsan el mercado interno son la expansión del crédito bancario al consumo y las remesas enviadas por los connacionales que viven en otros países.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.